lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Participación

"Estamos abandonados a nuestra suerte"

Señor director:


Nuestras casas, que fueron compradas hace años, se están destruyendo lentamente. Tal vez por eso, se dice que los jóvenes construyen casas alegres, mientras las nuestras son tristes y están abandonadas. Es que no podemos, hacer los mantenimientos mínimos y reponer los lavarropas, heladeras y calefactores, que ya están para un museo. Nos han condenado a la miseria, a pesar de todo lo que hemos hecho por estas generaciones. Estamos abandonados a nuestra suerte pero hemos depositado muchos pesos. Luego, por decisiones "equivocadas", los "manotearon" y compraron votos... con nuestros dineros. La sangre ya fluye lenta y espesa por nuestras venas. Cuando cobramos y vemos lo que nos "tiran", nos sube la presión y nos acortan la vida. Y cuando ésta se vaya, no volveremos más. ¡Nos han matado en vida! Gracias.

Ignacio J. Díaz

DNI 13.842.777

      Embed


Comentarios Facebook