viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
General
30 | 12 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Se estabilizan los ríos, pero aún hay 23 mil evacuados

0
Comentarios


Hay buenas expectativas en las zonas inundadas, ya que el Paraná, el Paraguay y el Uruguay han dejado de crecer, aunque se mantiene el alerta por las lluvias. Clorinda y Goya siguen complicadas.

Se estabilizan los ríos, pero aún hay 23 mil evacuados
Foto:

Los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay que habían mostrado en las últimas semanas un crecimiento sostenido se han estabilizado en muchos de sus tramos lo que da buenas expectativas aunque permanecen más de 23.000 personas afectadas en cinco provincias y continua la asistencia de Nación a las provincias.

La situación más grave se presenta en la ribera del río Uruguay de la provincia de Entre Ríos, donde sólo la ciudad de Concordia concentra el mayor número de afectados de toda la provincia a raíz de que el agua invadió el casco céntrico y continua vigente un alerta por lluvias en la zona.

No obstante el río Uruguay comenzó a bajar en el norte entrerriano y se mantenía estacionario ayer en casi todo su recorrido desde Concordia hacia el sur pero, a pesar de esa mejoría, las 11.000 personas que tuvieron que abandonar sus viviendas por el avance del agua, continúan sin poder regresar a sus casas.

En esa ciudad, la más afectada por el fenómeno, el río tiene una profundidad de 15,86 metros, manteniéndose estacionario en esa marca desde el 25 de este mes, mientras que en las ciudades de Colón, Concepción del Uruguay y Gualeguaychú, el río también permanecía estacionario, según lo adelantado.

En Santa Fe, el número de evacuados por la crecida del río Paraná superó en las últimas horas los 700, aunque la situación se mantenía estable en la ciudad de Reconquista, en el norte de la provincia, y las aguas atenuaban su tendencia creciente en la zona central, donde se encuentra ubicada la ciudad capital.

En una ubicación equidistante entre Santa Fe y Reconquista, la ciudad de San Javier atraviesa una situación complicada por el paso del Paraná en sus costas y por la deficiente capacidad de bombeo en caso de lluvias fuertes, y según informó el intendente Mario Miño están en riesgo entre 2.000 y 3.000 pobladores, además de un centenar que ya abandonó sus viviendas.

En Corrientes, la ciudad de Goya, distante a 226 kilómetros de la capital provincial, es la más afectada en la provincia por la creciente del río Paraná, con más de 1.500 personas damnificadas -entre evacuados y autoevacuados-, y la situación continúa complicándose ante las intensas lluvias que se iniciaron ayer a la mañana y el estado creciente de la altura del río.

El intendente de esa localidad, Gerardo Bassi, calificó ayer la situación de "terrible" y "complicada", y afirmó que "hoy (por ayer) llovió muchísimo".

"Estamos trabajando a cuatro manos", graficó el funcionario, y señaló que además de la lluvia "que no para", "el río nuevamente comenzó a crecer y ya está en 6,46 metros".

Respecto del agravamiento del panorama, el intendente confirmó que debido a los 85 milímetros de agua caída ayer por las precipitaciones en un par de horas, "la cantidad de evacuados está incrementándose".

"Tenemos hasta ahora 1.257 evacuados en la ciudad y 263 provenientes de las zonas rurales cercanas, además de autoevacuados y afectados de distinta consideración por el ingreso de agua a sus viviendas".

El gobernador del Chaco Domingo Peppo mantuvo ayer una reunión con el ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile, y el de Salud, Jorge Lemus, en la que acordaron una serie de medidas de ayuda para los productores ribereños que viven a la vera del río Paraná,

Peppo detalló que en el Chaco el río Paraná bajó seis centímetros en un lapso de nueve horas -para ubicarse a una altura de 7,13 metros en el hidrómetro del Puerto de Barranqueras-.

'La situación permanece estable desde ayer. Hoy (por ayer) continúan 5500 evacuados y autoevacuados en Chaco', detalló Peppo al salir del encuentro con Lemus.

      Embed


Comentarios Facebook