domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
21 | 12 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Y ahora, Tinelli... ¿contra quiénes?

Luciano Bottesi
0
Comentarios
Por Luciano Bottesi


Las elecciones en 2016 plantean un horizonte nuevo: ya no es cuerpo a cuerpo con Segura, sino que se se abre la posibilidad de que se sumen (y se bajen) candidatos. Las elecciones vuelven a cero y se reparten nuevas cartas

Y ahora, Tinelli... ¿contra quiénes?
Foto: Jorge Brusco

El año se termina y 2015 fue para la Asociación del Fútbol Argentino tan vertiginoso que se recordará como el más caótico de la transición tras la muerte de Julio Grondona. Marcelo Tinelli pasó de ser un desconocido y menospreciado para el ambiente del fútbol, a un candidato que llegó a las elecciones mano a mano con quien presidió la asociación, Luis Segura. Ese, sin dudas, será el punto más saliente de los 12 meses, porque no se eligió al nuevo titular ya que se contaron 76 de los 75 votos posibles.

De aquel empate en 38 votos -imposible, pero real-, surgió el peldaño para trasladar todo el fárrago eleccionario al año próximo. De allí se desprende el nuevo escenario: algo tiene que cambiar para definir lo que parece estancado: no se puede eternizar la puja entre Tinelli y Segura. El quiebre, entonces, lo marcarán las nuevas candidaturas.

Segura está apoyado en apellidos que son presidenciales, por su peso o por su entorno. Buena parte del Ascenso -el autodenominado Ascenso Unido-, está encolumnado bajo la figura de Claudio Tapia, presidente de Barracas Central y vice segundo en AFA. "Chiqui" alcanzó ese estatus en la asociación después de que Daniel Angelici dejara la vacante y fue nombrado para que blindar su apoyo incondicional.

En épocas de avales, Tapia estuvo cerca de presentar los suyos para ser candidato el 3 de diciembre o para ser comodín, en caso de que el titular de AFA se "bajara", no entregarle en bandeja la presidencia a Tinelli. El tercero en la jerarquía del comité ejecutivo tiene peso propio, pero lo multiplica con Hugo Moyano. Su suegro es nuevo en Viamonte, apenas fue a un puñado de reuniones de comité pero es asambleísta por el club que preside -Independiente-, y en todo él -Chiqui- es su lazarillo en el ambiente de fútbol. Sin embargo, el poder de negociación y la gimnasia adquirida en una vida como gremialista, lo volvieron fundamental en momentos álgidos de la mesa de discusiones con Tinelli.

El binomio Tapia-Moyano -el orden de los factores no altera el producto-, se erige como una alternativa a Segura, que en las últimas semanas fue más conciliador con Tinelli que lo que ambos hubiesen preferido. Eso, justamente, fragmentó el bloque oficialista. Los gremialistas ven con los mismos ojos a Víctor Blanco y Daniel Angelici, ambos cercanos al diálogo con el grupo tinellista.

De Blanco y Angelici surgen otras dos alternativas: el primero sin afinidad con el Gobierno, pero bien visto por su capacidad de apertura: fue él en su gestión quien reempadronó en Racing a Fernando Marín, hoy titular del Fútbol Para Todos y ex gerenciador de Blanquiceleste, tiempo después de que el club volviera a manos de los socios.

El segundo, tiene línea directa nada menos que con el presidente. Y por último -aunque para Mauricio Macri sigue siendo la primera alternativa-, se mantiene Armando Pérez. El presidente de Belgrano de Córdoba no juntó los siete avales -se estancó en cinco- y por eso no fue candidato para las frustradas elecciones. Pero sumado al interés del gobierno, se suma el descontento de muchos dirigentes del interior que ven en la todavía inconclusa comisión normalizadora la ausencia del fútbol federal.

Tinelli, que ganó tiempo evitando las elecciones a finales de diciembre, tendrá que trabajar en varios frentes para lograr su objetivo de sentarse el año que viene en el sillón de Don Julio: este es el tren, no pasa otro que lo deje en Viamonte.

      Embed


Comentarios Facebook