sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Internacionales
25 | 01 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

EEUU regresa a la rutina tras la nevada que dejó 29 muertos

0
Comentarios


La tormenta cubrió el Este de Estados Unidos afectando a unos 85 millones de personas. Los residentes comenzaron a limpiar las ciudades. Advierten que la situación de miles de pasajeros varados tardará en mejorar.

EEUU regresa a la rutina tras la nevada que dejó 29 muertos
Foto:

Estados Unidos comenzaba este lunes a recuperarse de los estragos que causó el paso de la potente tormenta de nieve, bautizada "Snowzilla" en honor al gigantesco monstruo del cine, que dejó al menos 29 muertos aunque las autoridades anunciaron que las penurias para los viajeros persistirán.

La tempestad, que alcanzó magnitud histórica, cubrió el este del país el viernes y sábado con una capa de 91 centímetros de nieve, paralizando a ciudades como Nueva York y Washington y afectando a unos 85 millones de personas, la cuarta parte de la población del país.

"Esto fue una tormenta verdaderamente histórica y a pesar de que hemos hecho grandes avances todavía no hemos terminado el trabajo", advirtió el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo.

"Los neoyorquinos todavía deben evitar viajes innecesarios - se ruega tener cuidado, planificar con anticipación y mantenerse seguros", añadió.

Los decesos causados por la tormenta ocurrieron en Arkansas, Kentucky, Nueva York, Carolina del Norte, Maryland y Virginia, donde más de 200.000 hogares quedaron sin electricidad, mientras que 2.200 efectivos de la Guardia Nacional fueron movilizados.

Miles de vuelos fueron cancelados durante los tres días de tormenta en los diferentes aeropuertos de la zona afectada, según el sitio web especializado FlightAware.

Los meteorólogos dijeron que la tormenta -apodada "Snowzilla", mezcla de "snow", nieve en inglés, y el nombre del monstruo de cine "Godzilla"- dejó 56 centímetros de nieve en Washington.

Los 68 centímetros de nieve que cayeron en un día sobre el Central Park de Nueva York fue la segunda mayor acumulación desde que comenzaron los registros en 1869.

Los récords de nevascas también casi fueron batidos en las ciudades Filadelfia y Baltimore. Jonas, nombre oficial de la tormenta, estuvo acompañada de rachas de viento de más de 80 km/h.

Los fuertes vientos hicieron temer inundaciones en diversas partes de la costa atlántica, según el Servicio Meteorológico Nacional.

Las calles en varias localidades costeras de Nueva Jersey quedaron cubiertas de agua y hielo.

Tras la feroz tempestad, la naturaleza ya parecía ser más indulgente al cierre de esta edición, con pronósticos de sol y cielos azules que elevarían a cero grados Celsius la temperatura en Nueva York y en Washington.

No circular

Las autoridades también alertaron a la población que limiten en la medida de lo posible sus movimientos, e incluso advirtieron que los automovilistas serán multados si se aventuran a circular por las carreteras o a caminar por las calles cubiertas de nieve.

La mayor parte de las muertes por la tormenta se produjeron por accidentes de tráfico de conductores que circulaban por carreteras con nieve y hielo, según informa la prensa local.

Otras personas perecieron por inhalar monóxido de carbono de escapes de automóviles que estaban cubiertos por la nieve

Reabren aeropuertos

En Broadway se retomaron los espectáculos y los museos de Nueva York volvieron a abrir ayer sus puertas, mientras se continuaba despejando las grandes avenidas de la metrópolis de nieve.

En la capital estadounidense, el sistema de transporte de bus y subterráneo permanecerá cerrados al menos hasta hoy.

A pesar de la mejora del tiempo, la situación de miles de pasajeros que se encontraron varados en los aeropuertos de la región tardará en mejorar.

Los dos aeropuertos de la Washington permanecían cerrados ayer, aunque los tres de la zona de Nueva York volvieron a abrir oficialmente y durante la mañana arribaron vuelos a los aeropuertos de John F. Kennedy y LaGuardia.

También en Nueva York, las autoridades levantaron ayer la prohibición de usar vehículos, mientras que en Nueva Jersey los transportes públicos, que habían sido clausurados, volvieron a funcionar progresivamente.

Durante toda la noche del sábado un ejército de 2.500 camiones barrenieve limpiaba las calles de la ciudad. Pero temperaturas negativas, muy inferiores a las del sábado, endurecieron la nieve, dejaron hielo y dificultaron su limpieza.

"Las condiciones todavía son peligrosas para quienes quieren circular en la ciudad", advirtió Kathryn Cargia, responsable del servicio de limpieza de la ciudad de Nueva York (DSNY), en el canal televisivo CNN.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, hizo un llamado a todos los propietarios de vehículos estacionados en la calle, de esperar unos días antes de moverlos para facilitar la limpieza.

      Embed


Comentarios Facebook