viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
30 | 12 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

El automovilismo ratificó la pasión que genera en la gente

Carlos Saavedra
0
Comentarios
Por Carlos Saavedra


Inmerso en “su” mundo, desarrolló una temporada en la que factores económicos lo pusieron a prueba y no faltaron las contradicciones. Los motores se escucharon de Norte a Sur y de Este a Oeste.

El automovilismo ratificó la pasión que genera en la gente
Foto:

El automovilismo argentino tiene su 'forma de ser', en casi nada parecida a la que puede percibirse en el resto del mundo. Con potencialidad humana y técnica, aún sin condiciones económicas generales que le hayan jugado a favor; la creatividad, ingenio, capacidad de trabajo y corredores talentosos con nivel de exportación, se apuntaron como factores para mantener la consistencia. Se sobrepusieron pese a todo a desacuerdos dirigenciales, lucha de intereses, autódromos que no califican, contradicciones...

A estos ingredientes, entre otros, sólo hubo que 'batirlos' y luego servir el coctel. Un vasto deporte espectáculo merced al influjo que genera, más allá de las contradicciones de sus cultores.

El cierre del campeonato de TC arrojó un dato que movilizó, la muchedumbre en el Roberto Mouras de La Plata, reiteró el interminable romance entre los fierros y la gente. Para colmo se coronó campeón el Gurí Omar Martínez, uno de los pocos ídolos que persisten. Lo logró en la temporada en que el TC dio vuelta una página, para comenzar otra historia, la de los motores 24 válvulas y autos provistos por la ACTC. Aún con errores, la decisión se puso en práctica y los resultados luego de 16 fechas, resultaron positivos.

Foco central, el TC tuvo un campeón a su medida con el Gurí, arquetipo de lo que entienden algunos, debe ser el corredor de TC. Nole fue fácil al entrerriano, lidió con Matías Rossi quien vaya a saber porqué, después de una temporada estupenda, se mancó en el último 'codo'. También con su par generacional Guille Ortelli, y guarda, los pilotos jóvenes que pisan cada vez más fuerte.

Joven justamente, a 26 años, Néstor Girolami; cuando en un momento pareció que perdería el '1' en Super TC2000, recobró fuerzas así como su Peugeot y marcó diferencias técnicas y de personalidad ante Leonel Pernía en el Renault Fluence, y retuvo el título.

Mucha actividad, Turismo Nacional se reiteró como la categoría más federal; Facundo Chapur (Peugeot 308) en la Clase 3 y Adrián Percaz (Peugeot 207) en la '2', campeones de campeonatos bien reñidos, bien a lo TN. Peleado también estuvo el Top Race V6, el novedoso y controversial sistema para definir el campeón (tres pilotos clasificados al último movimiento, el que llegaba adelante en la última era campeón) muy justo que resultó Matías Rodríguez. Desbancó así los 5 años de reinado de Agustín Canapino.

La fuerza reiterada

Aquel automovilismo sintetizado al inicio, también corroboró su fuerza por sobre la coyuntura económica merced al Rally Argentino, los TC Mouras, el Turismo Pista con 100 autos en muchas carreras, las promocionales como Fiat Abarth y Copa Bora para que fanáticos sintieran fluir la adrenalina a 200 km/h.

Desde ya, quedaron cabos sueltos, demasiados quizá, pero bueno, el deporte motor argentino volvió a inflar el pecho.


      Embed






Comentarios Facebook