viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Quilmeño
02 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Médicos municipales lograron salvarle la vida

0
Comentarios


Profesionales de salud privados no acertaron con el diagnóstico, pero fueron clínicos del servicio de emergencia comunal los que le permitieron superar el difícil trance y consiguieron su internación

Médicos municipales lograron salvarle la vida
Foto:

Sol Manuel Castro padeció un cuadro de neumonía mal diagnosticado que según sus propias palabras "casi le cuesta la vida". La rápida intervención del CEM (Coordinación de Emergencias Médicas) y Bomberos Voluntarios de Berazategui, resultó crucial para lograr su estabilización y posterior traslado que lo alejaron de la muerte.

Hace cuatro años, a este vecino le diagnosticaron Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), un severo trastorno que causa dificultades en la respiración. El cuadro se agravó todavía más con una neumonía que lo tuvo a maltraer y puso en serio riesgo su estado de salud.

Tan es así que Castro comenzó a percibir síntomas inusuales, motivo por el cual solicitó asistencia de un médico a domicilio. Sin embargo, todo parecía complicarse con el correr de las horas. "Sentía mucho calor, sudor, dolores en todo el cuerpo; casi no podía respirar. Vino una médica que me recetó unos medicamentos, pero a los dos días me sentía peor. Pedimos una ambulancia con oxígeno porque ya no podía ni respirar", explicó Castro.

Equivocaciones

Asimismo, detalló que tras ese episodio " vinieron unos doctores y me dijeron que la médica anterior se había equivocado con la medicación, entonces me recetaron otros remedios. Pero a las 48 horas mi situación había empeorado más que nunca; además de la insuficiencia respiratoria empecé a ver luces como si fueran explosiones, me desesperé y le dije a mi señora 'no doy más'".

Frente al dramático escenario y en medio de la desesperación, la esposa de Castro, Nora Sánchez, acudió al CEM. Tal decisión, en definitiva, terminó siendo crucial para lograr la estabilización de Sol Manuel, ya que "en siete minutos llegó un móvil totalmente equipado, con dos médicos y un camillero que lo asistieron de inmediato".

En concreto, fueron los clínicos del servicio municipal los que lograron asistir a Castro y determinaron que su cuadro requería internación de manera urgente, aunque existía un inconveniente: las clínicas lo admitían a través de su cobertura médica; el paciente debía llegar en un móvil de su obra social.

Ante esta realidad, los especialistas del CEM establecieron diferentes llamados demandando a diferentes centros de salud el ingreso del paciente. "Insistieron incansablemente hasta que consiguieron el traslado al Centro Médico San Martín de Ezpeleta. Para nosotros fue un triunfo cuando nos dijeron que habían logrado la internación", recordó Nora.

Pero la situación seguía exigiendo un esfuerzo aún mayor. Una vez que los médicos consiguieron la derivación, se encontraron con otro problema: Castro vive en un primer piso y el descenso por la estrecha escalera de su vivienda en su delicada situación resultaba muy difícil.

Para solucionar el nuevo inconveniente que se presentaba, los profesionales solicitaron asistencia a Bomberos. "Eran cuatro ángeles que me bajaron", dijo Manuel sobre los voluntarios que lo asistieron hasta ubicarlo en el móvil municipal. En este sentido, el vecino volvió a manifestar su profundo agradecimiento a todas las autoridades municipales, subrayando también el trabajo de los expertos que le permitieron salir de este duro trance.

      Embed

Comentarios Facebook