domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Boxeo
31 | 12 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Balance boxístico: máximo empleo

Gustavo Nigrelli
0
Comentarios
Por Gustavo Nigrelli


El boxeo argentino de elite se fue al descenso en 2015, pero en el interno el índice global muestra que la cantidad de combates efectuados en todo el país fue record histórico. ¿Y entonces? Un exhaustivo análisis da cuenta de lo engañoso del dato, y expone el real motivo, que representa una amenaza alarmante para lo que viene. Conózcalo en esta nota.

Si para algo sirven los números y las estadísticas, es para apoyar percepciones a flor de piel.

Esa sensación térmica que atraviesa los sentidos sin respaldo fáctico, ni nada concretamente comprobable.
Y así como en otros años estos números no se condecían demasiado con la realidad que se palpaba, en 2015 tienen una rúbrica contundente, y la crisis que se venía gestando estalló de golpe, sellada con una crueldad irrefutable. Y lo que es peor aún, inimaginable.


El 2014 se cerraba preguntándonos quién sería la figura de ese año, ya que había para elegir entre los "peso pesados", incluso varios de ellos con actividad hasta el último día, lo que hacía preguntarse con cuántos campeones mundiales se cerraría la temporada. Hoy esa pregunta sería absurda.

Repasemos quiénes son nuestros "peso pesados" y qué fue de ellos:

Maravilla Martínez: se retiró.

Marcos "El Chino" Maidana: se retiró.

Omar Narvaes:
perdió el título.

Juan Carlos Reveco: perdió el título, y recientemente también la revancha, otra vez el último día del año.

Lucas Matthysse: perdió por KO en su chance mundialista.

César Cuenca: ganó el título y lo perdió en su 1ª defensa por KO, deshonrosamente.
Alberto Melián (Firpo de Oro 2014): perdió las dos finales APB para clasificarse a los JJOO y fracasó en las demás instancias importantes que hubo en el año, como el Mundial de Doha, a donde ni entró, y en 1ª ronda en los Panamericanos de Toronto. Aún no se clasificó a Río '16.

Diego "La Joya" Chaves: inactivo todo el 2015, quedó esperando una chance por el título mundial ante el inglés Kell Brook que estuvo acordada, pero luego lo bajaron con la excusa de una dudosa  lesión del campeón, y lo relevaron cambiándolo por otro.

Los dos únicos que salvaron la ropa fueron el crucero Victor "Tyson del Abasto" Ramírez y el pluma Jesús Cuellar.

Ramírez conquistó el título mundial interino FIB, que luego se convirtió en regular ante el abandono del cubano Yoan Pablo Hernández -que era el titular-, y lo retuvo una vez aunque con un empate angustioso de local frente a un púgil llamado de apuro para suplantar a Hernández, como el jamaiquino Ovill McKenzie.

Cuellar, porque retuvo dos veces el pluma AMB, con holgura y casi sin sobresaltos.

MUJERES

Luego las mujeres fueron quienes mantuvieron su supremacía en un contexto mundial que aún no pegó el salto.

Hay 18 campeonas mundiales, aunque 4 de ellas parecen haber sido despojadas por sus organismos sin haber avisado, pues no figuran en sus ránkings:

Carolina Duer (fue madre), Paola Casalinuovo (inactiva), Marisa Núñez (inactiva) y Mayra Gómez (quizás por pelear y perder por KOT 6 por el supergallo AMB/CMB frente a Jackie Nava, siendo campeona interina gallo OMB).

Las restantes campeonas que retuvieron o conquistaron sus diademas son:

Marcela "La Tigresa" Acuña (supergallo OMB), Anabella "La Pantera" Farías (superligero CMB), Yesica Bopp (minimosca AMB),  Daniela "La Bonita" Bermúdez (supermosca OMB), Soledad Matthysse (pluma AMB/CMB), Ana Esteche (superligero AMB), Débora Dionicius (supermosca FIB). Fernanda "La Camionera" Alegre (superligero OMB), Yesica Marcos (supergallo AMB), Victoria Bustos (ligero FIB), Patricia Viñas (superpluma FIB) , Leonela Yúdica (mosca FIB), Yohana Alfonzo (ligero OMB), Anahí Sánchez (pluma interina AMB).

 

SANGRÍA INTERNA

Hubo un capital del semillero interno que emigró hacia USA en busca de mejores horizontes y debilitó el mercado casero, como los hermanos Brian y Alan Castaño, y Fabián TNT Maidana, pero aún hacen peleas menores y sin demasiada repercusión.

Incluso perdió "La Bestia" Maciel, ya consagrado, pero fue otro de los que retrocedió varios casilleros este año.

 

EL AGUJERO INTERIOR

 

Pero esto es solamente el panorama internacional, que es un apéndice descolgado de lo que es el boxeo nacional de todos los días.

Ese boxeo, el que alimenta a todos los demás, este año batió el record de peleas de las tres últimas décadas -quizás más, porque antes era difícil llevar registros exactos-, con una friolera de 1270 peleas masculinas, es decir, casi 1300, más unas 100 femeninas, lo que hace un total de alrededor de 1400 –quizás más con las que aparecen en días posteriores-.

Comparándolo con las 1189 del 2014, que a su vez había superado a los anteriores hasta el momento, la diferencia es asombrosa, salvo por un detalle: la mitad o más de tales peleas son TRUCHAS, es decir, de púgiles sin licencia FAB.

Sí. La realidad que atraviesa el boxeo argentino decantó en eso.

 

Tal como se dice siempre que el boxeo no es una isla de la sociedad.

La crisis económica, moral, e institucional, hizo que muchos púgiles o pretendientes de púgiles busquen sus salidas por vías paralelas, cual mercado negro.

A precios cuidados, con peor nivel y bolsas seguramente mucho más bajas –quizás inexistentes-, sin TV, sin ambulancia, ni camillas, ni médicos, el negocio es pelear, o hacer que se pelea para inflar records y luego marchar al exterior, perder enseguida –quizás tirarse-, pero traerse una bolsa en dólares, engañando a los incautos -¿o también truchos como los de acá?- de los que se aprovechan en su buena fe, o quieren inflar a la vez a los suyos sin riesgos.

La cuestión es que lo que hace unos años era el 20 % (las peleas truchas, sin licencia FAB), luego el 25 y el año pasado el 30, este año fue el 50 % o más, en especial de mitad de año para acá.

Por ej, marzo tuvo 68 legales contra 16 truchas.

Abril 66 contra 44Julio 85 contra 70. ¡Y de octubre a diciembre las truchas superaron a las legales!: octubre 74 legales vs 104 truchas, noviembre 65 a 73 y diciembre 58 a 78.

¿Para llorar?

Del mismo modo, los púgiles que más se destacaron por su actividad y por su cantidad de KO, fueron estos púgiles sin licencia, con este detalle:

PÚGIL MÁS ACTIVO DEL AÑO:

Marcelo Molina con 14 peleas (10 ganadas, 4 perdidas, 9 KO). (SIN LICENCIA FAB).

Le sigue Matías Juárez, con 13 (7 ganadas, 6 perdidas). (SIN LICENCIA FAB).

 

MÁS NOQUEADOR DEL AÑO:

Cristian Miño y Gabriel Pereiro, con 10 KO cada uno. (SIN LICENCIA FAB).

 

MÁS GANADOR DEL AÑO:

Gabriel Pereiro, con 12 ganadas. (SIN LICENCIA FAB).

Le sigue Cristian Miño, con 11 peleas ganadas. (SIN LICENCIA FAB).

 

¿Y por derecha, cuál fue el más activo?

Jonathan Casafú, con 11 combates (3-5-3), 3 peleas menos que el más activo sin licencia.

Le sigue Jonathan Enis con 10 combates (7-2-1).

 

¿El más ganador legal?

Elías Araujo, con 8 ganadas, 4 menos que el sin licencia Pereiro.

Le siguen con 7, Javier Clavero, Eduardo Sarmiento, Jonathan Enis, Diego Ruiz y Brian Zarza.

 

¿El más noqueador legal?

Eduardo Sarmiento, con 6 KO, 4 menos que los sin licencia.

Ningún nombre es conocido, pese a haber sido los más activos a nivel nacional del boxeo oficial.

 

SEGUIMIENTO:

Lo que llama la atención es que el púgil más activo del año pasado, como el sin licencia Héctor Rodolfo Guzmán, con 13 peleas, este año efectuó apenas 2, ambas perdidas por KO.

Y el segundo más activo, como Juan Rodolfo Juárez, también clandestino, que tenía 11 y las 11 ganadas por KO 1, este año hizo apenas 5, y 4 de ellas bajo el boxeo oficial. Y sin bien ganó todas, dos de ellas fueron por puntos, una en fallo dividido.

Quien se mantuvo en buen promedio fue el crucero Damián "El Pollero" Bonelli, que el año pasado había efectuado 11 combates y en éste hizo 10, siempre vía boxeo clandestino y con púgiles de escasa oposición.

 

CONCLUSIÓN:

El año pasado se veía venir un incremento del boxeo sin licencia y se alzó la voz de alerta, aunque poco es lo que se puede hacer para evitarlo o reducirlo.

La pregunta es hacia dónde se dirigirá ahora nuestro pugilismo, con el crecimiento exponencial de éste, aunque el cambio de política tal vez opere un nuevo escenario, que veremos a dónde apunta.

Lo que hay que saber es que en 2015, depurando las peleas de mujeres, que fueron unas 100, más las truchas, el boxeo oficial masculino habrá hecho no más de 600 peleas, cantidad que va decreciendo respecto de la media histórica de los últimos tiempos, sin calidad ni cantidad.

Y tampoco es un dato menor que la TV Pública suspendió su ciclo televisivo de Boxeo para Todos de los viernes, aunque la idea es reflotarlo con el cambio de Gobierno, no con los mismos organizadores.

¿Debemos leer entonces que el boxeo aumentó su empleo y mano de obra con la inclusión forzada, o debemos afirmar que bajó?

      Embed







Tags

Comentarios Facebook