viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
01 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Compartir el ADN del tango, gran excusa para reivindicar la amistad

Nicolás Clementoni
0
Comentarios
Por Nicolás Clementoni


La dupla de actores volvió a la calle Corrientes con la obra dedicada al poeta y Nelly Omar, aunque advierten: “Nosotros no hablamos cantando, o una cosa o la otra”

Compartir el ADN del tango, gran excusa para reivindicar la amistad
Foto:

Manzi, la vida en orsai, volvió a la calle Corrientes, al Teatro Tabaris. El éxito lo encabezan Jorge Suárez y Julia Calvo. Los protagonistas demostraron todo el cariño que le tienen a la obra y la emoción que les genera.

- ¿Cómo vivieron el regreso?

JS: -Genial. El espectáculo es conmovedor. La gente nos demuestra que se siente identificada. Muchos se van llorando de la emoción. Ojo, es una obra de teatro en la que hay música. Yo soy actor, no cantor. Por eso no es un musical. Nosotros no hablamos cantando, o hablamos o cantamos. En 1 hora y 20 lo que hacemos es contar la vida de Homero Manzi. Simplemente eso.

- Recibieron halagos de colegas, más allá del público...

JC: -Sí. Nuestra satisfacción es también que gente a la que admiramos nos ha venido a confesar que no hay ningún "pero" en la obra. Por ejemplo, en la primera etapa Horacio Ferrer, León Gieco, Antonio Gasalla, Raúl Lavié, Amelita Baltar y Guillermo Fernández. Éste me dijo: "Yo canté todo lo que ustedes cantan sobre el escenario, lo que hicieron es recordarme por qué".

- Ustedes tienen unión familiar, ¿cómo se dio la laboral?

JC: -Fue Jorge quien pidió que yo tenía que ser Nelly Omar, quien fue inspiración de Homero para muchas de sus canciones. Es que somos muy amigos, yo soy la madrina de su hija Violeta. La vi nacer, como también al más grande, Agustín. Tenemos más años de amistad que de conocernos, jaja. Jorge le había dicho a Betty Gambartes que quería canturrear. Ella pensó en Manzi y surgió esta maravillosa obra. Yo soy actriz, no cantante. Pero este Manzi es un entramado entre canto y actuación, una filigrana de cómo decir cantando. Aparecen Sur, Malena y Barrio de tango son acuarelas que aparecen pintadas en el escenario.

JS: -Julia Calvo es un referente de la alegría de trabajar juntos. Nelly Omar es Julia y Julia es Nelly Omar. Me siento como en casa actuando junto a ella y con Néstor Caniglia. Entre los tres reivindicamos a la amistad.

- ¿Cómo es la relación de ustedes con el tango?

JC: -Soy rockera. Me gustan Yes, Pink Floyd y el rock nacional, pero Javier Calamaro y Pappo cantaron tangos. En casa, a mamá le gustaba el tango, a papá, el jazz. En mis espectáculos, Juan Vattuone hacía "Última curda". Eso me movilizó y lo empecé a bailar. Es fantástico. Nuestro. Lo llevamos en el ADN.

JS: -Soy un tipo de barrio. El tango está conmigo desde que nací. Es mi familia. Nací en una fonda de Villa Crespo. Aprendí a caminar entre los barrotes del lugar. Allí comían más de 300 personas por día y mi madre (Lila Narváez) era quien cocinaba. Lo hacía escuchando la radio. ¿Y qué sonaba? Tangos. Ella escuchaba mucho a Lionel Godoy.

- ¿Y con Homero Manzi?

JS: -Manzi es la calle, el barrio, el encuentro con amigos y vecinos. Nos da identidad como porteños y como argentinos. Era un tipo comprometido políticamente, apasionado.

JC: -Lo admiro. Manzi dijo alguna vez que no escribió nada que no haya vivido. Él hace una enumeración de lo que siente. Te guste o no el tango, la poesía te mete en su mundo, en esas lunas, en esos arrabales. También admiro a Spinetta, pero es otra poesía, con metáforas.

- ¿Qué hacen fuera del trabajo?

JC: -Antes no soportaba el ocio. Ahora sí, hago caminatas y pileta. Si el día pinta no me da culpa descansar. Tranquila, relax. Y encima dejé de fumar hace tres meses.

JS: -Yo cultivo orquídeas. Es mi punto de contacto con la naturaleza. Me permite desconectarme con el aquí y el ahora. También, la música, el cine, los amigos.

      Embed



Comentarios Facebook