viernes 2.12.2016 - Actualizado hace
Temperatura T 30° H 48.6%
23 | 01 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

“Si disfrutás del trabajo le otorgás un valor agregado”

0
Comentarios


Orfebre y diseñador de prendas gauchescas, este vecino varelense llegó a entregarle sus trabajos a la reina de Holanda, la argentina Máxima Zorreguieta, y a un jeque árabe.

“Si disfrutás del trabajo le otorgás un valor agregado”
Foto:

Javier Emilio Ivanoff, un orfebre y diseñador de prendas gauchescas de Florencio Varela, se convirtió en un máximo exponente del costumbrismo tradicionalista recorriendo distintos festivales del país. Gracias a su talento y empeño sus trabajos llegaron hasta las manos de la Reina de Holanda, Máxima Zorreguieta.

Inspirándose en caballos, Ivanoff realiza su obra con mucho empeño y respeto por sus raíces, gracias a esas cualidades lo llevaron a dictar talleres de la Asociación Criolla Argentina.

Su trayectoria llegó a los ojos del famoso orfebre Juan Carlos Pallarols, quien le abrió la puerta para que los conozcan internacionalmente. El contacto con Pallarols nació cuando Ivanoff participaba de una muestra anual de la Sociedad Rural Argentina. 

Al respecto, el varelense explicó que, en esa circunstancia, Pallarols "observó detenidamente uno de mis cuchillos. Estaba muy interesado y preguntó quién lo había creado. Ahí nos conocimos. Quedamos en contacto".

A partir de ese momento, la relación se tornó cada vez más interesante. "Me propuso compartir algunos secretos del oficio para pulir pequeños detalles de mi trabajo y mejorar mi desempeño. Tuvimos un vínculo muy cálido. Resultó una experiencia maravillosa", recordó.

Consultado por los lugares que llegaron sus productos, explicó que "por intermedio del maestro platero Juan Carlos Pallarols, creador de los bastones presidenciales, pude obsequiarle algunas elementos de plata a la Reina de Holanda, Máxima Zorreguieta".

Además, en este sentido, fue más allá y puntualizó que "pedido más exótico lo realizó un jeque árabe que compró algunas piezas para llevar a su tierra. A través de "El Cardón", una marca de indumentaria que rescata la identidad cultural argentina, mis productos están en todo el país". 

Inspiración

El talento de Javier Emilio Ivanoff se centra en su amor por los caballos. "En mi familia, sólo mi abuelo tenía una afición por los equinos. Lamentablemente, no pude conocerlo. Creo que es algo que llevamos en los genes", confesó.

Ese amor se traduce en cuchillos, rastras, mates, hebillas y la pilcha gauchesca para los hombres de campo.

Para que un interesado compre algunos de estos productos, deben tener un encuentro previo con él. En este sentido, contó que "realizo una charla previa donde conversamos acerca de sus gustos. Me interesa saber cómo imagina el producto terminado. Una persona fanática de la serpiente yarará me encargó una faja. Entonces, diseñé sobre ella el cuerpo del animal. Intento que cada persona logre identificarse con los objetos para lucirlos con orgullo".

Finalmente, recomendó que para aquellos artistas que quieran incursionar "deben tener paciencia y amor por el trabajo". "Si disfrutas del trabajo le otorgas un valor agregado. Son detalles que influyen en el desarrollo y la evolución de la producción. Es un aprendizaje constante. Siempre hay cosas nuevas por descubrir", cerró.

Tags

Comentarios Facebook