martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Suerte
05 | 01 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Lagor, amo del dinero

0
Comentarios


La leyenda de éste ser mágico y etéro dice que vive en los más profundo de una mina de oro. Conocé más acá.

Lagor, amo del dinero
Foto:

Hace tiempo que en nuestra página no hablamos del tema suerte. Suerte en el juego, suerte en la vida, en los negocios y en todo aquella que pueda ser influido por las fuerzas benéficas para que a todos nos vaya un poco (o mucho) mejor en las cosas de la vida.

Por eso hoy voy a traerles vida, historia y milagros de Lagor, el gnomo de la Suerte que cuando se posa imperceptiblemente en nuestro hombro derecho, nuestros asuntos mejoran o directamente se dan vuelta siempre de la manera más positiva.

Nadie pudo saber nunca que edad tiene Lagor, sólo se sabe que desde hace muchos siglos aparece de distinta manera en los relatos de distintas personas de diferentes países y épocas.

La leyenda de éste ser mágico y etéreo dice que Lagor vive en lo más profundo de una mina de oro el metal sagrado- de un país desconocido, rodeado por la poderosa energía dorada y brillante que utiliza para energizar a quien lo invoque para bien.

Existen varios procedimientos para invocar y atraer la fuerza de Lagor que nos hará ganar en lo que emprendamos: en el juego, en los negocios y en la vida en general.

Para la vida. Si tenemos dificultades en casa, por ejemplo no podemos conseguir el crédito necesario para terminarla, comenzar un negocio o comprar nuestro primer autito. Entonces llamemos a Lagor y su energía mediante este simple conjuro: durante tres noches consecutivas, sobre un pañuelo dorado o amarillo intenso, hagamos un pequeño montoncito de hojas de laurel y romero, que tienen un muy fuerte poder de limpieza de la mala suerte o suerte contrariada. Encendamos un sahumerio de mirra y repitamos sin parar durante un minuto el nombre de Lagor. Previamente habremos escrito en un papel en lo posible amarillo/dorado- nuestros deseos o necesidades, lo doblaremos en ocho y lo quemaremos, luego, esas cenizas junto a las del sahumerio, arrójelas al viento.

Si desea tener suerte en el juego, el procedimiento para invocar la ayuda de este ser de luz que es Lagor, haga lo siguiente: de algún mazo de cartas en desuso, tome cuatro barajas y dispóngalas sobre un pañuelo o paño verde. Cada una de las cartas deberá apuntar hacia un punto cardinal distinto, teniendo en cuenta que una debe apuntar hacia el lugar por donde sale el Sol, es decir hacia el Este. Colocar un dado sobre cada una de las cartas. No es necesario que los dados sean del mismo juego. En el centro, encender un ramito de tres varillas de sahumerios compuesto por uno de mirra, uno de jazmín y uno de lavanda. Este sortilegio vamos a repetirlo durante tres noches continuadas. Quemamos los cuatro naipes y sus cenizas las mezclamos con las de los sahumerios y las esparcimos arrojando pequeños puñaditos hacia los cuatro puntos cardinales, tal como estaban dispuestos los naipes antes de quemarlos, mientras repetimos el nombre de Lucchy y los números que son nuestros preferidos, por ejemplo: "¡Lagor, 22; Lagor, 30; Lagor, 235!". Es recomendable no pedir más de tres números, recordemos que el que mucho abarca poco aprieta.

Los seres etéreos sólo tienen justificación y viven en ámbitos donde sólo impera el bien. Nunca van a responder al pedido de aquellos que piden la intercesión de fuerzas superiores de mundos etéreos y mágicos para hacer el mal o perjudicar a otros, tal como aquellos que utilizan la llamada magia negra u oscura para quitar, dañar o hacer que otros sufran pérdidas de cualquier tipo.

La magia y el poder de los gnomos, hadas y elfos que habitan en lo profundo de un universo al que solo ellos tienen acceso y que sólo abandonan cuando deben cumplir las misiones que se originan en los pedidos positivos de gente que sólo acude a ellos en busca del bien.

Los hombres (como seres humanos) siempre buscaron en el mundo de los misterios las respuestas a sus incógnitas sin resolver.

Y pedían a sus dioses y símbolos, la ayuda que necesitaban para llegar a un estado de vida mejor para ellos y para sus familias. Lagor es uno de estos seres que desde hace siglos ayuda a los que lo necesitan.


      Embed

Tags

Comentarios Facebook