sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Opinión
11 | 01 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La teoría de Guede

Eduardo Verona
0
Comentarios
Por Eduardo Verona


El nuevo entrenador de San Lorenzo, Pablo Guede, es un admirador del estilo ofensivo y cultor del pressing que reivindicaron Bielsa, Guardiola y Arrigo Sacchi. La vocación que lo empuja a ser un consumidor compulsivo del fútbol. La búsqueda apasionada para achicar la influencia del azar y los imponderables. El marco de su teoría

La teoría de Guede
Foto:

Algunas frases del nuevo entrenador de San Lorenzo, Pablo Guede, para comenzar a interpretarlo.


 1-"En todo el mundo, el fútbol es un espectáculo".
 2."En la Argentina, en cambio, solo importa ganar".
 3-"El trabajo de los técnicos es tratar de minimizar el margen de error".
 4-"Hay que hacer pensar a los futbolistas".
 5-"Los mejores futbolistas son los que piensan".
 6-"Vamos a intentar que San Lorenzo sea un equipo insoportable.
 7-"Que presione, que meta, que corra y que sea protagonista en todos los partidos".
 8-"Y si también podemos jugar, jugar".  
 9-"Yo muero con la presión. La intensidad es el fútbol". 
 10-"Claro que se necesita tiempo y durante ese tiempo empezar ganándole a Boca la final de la Supercopa argentina el 3 de febrero".
  
Se reconoce Guede como un hombre que se dedica full time al fútbol. Que vive por y para el fútbol. Que consume fútbol mañana, tarde y noche. No deja de ser peligroso ese nivel de adicción, como son peligrosas todas las adicciones. Porque no permiten abrir otras ventanas, que por otra parte también le pueden abrir otros horizontes al fútbol. El Flaco Menotti cuando se la dejan picando suele invocar una frase atribuida a Hipócrates: "El que solo sabe de medicina ni de medicina sabe". Para trasladarla al fútbol: "El que solo sabe de fútbol ni de fútbol sabe".  
  
Guede, a sus 41 años, parece aceptar influencias, en particular de Marcelo Bielsa, quien ya ha marcado a una generación de entrenadores. Siendo un tacticista, Bielsa privilegia el ataque. Hace poco más de dos décadas y media, mientras dirigía a Newell's, en la revista El Gráfico supo declarar: "Yo miro videos para atacar, no para defender".
  
Con buena voluntad podría inferirse lo mismo de Guede. Mira videos en cantidades para atacar mejor. Para descubrirles zonas erróneas a los adversarios. Para fortalecer virtudes propias, más de mitad de campo hacia adelante que de mitad de campo hacia atrás. Lo que pide es maximizar el esfuerzo. La creatividad no puede exigirse. Porque no depende del voluntarismo. Depende del talento. Y el talento no se adquiere. Se tiene. O se padece no tenerlo.      
 
Se siente a sus anchas Guede en ese rol de profesional ambicioso que pretende estar en todos los detalles para acotar "la influencia del azar" que convive en el fútbol, como siempre acostumbró a decir el Loco Bielsa, marcando su territorio. Pero el azar o los imponderables son parte constitutiva del fútbol de ayer, de hoy y de siempre. Sin imponderables (por ejemplo, un remate que revienta el travesaño y pica adentro o afuera de la línea de gol y cambia el rumbo de un partido y de un torneo) el fútbol no sería fútbol. Sería un juego protagonizado por robots.
 
 Es un teórico Guede, al que el presidente de San Lorenzo, Matías Lammens definió "como un enfermo del laburo". Un teórico totalmente apasionado por redescubrirle los misterios al fútbol. Lo que de por sí no garantiza ni grandes saberes ni grandes conocimientos. Lo que en todo caso garantiza es que tiene muy definida su vocación de técnico. De allí su entrega sin pausas. Y si es posible compararlo con alguien de su generación por esa necesidad de no detenerse y ser receptivo a distintos perfiles hasta configurarlo como un ecléctico, surge la imagen de Diego Simeone (45 años), más allá de la experiencia y los logros que ya conquistó el Cholo desde que debutó como entrenador el 25 de febrero de 2006 dirigiendo a Racing en aquel 0-2 frente a independiente, con dos goles del Kun Agüero.
  
Este salto de Guede prácticamente del anonimato (estaba conduciendo al Palestino de Chile y antes a Nueva Chicago) a la vidriera iluminada de San Lorenzo permitirá ver si su teoría puede transformarse en hechos concretos. Que no necesariamente tiene que vincularse con consagraciones inmediatas del Ciclón, sino con su idea de juego. Porque sin ideas no hay buen juego.
  
¿Qué reivindica Guede? No esperar. Salir a buscar. "El fútbol son goles", afirmó hace algunos días dejando una señal. Claro que se supone que estaba hablando de goles a favor. Habrá que ver, en definitiva, que clase de técnico eligió San Lorenzo. Con Edgardo Bauza, siendo austero, salió campeón por primera vez en su historia de la Copa Libertadores 2014.
  
Con Pablo Guede cambió de libreto. Y cambió de estrategia.  

      Embed


Tags

Te puede interesar

.

Comentarios Facebook