jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Participación

Terminar con la venta ilegal callejera

Señor director:

Por este medio, quiero llegar al presidente Mauricio Macri por lo siguiente: Soy jubilado, tengo 76 años y por razones particulares viajo en el subte línea B, hasta las avenidas Corrientes y Pueyrredón. La línea B anda en forma regular pero debido a la gran cantidad de usuarios viajar es un tormento. Pero la verdadera osadía comienza cuando debo dirigirme por la avenida Pueyrredón hasta la estación Once, esquivando -como si fuera Messi- a los vendedores ilegales que ocupan casi toda vereda y parte de la calle, con todo tipo de baratijas: ropa, calzado, anteojos, relojes, todos con marcas falsificadas; comidas sin ningún control bromatológico, etcétera. La ausencia de inspectores y policías es normal, los pocos policías masculinos y femeninos están ocupados con sus celulares y si se les pregunta algo contestan de mala gana. Señor Presidente, esto pasa en la zona que le describo, pero también en la calle Avellaneda y ni que hablar en barrio de Liniers, que es un verdadero pandemónium. Recientemente, la Policía Federal pasó a la Ciudad. El caballito de batalla del PRO era que al no contar con esa fuerza se hacía imposible terminar con ese problema. Señor Presidente, dentro de quince días espero no parecerme al delantero del Barcelona. Le deseo lo mejor, ya que si a Usted le va bien, a todos nosotros nos va a pasar lo mismo.

Juan Eduardo Encina

DNI 4.565.887

      Embed



Comentarios Facebook