sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
12 | 01 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El detrás de escena: cortocircuitos y errores para la captura más esperada

Federico Lamas
0
Comentarios
Por Federico Lamas


Tras la falla comunicacional del sábado, las fuerzas provinciales y nacionales actuaban de forma separada. El testimonio del encargado de una arrocera fue clave para detener a Christian Lanatta y Víctor Schillaci.

El detrás de escena: cortocircuitos y errores para la captura más esperada
El traslado de Christian Lanatta y Víctor Schillaci. Foto: Telam
Foto:

El objetivo se concluyó. Christian Lanatta y Víctor Schillaci fueron recapturados tras la intensa búsqueda de las fuerzas de seguridad. En el medio hubo cortocircuitos, errores de comunicación y recelos. Pero el accionar de las fuerzas santafesinas cerró el círculo en la fuga que tuvo en vilo al país.

En medio de la alegría y alivio en la conferencia de prensa, Patricia Bullrich arrojó un sincericidio. Allí, la ministra de Seguridad sentenció que la semana que viene se reunirá con el gobernador para "poner en marcha una mejor coordinación de las estrategias de seguridad entre Santa Fe y Nación". La frase responde a las diversas situaciones que se vivieron en los últimos días. Un desorden visible. Desde la falta de coordinación en la toma de decisiones a los errores en la comunicación.

La captura de los últimos dos fugados reveló estos problemas y puntos flojos en la organización de los operativos. Lanatta y Schillaci fueron atrapados bien temprano en la mañana de ayer por las Tropas de Operaciones Especiales de la Provincia de Santa Fe. El dato lo acercó a la Policía local Martín Franco, el encargado de la arrocera Spalletti, un pequeño establecimiento ubicado a aproximadamente seis kilómetros de Cayastá.

Franco explicó en la comisaría que, como el molino no había sido abierto durante el fin de semana, tenía "miedo" de que los delincuentes estuvieran allí y pidió que si él no volvía, lo fueran a buscar. Los efectivos del pueblo esperaron. El encargado no volvió, entonces decidieron dar anuncio. Y lo hicieron en dos direcciones. La primera fue, justamente, a la TOE que fue la encargada de la recaptura. El otro aviso fue a Gendarmería, que no movilizó tropas.

Fuentes cercanas a Gendarmería indicaron a DIARIO POPULAR que conocían del aviso, pero que -por la proliferación de datos sin sustento- decidieron hacer caso omiso. Por su parte, Operaciones Especiales puso acción y a las 7 de la mañana ingresó al predio y tomó por sorpresa a los prófugos quienes estaban cambiándose y sustrayendo cosas para poder huir. Los informes revelaron que los fugados tenían cinco armas largas, municiones, chalecos antibalas y dinero. Contaban con 196 dólares y 36 pesos.

VIDEO: El lugar donde detuvieron a los prófugos:

      El lugar donde detuvieron a los prófugos

El lugar de la recaptura fue a menos de dos kilómetros de donde aprehendieron a Martín Lanatta. A casi 6 kilómetros de donde volcaron la camioneta de Gendarmería, el sábado pasado. Y a casi 23 kilómetros de Helvecia, localidad donde las fuerzas nacionales enfocaban su búsqueda, territorio donde se montó un megaoperativo en el que Gendarmería, Seguridad Aeroportuaria y Policía Federal participaron junto a las provinciales.

Tanto TOE como la Policía de Acción Táctica y las fuerzas locales actuaban sobre el sur de Cayastá. Allí, en este fin de semana, las fuerzas nacionales no realizaron operativos. Sí lo hicieron las provinciales. Uno de estos fue el domingo, frente al parque arqueológico "Santa Fe la Vieja". Justamente, en esa región fue donde encontraron a los tres prófugos.

Los cortocircuitos tras el papelón comunicacional del sábado, que llevó a que el presidente Mauricio Macri anunciase la captura de los tres fugados, generó una grieta irreparable entre las fuerzas. Desde ese sábado, el trabajo "grupal" fue prácticamente imposible.

La base de los operativos federales dejó de estar en Cayastá para movilizarse al límite con Helvecia, en el cruce de las rutas provinciales 1 y 62.

MÁS INFORMACIÓN: Exclusivo | En Cayastá piensan hacer un "circuito turístico"

Otro factor que llevó a esta división fue la enorme cantidad de avisos que generaba la policía local y que no eran reales. Un ejemplo claro de la reproducción de datos fue el que llevó a la realización de un megaoperativo de todas las fuerzas en el centro de Helvecia. La paranoia de los vecinos hizo que diferentes pobladores sostuvieran que habían visto a los prófugos en distintos puntos del pueblo. La movilización fue total. Sin embargo, el descontento por esa acción completamente en vano llevó a una ruptura definitiva.

Además del caso puntual de Helvecia, previamente las fuerzas se miraban con recelo a tal punto que mantenían comunicaciones entre ellos por canales de radio diferentes. De esta forma, era imposible llevar adelante un trabajo "en equipo".

Más allá de la falta de coordinación durante la permanencia de los prófugos al norte de la Ciudad de Santa Fe, el objetivo se cumplió, aunque desnudó un sistema endeble y con internas que deben solucionarse.

      profugos.jpg




      Embed


Comentarios Facebook