lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Salud
20 | 12 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

La talasemia, una enfermedad para tener muy en cuenta

Karina Muzzupappa
0
Comentarios
Por Karina Muzzupappa


Por la inmigración de Italia y España, en Argentina hay muchísimos portadores de talasemia, también conocida como la Anemia del Mediterráneo. El portador casi no presenta síntomas, pero dos portadores tienen chances de concebir un hijo con lo que se conoce como talasemia mayor.

La talasemia, una enfermedad para tener muy en cuenta
Foto:

En nuestro país, la gran mayoría de los portadores de talasemia menor, que serían entre 400 mil y 800 mil, ignora su condición por ser ésta una afección prácticamente asintomática y sin riesgos para la salud. No obstante, es indispensable saber cuándo una persona es portadora porque padre y madre portadores presentan un 25 por ciento de chances de tener un hijo o hija con lo que se conoce como talasemia mayor, la versión más compleja de la enfermedad, que precisa de transfusiones sanguíneas frecuentes de por vida y de un tratamiento adicional para eliminar la sobrecarga de hierro que las mismas transfusiones le ocasionan.

De todos modos, detectada a tiempo y tratada adecuadamente, hoy es considerada una enfermedad crónica y con buen pronóstico.

Glóbulos rojos

Tal como refirió el Dr. Guillermo Drelichman (MN 56.803), médico hematólogo, integrante del Servicio de Hematología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, la talasemia mayor "es una enfermedad de la sangre asociada a una producción defectuosa de glóbulos rojos. Para poder llevar una vida normal, la persona requerirá transfusiones sanguíneas en forma sistemática, porque no produce glóbulos rojos normales. Es una condición genética heredada de padre y madre portadores".

Hasta hace no mucho tiempo, se la consideraba una enfermedad pediátrica grave, aunque hoy los avances en el tratamiento la han convertido en una afección crónica con un importantísimo pronóstico de sobrevida.

"Afortunadamente, ya no son sólo pediatras los que ven a estos pacientes; ahora llegan a la vida adulta, lo que nos complace a quienes hemos tratado esta enfermedad durante muchos años", agregó el especialista.

Por su parte, el Sr. Miguel Ángel Bongiorno, presidente de la Asociación de Talasemia Argentina (ATA), subrayó que "los padres pueden sospechar de la presencia de talasemia en sus hijos por los antecedentes familiares de anemia o por los orígenes mediterráneos de la familia. Puede aparecer cansancio y palidez o color amarillento en la piel".

El portador talasémico, que no tiene la enfermedad manifestada, puede presentar también una anemia leve que le ocasione síntomas como cansancio, pero nada tiene que ver con el compromiso que representa la severidad del cuadro en quienes padecen talasemia mayor. "En estos pacientes, el diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado e ininterrumpido son muy importantes", sostuvo el Dr. Drelichman.

El abordaje de la talasemia mayor consta fundamentalmente de dos pilares: la transfusión sanguínea y la eliminación de la sobrecarga de hierro que cada transfusión ocasiona. Los pacientes con talasemia mayor, agregó el Sr. Bongiorno, pueden llegar a necesitar hasta dos transfusiones sanguíneas al mes, "por eso trabajamos enfáticamente desde ATA para concientizar a la población general sobre la importancia de la donación voluntaria de sangre. Como comunidad, estamos acostumbrados a donar sangre ante la necesidad imperativa de un miembro de la familia o un amigo cercano, pero en realidad existen múltiples condiciones que ocasionan que miles de personas requieran transfusiones en forma sistemática, por lo que tenemos que lograr una mayor tasa de donación voluntaria y habitual".

Por otro lado, la sobrecarga de hierro, si no es tratada adecuadamente, advirtió el Dr. Drelichman, "puede ocasionar consecuencias muy severas para la salud del paciente, que van desde diabetes, enfermedad cardiovascular o hepática, a trastornos en la reproducción ".

      Embed

Comentarios Facebook