viernes 2.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
19 | 12 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

David Gilmour, el vuelo cósmico y conmovedor que faltaba

Anuar Peche
0
Comentarios
Por Anuar Peche


El ex guitarrista y cantante de Pink Floyd pisó por primera vez el suelo de la Argentina, en el marco de su gira de presentación del disco "Ratlle that lock", y llevó a las más de 60 mil almas que reventaron el Hipódromo de San Isidro a un viaje de música celestial, inolvidable. Pura emoción en las canciones de su último trabajo, y lágrimas cuando cantó esas composiciones mágicas del cuarteto inglés que integró junto a Roger Waters, Richard Wright y Nick Mason. ¡Lo mejor del 2015!

David Gilmour, el vuelo cósmico y conmovedor que faltaba
Foto: Laura Tenenbaum / DIARIO POPULAR.
Foto:

Wish you were here, David. Wish you were here, ¡porfavor!...Un sueño hecho realidad. Uno de esos deseos que tanto le faltaba cumplir a los argentinos amantes de la música hasta la médula. David Gilmour tocó por primera vez en la Argentina, en el marco de la gira presentación de su cuarto álbum solista, y fue mágicamente conmovedor. Más de 60 mil almas enfermas de ganas de escuchar al ex guitarrista y cantante de Pink Floyd que tanto demoró su visita y éste, los llevó a un viaje increíble, celestial, lisérgico, realmente cósmico. 

Generó miles y miles de big bang internos en cada uno de los presentes. La explosión de sentimientos que se vivió en cada acorde, cada solo, esa voz ronca y esa puesta visual fue desbordante. Los corazones erizados de esas vibraciones que salían de su guitarra, de su voz, y la calidad de su gran banda. Fue histórico lo que se vivió en el Hipódromo de San Isidro, y ojalá que no sea único e irrepetible. Ojalá. Lo único que sabremos con el tiempo es que todos, absolutamente todos los que estuvieron ahí hablarán de este espectáculo que dio Gilmour por los siglos de siglos...

      ggilll.jpg

Foto: José Brusco / DIARIO POPULAR

Clase de cómo generar millones de lágrimas

Hoy todavía hay más de 60 mil almas mirando el cielo, o la nada misma, y que siguen disfrutando del show histórico que dio David Gilmour con las canciones de su último trabajo "Ratlle that lock" y esas composiciones mágicas del cuarteto inglés que integró junto a Roger Waters, Richard Wright y Nick Mason. Reviviendo y riendo con esa cascada de imágenes que se proyectan en el cerebro cuando se piensa mucho en eso que conmovió hasta las lágrimas y el llanto. 

Es que este país, enfermo de música, pedía a gritos la visita de Gilmour. Era el vuelo cósmico y conmovedor que faltaba de los Floyd. Y fue realmente increíble, desde todos los puntos de vista. Un estilo único. Una clase y buen gusto para expresar sus sentimientos en cada melodía, o arreglo, incomparable. Regaló una tonelada de música que dejó sin palabras a todos. Que generó millones de lágrimas.

Es cierto que hubo cuestiones que no estuvieron del todo bien para el público. Pero con el primer acorde de la Fender Stratocaster del rey David, cambió absolutamente todo. La gente se olvidó de ese caos en la autopista. De las interminables filas, de si el campo estaba lejos por un campo vip gigante y las pantallas no proyectaban el show completo. De si en el vip se movían las sillas para estar más pegado a este gigante y se perdía el lugar pactado. Gilmour abrió este show histórico con "5 AM", "Rattle that lock" y "Faces of stone" (tridente del último disco), y a volar mis señores. A olvidarse del mundo y sus bemoles por un rato largo.

      gill.jpg
Foto: José Brusco / DIARIO POPULAR.

La noche Floyd esperada 

Y la conexión con el todo vino con "Wish you were here", el clásico de Pink Floyd gestado en el '75 que conmovió al mundo. Luego sonó "A boat lies waiting", con el rey David comandando su bandaza desde el steel guitar, y "The blue". Una vez que se apagaron esos acordes, sonó la inconfundible caja registradora y esas monedas que avisaban viene "Money" e imagínense cómo quedó flasheada la gente. Y a ese flash nunca visto, vinieron más lágrimas de la mano de "Us and them". Ahí, pegadito, tiró "In any tongue" del su último disco "Rattle That Lock"; y seguido "High Hopes".

Luego del temazo del disco The Division Bell de Floyd, David Gilmour avisó que de un break, que al final duró algo más de 20 minutos. Y el retorno del ex guitarrista y cantante de Pink Floyd fue con uno de las primeras canciones de la banda inglesa: "Astronomy Domino" (compuesta por el fundador Syd Barret), y lanzaron una puesta visual lisérgica, súper psicodelica. 

      12377886_10208347943998723_5603166107211501262_o.jpg
Foto: Laura Tenenbaum / DIARIO POPULAR.

Y el viaje cósmico continuó con el ovacionado "Shine on you, crazy diamond", "Fat old sun", y "Coming back to life", dos tremendas composiciones más de Floyd. Ahí siguió con un doblete de su nuevo disco "The girl in the yellow dress" y "Today"; vinieron "Sorrow", el mágico "Run like hell" (con todos los músicos con con anteojos negros), y un nuevo impasse.

 Y el cierre, con los bises del disco 'The Dark Side of the Moon', fue sublime. Los despertadores anunciaban que venía otro clásico de Floyd: "Time", y ay jebús, fue un sueño hecho realidad. Y "Breathe (reprise)". Para completar una noche mágica, conmovedora e histórica en el Hipódromo de San Isidro, David Gilmour se despidió con "Confortably numb". ¡Que viaje porfavor!

      12374904_10208347943918721_50152420240341253_o.jpg
Foto: José Brusco / DIARIO POPULAR.

Ese viaje que siempre nos pegamos –sea la generación que sea- cuando gastamos las creaciones de Pink Floyd en vinilos, casette, CD, mp3 o lo que sea de tanto escucharlas, fue el mismo viaje al que nos llevó Gilmour y su banda en esta visita memorable. Como pasó cuando el otro maestro, Roger Waters, pisó nuestras tierras. 

Qué lindo sería no que estos se vuelvan a juntar alguna vez y podamos vivir en carne propia la banda que marcó un antes y un después en el universo de la música. "El tiempo se ha ido, la cancion ha terminado. Pensé que había algo más para decir dice Gilmour en "Time"...Y algo tendremos para decir de por vida: ¡Infinitas gracias David por el viaje!

      Lau.jpg
Foto: Laura Tenenbaum / DIARIO POPULAR.

Comentarios Facebook