lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
30 | 01 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El Vasco pone cinco defensores en Mendoza

Leandro Gavira
0
Comentarios
Por Leandro Gavira


Pablo Pérez no viajó por una molestia y el técnico decidió poner un 5-3-2. Con la pelota, seguramente, defienda con tres o cuatro, pero sin ella, habrá cinco, ya que Peruzzi y Fabra no son mediocampistas

El Vasco pone cinco defensores en Mendoza
Foto:

Boca necesita ganar para quedarse con la Copa Luis Nofal. Es más, ni siquiera se aseguraría el trofeo logrando el triunfo, ya que si lo hace por un gol irá a penales.

Así y todo, y ante la necesidad de imponerse ante River en Mendoza, Rodolfo Arruabarrena sorprendió con un planteo táctico más defensivo que el de costumbre.

Para cuidar a Pablo Pérez, que padece una pequeña molestia muscular y ni siquiera viajó, el entrenador decidió cambiar el esquema y no reemplazarlo por un volante. De esta manera, el Xeneize parará un inédito 5-3-2.

Si bien algunos hablan de un 3-5-2, soltando incluso a Nicolás Lodeiro para hacer una especie de enganche, hay que decir que los futbolistas que irán por las puntas, son defensores natos. Ni Gino Peruzzi, ni el debutante Frank Fabra, son mediocampistas, con lo cual, está claro que serán cinco los defensores que estarán en el once inicial. Aclarado este punto, seguramente se dará un equipo cuando los de La Ribera tengan la pelota, y otro cuando le toque organizar juego al adversario.

Cuando la posesión sea del conjunto boquense, es probable que uno de los dos laterales, tanto Peruzzi como Fabra (quizás en algunas jugadas hasta los dos), se sumen a la línea de volantes. Esto permitiría que Lodeiro sea enlace y que Marcelo Meli y Andrés Cubas queden como doble cinco. Con ese panorama, en el fondo sí quedarían los tres centrales que serán el pibe Christian Moreno, Fernando Tobio y Alexis Rolín.

A pesar de eso, cuando la pelota esté en los pies de los millonarios, seguramente habrá cinco futbolistas en línea, esperando para ver qué propone el rival. Ahí, Lodeiro se parará como volante izquierdo, para ayudar a Meli y Cubas en la zona de recuperación. Arriba, siempre quedarán Carlos Tevez, un poco más retrasado para intentar juntarse con el uruguayo, y Andrés Chávez, más de punta, ya que Daniel Osvaldo tampoco viajó.

Quizás, ante la falta de Daniel Díaz y Jonathan Silva, por estar suspendidos, el técnico prefiere reforzar la última línea. Es que la misma viene dejando mucho que desear. No por nada, en cuatro partidos del verano, la valla propia fue vulnerada en siete ocasiones (cuatro con Racing, una con River y dos con Estudiantes). A favor del entrenador, hay que decir que ante la baja de Pablo Pérez, no hay otro futbolista de los que haya viajado, que pudiese cumplir con su función.

Igualmente, podría haber retrasado a Alexis Messidoro para que juegue por allí o poner a un volante como Federico Bravo, al que no suele utilizar. Tal vez, hasta podría haber parado un 4-3-3, con Cristian Pavón o Sebastián Palacios. En el año pasado, muchas veces utilizó ese esquema, pero finalmente se decidió por un planteo más cauteloso, a pesar de que necesita ir a buscar el triunfo.


      Embed

Comentarios Facebook