sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Política
19 | 12 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

El macrismo le "lava la cara" a la Casa Rosada

Emiliano Russo
0
Comentarios
Por Emiliano Russo


Funcionarios del Poder Ejecutivo se encontraron con algunos obstáculos dentro de la Casa de Gobierno. Desde la falta de agua caliente para el Presidente hasta un despacho nuevo para Gabriela Michetti.

El macrismo le lava la cara a la Casa Rosada
Foto:

A poco más de una semana de la asunción de Mauricio Macri, distintas obras de remodelación avanzan a buen ritmo en la Casa Rosada mientras que algunas salas y galerías que fueron icónicas durante el kirchnerismo -como el Salón Mujeres Argentinas- pierden protagonismo y se reconvierten en base al perfil que intentará imprimirle la nueva administración.

Es que a poco de hacer pie en Balcarce 50 el nuevo gobierno constató distintas falencias edilicias y, al mismo tiempo, se abocó a darle otra funcionalidad. El propio Macri admitió que, tras recibir los atributos presidenciales, tuvo que darse una ducha fría porque su despacho no contaba con agua caliente. Y el último lunes la vicepresidenta Gabriela Michetti admitió que la sede gubernamental tenía zonas bien conservadas, como los Patios internos o el Salón Blanco, pero muchas oficinas lucían paredes con humedad y otras señales de deterioro.

En la semana se observó a operarios subidos a estructuras tubulares pintando los techos de uno de los pasillos de la Galería de los Patriotas Latinoamericanos.

El último jueves el desgastado parquet del salón Científicos Argentinos del Bicentenario -en el que Cristina y Amado Boudou encabezaron distintos actos- aún sostenía cuatro baldes que almacenaban el agua caída por las filtraciones del techo. La escena fue observada por invitados y periodistas que esperaban en un pasillo contiguo la orden de ingreso al Salón Blanco para una de las tantas juras de funcionarios.

La primera reforma que encaró la actual administración fue el cambio de funcionalidad del Salón de Mujeres Argentinas en el que la saliente mandataria solía dar sus discursos presidenciales frente a funcionarios y 'aplaudidores': en los últimos días fueron dispuestos escritorios con computadoras y mesas de trabajo que serán ocupadas por personal administrativo de Presidencia de la Nación.

Además, fueron removidas de allí las réplicas del billete gigante de 100 pesos y del histórico edificio del Ministerio de Obras Públicas -ambos con la imagen de Eva Perón- que acompañaban a la ex presidenta durante sus alocuciones. Según pudo averiguar este diario, la miniatura del edificio emplazado en la avenida 9 de Julio estuvo arrumbada algunos días en una ruinosa sala del segundo piso que, en verdad, se utiliza como depósito.

Se trata del antiguo comedor de la Casa de Gobierno, que hoy cobija muebles viejos, sillas, televisores, atriles, alfombras, y que se encuentra exactamente encima del despacho del Presidente. Es el mismo salón que meses atrás estuvo en obra porque Carlos Zannini, por entonces secretario Legal y Técnico y candidato a vicepresidente, lo pensaba como su futuro despacho en caso que la fórmula del FpV hubiera triunfado en las elecciones.

En tanto, en algunas galerías del primer piso el pasado viernes se renovaba el cableado y en otras se colocaban equipos para mejorar la receptividad de los teléfonos celulares de quienes trabajan en la 'Casa', como suelen denominar a la sede gubernamental.

Otra de las escenas habituales de los últimos días fue el traslado por los pasillos de mobiliario, esculturas y artefactos -hasta un telefax- para el armado de las nuevas oficinas. Por la puerta de Balcarce casi Rivadavia personal de la 'Casa' ingresó cuadros con las imágenes de Macri en distintos momentos de la campaña que irán a ornamentar su despacho y otras salas.

Tres repisas descubiertas sobre la Galería de los Idolos Populares -donde, por ejemplo, descansa un cuadro de Moria Casán- son la muestra patente del traslado de esculturas que allí reposaban.

A contramano de lo ocurrido con los últimos vicepresidentes, Gabriela Michetti sí tendrá despacho en la Casa Rosada. Para ello se acondiciona una sala ubicada en el primer piso que hasta el 10 de diciembre ocupaba el jefe de la Casa Militar y que, décadas atrás, supo cobijar a Juan Domingo Perón.

Se trata de un amplio salón ubicado en el primer piso -'cerquita de Mauricio', como ella declaró recientemente- enfrentado a la Sala Evita. En la noche del último jueves fueron retirados varios muebles y la propia vicepresidenta estuvo ultimando detalles.

Como a toda persona con movilidad reducida, se le debe garantizar un fácil acceso a su lugar de trabajo. Para ello será ideal el ascensor privado, estilo aguja y que algunos reseñan supo utilizar el ex presidente Julio Roca, ubicado a sólo unos metros de lo que se convertirá en su oficina.

      Embed


Comentarios Facebook