sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Política
30 | 12 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Tragedia de Once: la consecuencia de años de desinversión

Emiliano Russo
0
Comentarios
Por Emiliano Russo


Fueron años apostando a mantener un servicio barato que contrastara las críticas por el mal funcionamiento.

Tragedia de Once: la consecuencia de años de desinversión
Foto:

Las condenas contra funcionarios del área de Transporte de la administración kirchnerista por su responsabilidad en la tragedia de la estación de Once también vienen a reparar, de algún modo, los casi 9 años de abandono de los trenes en Argentina.

Porque el siniestro ocurrido el 22 de febrero de 2012 fue una tragedia anunciada: desde la época del ex defensor del Pueblo Eduardo Mondino en 2005 -organismo de control acéfalo desde hace años por decisión del gobierno saliente- se denunciaba el precario estado de los trenes metropolitanos. Y qué decir de los incidentes registrados reiteradamente en la línea Sarmiento, cuando se hizo habitual que usuarios cansados de que las formaciones se descompusieran y permanecieran horas entre estaciones, quemaran vagones, desconociendo que no hacían más que destruir el patrimonio de todos.

Fueron años de desinversión, apostando a mantener un servicio barato que contrastara las críticas por el mal funcionamiento.

Los que intentan minimizar las responsabilidades del gobierno anterior deberían recordar que Juan Domingo Perón estatizó y jerarquizó los trenes a los dos años de su primer mandato. Quien esto escribe, en diciembre de 2003 escuchó las promesas de Ricardo Jaime sobre de la jerarquización de los trenes y la vuelta de los servicios de pasajeros de larga distancia a Bariloche, San Juan, entre otros. Nada de eso ocurrió.

Y el cinismo continuó días más tarde del choque de Once, cuando el gobierno anunció que se presentaba como querellante, cuando en realidad era un culpable más de tamaño desborde.

La estrategia para barrer con la responsabilidad por años de desinversión continuó con la denominada "revolución ferroviaria", que consistió en importar trenes chinos para contener la emergencia, sin apostar a la industria nacional.

Sin la tragedia de Once no hubiese habido mejora en los servicios metropolitanos. Fue parte del "relato" que el anterior gobierno imprimió a su política, el mismo que al principio de la "década ganada" mostraba como íconos de la recuperación la reapertura de los talleres ferroviarios de Tafí Viejo y Los Hornos donde la actividad allí desarrollada en todos estos años no puede ni compararse con la registrada en la época de esplendor de Ferrocarriles Argentinos.

      Embed


Comentarios Facebook