lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Conurbano Reservado
21 | 01 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La mejora de la Coparticipación para la Ciudad entusiasma a algunos intendentes

0
Comentarios


Se trata de esos intendentes bonaerenses que en un año no electoral aceptan el calificativo de "dialoguistas"

La mejora de la Coparticipación para la Ciudad entusiasma a algunos intendentes
Foto:

Históricamente se le atribuye a los radicales en general y al gobernador Alejandro Armendáriz en particular, haber resignado 6 puntos de la coparticipación que le correspondían a la provincia de Buenos Aires y vendrían a ser la madre de la desfinanciación crónica de la que adolece el principal distrito del país. En efecto, en tiempos de Raúl Alfonsín, el primer gobernador bonaerense de la recuperada democracia cedió del 28 al 22 por ciento la participación del distrito en la torta que reparte la Nación. Nunca los recuperó.

En su descargo, con el correr del tiempo los radicales trataron de contrarrestar el mito que los responsabiliza de los males bonaerenses, explicando que en el 83 no existía un régimen legal de coparticipación, y por lo tanto el gobernador Armendáriz discutía cada año el monto que le correspondía a la provincia. Y que la cesión de entonces correspondió a "una actitud de solidaridad interprovincial con un límite de los recursos a ceder", explica la entonces vicegobernadora Elva Roulet.

Lo cierto es que la Ley 23.548 de Coparticipación Federal recién se sancionó en 1988, siendo entonces gobernador un peronista: Antonio Cafiero.

Recuerda el ex diputado provincial Abel Buil que de los acuerdos que dieron origen a la ley vigente participó el propio Cafiero, y que la adhesión a esa Ley 23.548 correspondió a la Legislatura provincial, en cuyo Senado el justicialismo tenía cómoda mayoría. "Queda demostrado que el justicialismo tenía, entonces, poder de veto para avanzar con la nueva Ley de Coparticipación Federal. Si el justicialismo en la Legislatura bonaerense no hubiera aprobado la adhesión a dicha ley, la misma no tendría vigencia, pues se trata de una ley-convenio entre la Nación y la totalidad de las provincias, que requiere la adhesión por ley de cada una de las jurisdicciones".

Esa histórica aclaración viene a cuento en tiempos en que el tema de la coparticipación vuelve a ser meneado. Fue por la decisión del gobierno nacional de más que duplicar el porcentaje correspondiente a la Ciudad de Buenos Aires, lo que despertó fuertes críticas de parte de gobernadores de la oposición y previsiblemente el Frente para la Victoria de ambas cámaras. Sin embargo el poder en sí mismo que representan los intendentes peronistas de la provincia de Buenos Aires no se ha plantado en esa vereda. Prefieren en cambio ver qué partido pueden sacarle a ese nuevo status quo.

Ese es el sector que cobró importancia las últimas semanas a partir de su participación en la aprobación del Presupuesto 2016. Esos intendentes que en un año no electoral aceptan el calificativo de "dialoguistas", se animan a sugerir que así como por decreto el gobierno nacional elevó de 1,40 a 3,75 el porcentaje de la coparticipación, haga lo mismo con la provincia de Buenos Aires, de modo tal de atender ese reclamo histórico.

En ese marco el intendente Martín Insaurralde ha sugerido a través de Twitter que "así como se ocupó de la Ciudad, le pido al Presidente que nos dé a los bonaerenses lo que nos corresponde para poder crecer". En el mismo sentido el ex intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, le atribuyó al presidente Mauricio Macri haber prometido en campaña "devolverle a la provincia de Buenos Aires los 8 puntos de coparticipación que perdió durante los 80", y calculó que, a dinero del presente, serían 30 mil millones de pesos por año.

Desde el massismo, el intendente de San Martín, Gabriel Katopodis, también reclamó a través de Twitter. Habló allí de las urgencia de la Provincia para mejorar escuelas, hospitales y seguridad, y consideró "muy injusto para los 135 intendentes que hemos asumido muchas responsabilidades y necesitamos más ayuda que la Ciudad". Exigió entonces "un tratamiento equitativo de la Nación, que repare esta deuda histórica para mejorar la calidad de vida en la Provincia".

Más moderado, el intendente de San Fernando, Luis Andreotti, aceptó el beneficio para la Capital Federal, pero hizo su reclamo para la Provincia, sugiriendo que si no es a través de la coparticipación, que al menos le quiten el tope al Fondo del Conurbano. Ese poderoso elemento que fue la gran herramienta con que contó a partir del 91 Eduardo Duhalde, pero que el tiempo y la inflación licuó.Esta historia continuará.


Controversia entre senadores

Si bien quedó un poco atrás al controversia por el Presupuesto provincial y endeudamiento, ya aprobados, ante fuertes críticas del senador massista lanusense José Luis Pallares porque "La Cámpora le votó a Scioli todo en los últimos 3 años sin decir nada", su par del PJ (no camporista) Darío Díaz Pérez, expresó: "Somos compañeros, compartimos (con La Cámpora) un espacio grande y la verdad es que no me parece inoportuno que el Frente Renovador opine sobre un tema que no tiene que ver con ellos". El ex intendente de Lanús, tras breves vacaciones en Cuba, está decidido a encarrillar al justicialismo lanusense frente a su eventual rival, Julián Alvarez -ex candidato por el kirchnerismo-, y en marzo estallaría la interna donde otros también quieren asomarse de a poco, como parece ser el caso del edil Omar López.

Renuncia en Lanús

Si bien no hay confirmación oficial, por teléfonos descompuestos y otros apagados, se supo de la renuncia de la secretaria de Políticas Sociales de Lanús, Mónica Corvini y de sus dos inmediatos colaboradores. Y no han pasado 30 días hábiles de gestión. Los reflejos del intendente Néstor Grindetti, que todos los días se anoticia de algo faltante en el distrito, han visto en el doctor Emiliano Bursese -ex edil radical- y nombrado subsecretario de Gobierno, el hombre capaz de encauzar un área que viene complicada desde hace años.

Ferraresi tira dardos

El intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, emergente de los dirigentes K a todo nivel, quiere que se defina "quién está detrás del liderazgo de Cristina y quién no". Asimismo, señaló que "la gente no pregunta qué pasó con el endeudamiento o temas de gestión, la preocupación de la ciudadanía pasa por saber cuándo vuelve Cristina. Los que se quieran alinear estarán con nosotros, si no estarán en otro lado". Y, sobre la reunión de mandatarios en San Antonio de Padua, entendida como "pacto" entre una decena de sus pares, Ferraresi admitió: "Nadie me invitó y nadie me dijo nada".

Más Cambiemos que nunca

El dirigente del radicalismo de La Matanza e integrante de la Convención Provincial Enzo Gioia expresó su apoyo a la gestión que encabeza María Eugenia Vidal, al considerar que los primeros pasos "son positivos". La decisión de apoyar a Cambiemos fue cuestionada el año pasado por varios dirigentes de la UCR matancera; incluso se habló de falta de diálogo con quien fue el candidato a intendente Miguel Saredi.

Pero el respaldo se mantuvo, y el premio llegó: el secretario del radicalismo de La Matanza, Juan José Sosa, fue designado director de Tesorería de la Cámara de Senadores bonaerense, a partir de la buena relación con el vicegobernador Daniel Salvador, por lo que el apoyo desde el distrito a la gestión de Vidal parece por ahora asegurado.


Tensión por las cuentas

La mala relación entre el intendente de Morón Ramiro Tagliaferro y el sabbatellismo se agudizó esta semana, luego de que a instancias del jefe comunal, el Concejo Deliberante declaró la Emergencia Administrativa Económica y Financiera. El oficialismo justificó la medida en la existencia de una deuda por 170 millones; la mayor parte es con la empresa recolectora de residuos Urbaser, por $111 millones.

Para el sabbatellismo, el intendente macrista busca avasallar "la división de poderes y degradar la calidad institucional". Pero desde Cambiemos señalaron que la emergencia fue dispuesta porque se dejó una deuda un 1.700 por ciento superior a lo habitual "con el objetivo de dañar a esta gestión y a los vecinos de Morón. Como no ganaron las elecciones decidieron que las cuentas las pagaran otros", aseguraron.

Ex militar resistido

Un ex militar retirado que se desempeña como secretario de Seguridad le sigue provocando dolores de cabeza al intendente de Tres de Febrero Diego Valenzuela. Ocurre que las organizaciones de DDHH del distrito cuestionaron en diciembre la designación de Juan Manuel Lucioni -en la flamante área de Seguridad-, ya que lo acusan de haber defendido el terrorismo de Estado en la última dictadura.

Representantes de las entidades lograron reunirse con el jefe comunal electo por Cambiemos para transmitirle su rechazo a Lucioni, pero se encontraron con la decisión de Valenzuela de mantenerlo en el cargo. La reacción fue inmediata: protestas públicas, empezando por una realizada en la Plaza de la Unidad Nacional, frente mismo al palacio municipal.


      Embed


Comentarios Facebook