sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Política
29 | 12 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Fuga del penal: la primera y muy rápida prueba de fuego para Vidal

0
Comentarios


La fuga de los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci del penal de General Alvear abrió aún más algunos “puntos ciegos” en el gabinete de la gobernadora bonaerense. El escenario económico tampoco es sencillo.

Fuga del penal: la primera y muy rápida prueba de fuego para Vidal
Foto:

La fuga protagonizada por los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci abrió aún más algunos "puntos ciegos" que empezaba a mostrar el gabinete de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

"Nos pareció importante dar un mensaje como gobierno, como equipo", dijo Vidal, flanqueada por los ministros de Seguridad, Cristian Ritondo; de Justicia, Carlos Mahiques; y el vicegobernador Daniel Salvador, para dar inicio a una conferencia de prensa urgida por las circunstancias.

Pero todos saben que los principales mensajes colectivos del gobierno no son las palabras, sino los hechos y la provincia quedó paralizada ante la evasión de los presos de la unidad de máxima seguridad de General Alvear.

El Ministerio de Justicia estaba en la mira de organismos de derechos humanos. Puntualmente advertían al titular de la cartera, Alberto Mahiques, sobre los inconvenientes de la continuidad de César Albarracín en la subsecretaria de Política Penitenciaria, luego de que ambos funcionarios compartieran un acto por el egreso de cadetes del servicio penitenciario.

Mahiques todavía no dio su versión de los hechos. El ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, fue quien enfrentó a la opinión pública sobre lo sucedido en el penal, evitando de esta forma un ingreso directo de la propia gobernadora en la cuestión luego de transcurridas las primeras horas de hecho.

La reacción en el Ministerio de Justicia se dio en silencio. Con posterioridad se anunció el arribo de Juan Baric como responsable de la política penitenciaria bonaerense y se descabezó a la conducción formal del organismo. Ayer asumió Fernando Díaz como director del Servicio en reemplazo de María Florencia Piermarini.

Así, la gobernadora María Eugenia Vidal empieza a ver el funcionamiento de sus colaboradores en los cuales confía, así como "los bonaerenses confiaron" en Cambiemos, según sus propias palabras. Otra cosa es que cumplan con su deber y que los bonaerenses encuentren respuestas a sus múltiples demandas.

En la conferencia de prensa, la gobernadora sumó palabras y sostuvo que "el narcotráfico no está solamente involucrado con una parte del Servicio Penitenciario o con distintas instituciones del Estado, el narcotráfico ha penetrado en la política", afirmó.

Esto dio pie a los legisladores bonaerenses del FpV, en su versión más "cristinista", encabezados por José Ottavis y Magdalena Sierra, para que salieran a exigirle a Vidal que "dé los nombres de los políticos penetrados", y hasta se animaron a deslizar que estaban dispuestos a acompañarla a hacer la denuncia penal (ver aparte).

En el plano económico, el escenario tampoco es sencillo: Vidal debe afrontar el reclamo de los gremios provinciales por un bono de fin de año que la propia gobernadora descartó. Los asesores advirtieron que la gobernadora no tenía que dar las malas noticias. "Para eso están los ministros", rezongaron.

Pero hasta ahora, ni el ministro de Gobierno, Federico Salvai, ni su par de Economía, Hernán Lacunza, se refirieron al tema; mucho menos el ministro de Trabajo, Marcelo Villegas, que es quien, en definitiva, tendrá que atender formalmente el reclamo.

      Embed


Comentarios Facebook