viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Temperatura T 17° H 67.7%
10 | 01 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Quentin Tarantino: "Tengo derecho a decir lo que pienso"

Jack Tewkbury
0
Comentarios
Por Jack Tewkbury


Su nuevo film, "Los 8 más odiados", pone el dedo en la llaga de las tensiones raciales en estados unidos hoy. Dice que fue calumniado y que se siente “gratificado” de apoyar a las familias de las victimas

Quentin Tarantino: Tengo derecho a decir lo que pienso
Foto:

La carrera de Quentin Tarantino fue, instantáneamente, una entrada legendaria en Hollywood, todo fue gracias a ganar un Oscar, un Golden Globe y numerosos premios de los críticos en la categoría de Mejor Guión Original, "Pulp Fiction" (1994), el cual fue copiado e imitado por muchos otros guionistas. 

Habiendo aprendido, como es sabido por todos en esta Meca del Cine, trabajando como vendedor en un negocio de videos, después de dejar, sin terminar, sus estudios en la escuela secundaria. Tarantino irrumpió primero en la escena como guionista, escribiendo las líneas originales de "True Romance" (1993) dirigida por Tony Scott y de "Natural Born Killers" (1994) de Oliver Stone. 

Pero antes de todo eso, se hizo célebre como director en el Sundance Film Festival de 1992, con "Reservoir Dogs" (1992). Pero fue "Pulp Fiction" que atrajo la atención de Hollywood, al seleccionarlo la prensa cinematográfica, como el símbolo de la nueva generación de los directores jóvenes. Tarantino siguió con "Jackie Brown" (1997), muy bien recibida por la critica especializada, para luego fracasar como actor teatral en "Wait Until Dark" (1998). Tarantino entonces retornó a su sillón de director con dos películas de artes marciales, "Kill Bill vol. 1" (2003) y "Kill Bill vol. 2" (2004), las que originalmente fueron pensadas presentarlas en un solo film. Después dirigió en colaboración con su amigo, el director Robert Rodríguez, "Grind House" (2007), y retorno con "Bastardos sin Gloria ("Inglorious Bastards", 2009), que proporcionó al actor Christoph Waltz el Oscar al Mejor Actor de Reparto. Sin importar las criticas que ha recibido durante su carrera, Tarantino sigue siendo un verdadero autor, que hace sus propias películas en el restrictivo sistema de Hollywood. 

El estreno de su último film, "The Hateful Eight" (aquí se estrena el jueves como Los 8 más Odiadosl), motivó la entrevista exclusiva para DIARIO POPULAR que se realizó en un salón del Four Seasons Hotel en Beverly Hills. Quentin Tarantino nació el 27 de marzo. 1963 en Knoxville, Tennessee, USA.

 ¿Puede hablar de sus años de formación? Usted trabajó en un negocio de videos, ¿Hubo algún film que tuviera efecto profundo en su vida, que lo haya influido para querer ser director?

-Particularmente fueron tres. En primer término "Rocky" (1976) fue para mí muy importante cuando la vi y yo tenía 12 o 13 años. No me hizo querer ser director, pero me hizo sentir y querer estar en el negocio de los films. Y todo el guión escrito por Stallone, me influyó mucho. Para mí fue como el campeón del pueblo. Yo parecía un loco gritando por el durante la entrega de los premios de la Academia.

 Y en segundo término, ¿qué lo influyó?

Cuando hice "Pulp Fiction" sentí algo similar, como si hubiera cruzado una muralla o algo por el estilo. Pero en forma particular, las películas que me hicieron pensar cinematográficamente fueron "Once Upon A Time in The West" (1968) dirigida por Sergio Leone y "Black Sabbath" (1963), que dirigió Mario Bava. Ambos films me hicieron pensar por primera vez en la cinematografía. La dirigida por Sergio Leone fue tan bien dirigida y orquestada, que si usted ahora esta pensando como se pone junto un film, ve como lo hizo Leone en cada centímetro de celuloide, y distingue cómo la gente sale por la izquierda y entra por la derecha. Eso es el cine. Y me dio la idea tangible de lo que hace un director.

 En casi todas sus películas, en especial "Django sin Cadenas (2012) y "Los 8 más Odiados" usted pareciera tener una gran afinidad por los  africanos-norteamericanos. ¿Secretamente usted quisiera ser un afronorteamericano? (risas).

-Bueno, usted sabe que hay una palabra que es apariencia y yo soy aparente, sólo porque me siento cerca de la gente negra, y la comunidad negra no piensa que yo quiero ser negro o que pienso que soy negro (risas). Sé positivamente que no soy negro (risas). Estoy muy seguro de lo que le digo. No me he hecho ningún análisis de sangre... (risas), tengo una parte italiana y si me voy atrás, tal vez tenga algo de moro en unas generaciones anteriores. Una o dos gotas de sangre. ¿De acuerdo? (risas). 

 Varias revistas boicotearon su película. ¿Qué puede decir de toda esa situación? ¿Le ha afectado emocionalmente?

-Estas ultimas tres semanas fueron distintas a todos los periodos de tres semanas que he pasado en mi vida. Francamente la primera semana no fue buena, fue desafiante, pero me sentí muy gratificado por la segunda semana y aún mas por la tercer semana. No siento que debo clarificar mis declaraciones, porque hubo muchas publicaciones alrededor del mundo que me apoyaron. Todo se centró en mi derecho de decir lo que dije, y a la reacción en contra mía, exagerada, ya sea del Time Magazine o a mi favor del National Review. 

 ¿Entonces?

-El hecho que fui calumniado como que odiaba a los policías, y yo sé y conozco a muchos policías que son admiradores de mis films, y me gusta ver a otros que me ven pasar y que piensan que yo los odio. Sin embargo me siento muy gratificado, apoyando a esas familias que perdieron a sus seres amados en algunas situaciones sin sentido y en forma totalitaria. Ellos respetan lo que estoy haciendo y aprecian lo que hago, lo cual me hace sentir bien. 

 ¿Cómo será el futuro de la cinematografía?

-Creo que estamos en un camino incierto. Estamos en tiempos cambiantes. No creo que haya nadie que sepa lo que pasará dentro de cinco años. Estamos en tiempos cambiantes y nadie se atreve a predecir como será la cinematografía dentro de 5 o 10 años. Cada vez que voy a hacer otro film, las cosas son distintas. No quiero ser el tipo mas viejo en la cuadra, que siempre se está quejando que en el pasado las cosas eran mejores. Lo que sí pienso es que estamos en un punto álgido y, que no se lo que puede pasar dentro de 5 años y menos lo que nos ofrecerán en 10 años.

      Embed




Comentarios Facebook