martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
27 | 12 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Coco Silly, con código de transgresión

Sergio Pjaseczny
0
Comentarios
Por Sergio Pjaseczny


No especula ni tiene plan b. Le gusta la gente con calle porque no es solemne. Cree que el hombre no debería perderse la experiencia de “agarrarse a trompadas por una mujer”. y dice que su mayor transgresión es “seguir teniendo códigos”

Coco Silly, con código de transgresión
Coco Silly
Foto:

S e ha sabido ganar un lugar destacado dentro del mundo del espectáculo impulsado por su talento y su perseverancia. Desde que se inició hasta la fecha ha transitado por un camino ascendente en el que abundaron los momentos felices. No se olvida de sus orígenes y se rige por los mismos códigos de siempre. Habla Coco Sily, un macho hecho y derecho.

l ¿Cómo describiría el camino que lo condujo hasta este presente?

-Lo describiría como un camino de cuesta arriba, lleno de felicidad.

l ¿Qué le aportó el humor a su vida?

-Casi todo, porque no concibo la vida sin humor.

l A su juicio, ¿por qué experiencias debería pasar todo hombre?

-En la medida de lo posible, tener hijos, tomarse algo en un bar con amigos, gritar un gol en la cancha y agarrarse a trompadas por alguna mujer.

l ¿En qué se considera un transgresor?

-En la actualidad, mi mayor transgresión es seguir teniendo códigos.

l ¿De qué siente que está de vuelta?

-De absolutamente nada.

l Usualmente, ¿qué activa su emoción?

-Mis hijos, mi pareja, mi laburo, Huracán y jugar al póker.

l ¿En qué terrenos de su vida puede asegurar que no especula?

-En todos, porque no sé especular.

l Habitualmente, cuando se le presenta una situación conflictiva, ¿la enfrenta o la elude?

-Cuando me encuentro ante una situación conflictiva voy de frente.

l Actuar bajo presión, ¿saca lo mejor o saca lo peor de usted?

-Actuar bajo presión saca lo mejor de mí porque me manejo muy bien en situaciones extremas.

l ¿Cómo definiría su línea de conducta?

-Ondulada.

l ¿Con qué clase de gente le agrada estar?

-Con gente que tenga calle, porque si tienen calle tienen humor.

l ¿Qué le gustaría corregir de usted?

-El ser muy cascarrabias, porque creo que se la hago pasar a los demás.

l ¿En qué punto de su vida se encuentra?

-En el mejor.

l ¿Qué lo descorazona?

-Que una persona pueda inmolarse matando inocentes y otra pueda arriesgar su vida para salvar a alguien que no conoce, me descorazona ese misterio.

l Con el tiempo, ¿se hizo más indulgente o más exigente con usted mismo y con los demás?

-Me hice mucho más exigente, pero no sé por qué.

l Dicen que todo hombre tiene su precio, ¿ha pensado cuál es el suyo?

-Depende la situación. Algunas veces valgo un billete de dos pesos y, en otras ocasiones, no hay guita con que pagarme.

l Económicamente, ¿cuesta más hacer o deshacer matrimonio?

-Divorciarse cuesta más.

l ¿Para qué cosas tiene un plan B?

-No suelo tener plan B.

l ¿Qué atenta contra su buen humor?

-La falta de educación me pone de muy mal humor, quizás porque con los años me fui volviendo un cascarrabias.

l ¿Qué hace mucho que no hace y le encantaría hacer?

-Sentarme en una esquina con la espalda apoyada en la pared a tomar una cerveza como cuando era joven.

l En la universidad de la vida, ¿en qué materia lo aplazaron?

-En ninguna.

l ¿Cuál intuye que es el peor mal de nuestro tiempo?

-La locura, porque daña, lastima y mata.

l En general, ¿qué lo hace sufrir?

-El dolor de los demás.

l ¿Por qué podría decir de usted mismo que es buena persona?

-Porque soy buen padre y buen amigo.

l Lo suyo, ¿está más cerca del sacrificio o de la fama?

-Del sacrificio.

l Por último, ¿era esto lo que quería para su vida?

-Sí, porque nunca me imaginé que iba a poder vivir de lo que amaba

      Embed


Comentarios Facebook