martes 6.12.2016 - Actualizado hace
El Defensor de los Consumidores
30 | 01 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Derecho del usuario a dar de baja un servicio

Pablo Chamatropulos
0
Comentarios
Por Pablo Chamatropulos


Muchas veces ocurre que ante el pedido de solicitud de baja de cualquier servicio la empresa nos pone trabas o requisitos que son además de incómodos ilegales, ya que ni siquiera la existencia de una deuda es una limitación al derecho que tenemos todos de finalizar un vínculo contractual.

Derecho del usuario a dar de baja un servicio
Foto:

Que exista la deuda, y que la empresa tenga todo el derecho de reclamarla por la vía que estime conveniente (incluso judicial) no da a lugar a retener al cliente más allá de su voluntad.

En algunos casos, puede existir un plazo de preaviso o de estancia mínima en el servicio, pero ello no impide que se requiera, anticipadamente para que vencido ese plazo opere automáticamente la rescisión contractual, es decir que el usuario no deberá llamar de nuevo sino que la baja se le tomará para cuando este contractualmente habilitado para operar la baja.

Si no hay contrato que lo regule, la baja tiene que ser inmediata.

La dificultad para cancelar un producto o servicio sigue siendo una de las principales denuncias de los usuarios contra las entidades bancarias. Veamos algunos casos, sólo a modo de ejemplos.

Laura logró obtener un préstamo hipotecario, después de meses de espera. El crédito lo solicitó junto a su marido para terminar de pagar su vivienda. La pareja quedó satisfecha con el monto y el plazo otorgado. Pero algo en la letra chica que al principio no los preocupó terminaría generándoles un problema.

El banco les ofreció un paquete de productos asociado al préstamo: una tarjeta de crédito y una cuenta corriente, además de la caja de ahorro en la que se debitarían las cuotas. 'Se lo bonificamos por un año', les dijeron, para que accedieran a realizar la operación. Pasado el año, la pareja aún no pudo deshacerse del paquete y los gastos ya están corriendo. Además del costo financiero total del crédito, pagan $180 por mes por gastos de mantenimiento.

Susana trabaja en una empresa. Hace menos de un año sus empleadores acordaron cambiar la entidad financiera a través de la cual pagan los salarios a sus trabajadores. En ese entonces, agentes del banco concurrieron a la compañía para brindar información y evacuar consultas a los futuros clientes.

Susana no obtuvo una respuesta convincente cuando preguntó por qué, además de su cuenta sueldo, le habían asignado una cuenta corriente.

'El paquete acordado con la empresa es éste', le informaron. 'Si usted no desea hacer uso de los demás productos, no se le cobrará costo alguno', explicaron. Sin embargo, más de una vez a Susana le aparecieron débitos en su cuenta corriente, que nunca utilizó, y aún no consigue que el banco la cancele.

Ejemplos como estos abundan en la Argentina. Y según los datos que manejan varias asociaciones de defensa del consumidor, uno de los principales motivos de reclamo son las trabas que imponen los bancos cuando el cliente quiere dar de baja un producto o servicio. Por su parte, del otro lado del mostrador los voceros de las entidades financieras sostienen que las cancelaciones se producen (en la generalidad de los casos) en forma inmediata.

Pero, ¿qué podemos hacer cuando nuestros trámites de baja no fluyen con la armonía y velocidad que esperamos? En primer lugar, el usuario debe leer con la mayor atención y hasta el final el contrato que se está firmando.

A menudo los bancos exigen que el cliente se presente personalmente en determinada sucursal para cancelar un servicio o producto. A veces, hasta imponen un tiempo: hay casos en que se exige hasta tres meses de anticipación para el pedido de cancelación.

No obstante, a partir de la modificación de la Ley 24.240, el usuario puede cancelar un producto o servicio telefónicamente o por fax, sin ningún otro trámite o requisito adicional. Sin embargo, muchos consumidores denuncian que los bancos casi nunca respetan esta ley.

En muchas ocasiones las 'cuentas sueldo' resultan ser la carnada perfecta para este tipo de abusos. Hay numerosas denuncias de que una vez que el trabajador queda desvinculado de la empresa, los bancos siguen cobrando el mantenimiento de la cuenta. Además, algunas entidades suelen adjudicar un paquete de productos con la misma cuenta sueldo.

En este sentido, hay una resolución muy clara del Banco Central (BCRA). Si una cuenta sueldo no se dio de baja por parte del empleador en el momento de la desvinculación, el banco cubre hasta los seis meses posteriores. Pasado ese lapso automáticamente la entidad debe cancelarla, sin ningún tipo de costo para el cliente. Por otra parte, no es obligación del cliente aceptar otro producto que no sea la caja de ahorro. Según la normativa del BCRA, la cuenta sueldo consta de una caja de ahorro simple y gratuita para el trabajador.

defensadelconsumidor@dpopular.com.ar

      Embed


Tags

Te puede interesar

Multa contra empresa de alarmas

El Defensor de los Consumidores

Multa contra empresa de alarmas

.

Comentarios Facebook