martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Turismo
20 | 01 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La moda en Mar del Plata: amada por unos e ignorada por otros

Pablo Vignola, enviado especial a Mar del Plata
0
Comentarios
Por Pablo Vignola, enviado especial a Mar del Plata


Modelos, colores y combinaciones para los que no quieren estar al margen de las últimas tendencias y buscan estar elegantes y en onda y así diferenciarse de los que usan siempre la misma ropa.

La moda en Mar del Plata: amada por unos e ignorada por otros
Foto:

Es cierto que buena parte de los argentinos -sobre todo los varones- no le prestan mucha atención a la indumentaria y, mucho menos, a los dictados de la moda que año a año se renuevan y anuncian modificaciones importantes.

Entre ellos están los que, a la hora de armar las valijas, preguntan '¿dónde está el short que me compré el año pasado?' (los más decorosos) o '¿y mi remera del Mundial '86?' (casos de emergencia o directamente terminales). Claro que en estas ocasiones, muchas veces aparece la reina de la casa y, con dos gritos, arregla el equipaje:'si llevás esa porquería yo no voy' o, las menos drásticas: 'si te ponés eso yo voy a otra playa'. Panzones o pelados, los varones maduros son los que menos prejuicios tienen a la hora de pisar la arena. Un gorrito, las ojotas, un pantalón holgado y una remera de color brillante, los acompañan orgullosos sin importarles el 'qué dirán'. Si hay mucho sol, le meten anteojos y mucho bronceador que nunca se terminan de desparramar por la piel.

Pero estos grupos -que no son minoritarios- tienen enfrente un equipo antagónico bien definido. Hombres extremadamente coquetos (los denominados metrosexuales) y mujeres elegantes (de esas que se miran diez veces al espejo antes de salir de casa), le prestan mucha atención a la manera de vestirse, peinarse y lookearse para estar en onda.

Para eso es necesario tener en cuenta una serie de recomendaciones que, los principales diseñadores y asesores de imagen del país han instalado como reglas inquebrantables si es que queremos estar en sintonía con el último grito de la moda.

Arranquemos hablando de las mujeres que, históricamente, son las que necesitan más tiempo y siete u ocho repasos frente al espejo antes de salir para la playa. En primer lugar está la elección del traje de baño que dependerá, en cada caso, de la edad, la osadía y hasta del cuidado de nuestro estética. Desde hace un tiempo, a la tradicional alternativa doble que las obligaba a escoger entre la malla enteriza y la de dos piezas, se había sumado una tercera posibilidad: la tankini, una especie de musculosa que cubre el abdomen y se combina con una bombacha de otro color.

Esta modalidad fue muy usada en el último verano por las mujeres que no se animaban a la bikini y por aquellas con algún complejo físico a disimular. Lo recomendado para estos casos es una bombacha lisa y la parte superior con estampados de flores pequeñas o un animal print desdibujado en tonos pasteles. Sin embargo, y aunque todavía existen mujeres que recurren a esta alternativa, se puede decir que la tankini no hizo furor en esta temporada.

Lo que más se usa en las playas argentinas, en este verano, son las mallas con flecos, las bikinis tejidas, los colores brillantes y, lo más innovador de la temporada, los crop tops (corpiños con forma de remera musculosa recortada que tapa el pecho y deja ver el abdomen).

Además, se usan las bombachas de tiro alto (al estilo Marilyn Monroe), aunque las tangas y las cola-less nunca van a pasar de moda, especialmente para aquellas mujeres que saben lucirlas. La costumbre de hace unos años de combinar las dos prendas de un traje de baño sigue vigente; de esta manera, la tendencia indica como recomendable el uso de distintos colores e, incluso, de modelos. De hecho, las casas dedicadas especialmente a la venta de mallas, ofrecen la posibilidad de comprar la bombacha y el corpiño por separado.


Sobre eso, nos cuenta Adriana, una abogada de Balvanera: 'Hay varios lugares donde pueden comprar las dos prendas por separado, de manera de combinar no sólo los colores, también los talles y los modelos, lo que no deja de ser una ventaja. Pero esto representa un gasto muy superior al que se tiene si compramos la malla entera'. En este caso, y como el ingenio popular no descansa ni siquiera en cuestión de moda, las chicas ya se pasaron el dato piola: 'hay que comprar dos bikinis diferentes y después se combinan entre ellas... y te sale mucho más barato'. Los colores vivos están bien, pero definitivamente hay que decirle no a los colores flúo.

Por encima del traje de baño son furor los shorts de jean pero de tiro alto, acompañados por top de crochet (como los que tejían las abuelas). También están bien arriba los caps de colores (gorras con variados estampados, bordados y detalles de piezas metálicas brillantes).

En cambio, los sombreros estilo capelina y las bandanas colocadas en forma de turbante para salir del mar o de la pileta, están definitivamente en retroceso. Para las mujeres más grandes, las blusas de gasa con bordados y piedras son una indumentaria ideal y, si es posible, con colores que no sean muy oscuros.

Para los pies hay que recurrir a los suecos de goma calados y a las ojotas con algo de plataforma. Complementa la indumentaria un lindo bolso playero de paja o cuero en color blando, nude o dorado.

Para los varones también hay novedades que se han empezado a contagiar. Los anteojos de sol, de la misma manera que ocurre con las mujeres, deben ser espejados. Por otra parte, aquellos bermudas de baño que llegaban hasta la rodilla con colores llamativos y que fueron furor en las últimas temporadas de verano, han quedado totalmente out. A partir del verano pasado, la tendencia del regreso de los shorts de baño cortos, se ha intensificado; el rosa es el color top y si es en cuadrillé o a rayas, mucho mejor. 'Yo también elegí el negro, el celeste y el rojo para mis shorts de baño', cuenta Ezequiel de 26 años de Vicente López, quien con su pecho lampiño y sus abdominales trabajados, ejemplifica la tendencia de la moda masculina.

En cuanto a la sunga, esa prenda tan común en las playas brasileñas, en nuestras costas es aceptada sólo para ingresar al agua; luego del baño, hay que tener a mano otro short para ponerse encima. Los pantalones holgados y los tipo pescador, ya no son tan bien vistos en la playa.

Para arriba y para abajo

Lo In

La bikini con flecos

Short de baño corto (los hombres)

Anteojos de sol espejados

Ojotas doradas con piedras (las mujeres)

Crop tops y bombachas de tiro alto

Colores: rosa, negro, pastel

Lo Out

Bermudas de baño hasta las rodillas

Colores flúo

Cullotes

Medias (con ojotas o bermudas)

Camisas hawaianas

Pantalones tres cuartos holgados



      Embed


Comentarios Facebook