domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Participación

Pirotecnia en las fiestas de fin de año

Señor director:


Los inocentes que juegan con la tranquilidad de la gente y los mayores que les compran elementos de pólvora y fuego para su diversión perturbarán a los vecinos. Bebés, niños, ancianos y enfermos reciben gratuitamente aterradores impactos y no tienen defensa alguna. Sin considerar solo la cantidad de accidentes, quemaduras en ojos, manos, brazos y otras partes del cuerpo que dan una enorme tarea a los hospitales, debemos considerar que la población no puede ser agredida salvajemente en fechas que, se supone, son de reposo, sosiego y quietud. El contrasentido es evidente y nadie piensa que en una noche de paz, como lo es la del nacimiento del Salvador, pueda festejarse tal acontecimiento con acciones parecidas a la barbarie. Está constatada la imposibilidad de ejercer verificaciones reales sobre lo permitido y no permitido en pirotecnia. Para terminar con el engendro lo ideal sería prohibir totalmente su uso. Ello permitiría que los organismos de seguridad encargados puedan cumplir su cometido. Es cierto que hay intereses creados, una industria cuyo sesgo exportador debe preservarse. Si con esta medida se evita la pérdida de la córnea a un solo niño la tarea está justificada. Pero sabemos que se salvarían cientos.

Comisión de Vecinos de Flores
floresysusvecinos@yahoo.com


      Embed


Comentarios Facebook