sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Reino animal
02 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Los colibríes pueden ser una visita muy agradable

Graciela Pitta
0
Comentarios
Por Graciela Pitta


Los jardines que tengan ciertas condiciones que se adapten a sus necesidades, suelen ser visitados por colibríes. Observarlos y suministrarles alimento puede resultar una actividad estimulante. Algunos consejos para hacer preparados que atraigan a estas pequeñas y maravillosas aves que obtienen, del néctar de las flores, una alimentación rica en energía por ser de azúcares simples.

Los colibríes pueden ser una visita muy agradable
Foto:

Los colibríes son aves que suelen visitar los jardines con ciertas condiciones que se adaptan a sus necesidades. Observarlos y suministrarles alimento puede resultar una actividad diaria muy estimulante.

Aunque los colibríes se alimentan principalmente de néctar de flores para obtener las calorías que les permiten volar moviendo las alas a una gran velocidad, las proteínas las obtienen de pequeños insectos que suelen cazar cuando estos pululan cerca de alguna rama o alrededor de las flores. Al consumir el néctar de las flores, obtienen una alimentación rica en energía por ser de azúcares simples, y es la que posibilita su estilo de vuelo muy exigente, con hasta 80 aleteos por segundo como récord. Los colibríes son atraídos especialmente por las flores de color rojo o naranja brillante, a las que se acercan especialmente para obtener el néctar que les permita volar.

Es posible recibir la visita de estas aves si se habita en alguna región de América, generalmente cerca de zonas con vegetación.

Si se les suministra alimentos de su agrado, no tardarán en acercarse nuevamente por el jardín de la casa. Se puede preparar alimento para colibrí fácilmente para darles las reservas que necesitan para continuar volando, a través de una solución azucarada que simule el néctar que acostumbran consumir cuando meten el pico dentro de las flores.

Para preparar el alimento se necesitan 4 tazas de agua que se pondrá a hervir hasta llevar al punto de ebullición y 1 taza de azúcar respetando las proporciones de las tazas de agua. Luego hay que añadir el azúcar al agua caliente y mezclar hasta obtener una solución homogénea en la que no se note saturación. Dejamos enfriar a temperatura ambiente y no agregamos ningún colorante o saborizante en la mezcla, ya que el néctar de las flores que consume el colibrí de forma natural es transparente.

Si se desea llamar la atención de los colibríes, se puede utilizar un bebedero diseñado especialmente para ellos, con colores llamativos como el rojo, ya que generalmente ellos se acercarán a las flores con esos colores. Cuando se consiga que varias de estas aves pasen cerca de la casa para "recargar su energía" se tendrá asegurada su agradable visita. Conviene saber que es necesario que haya vegetación alrededor de la casa, si se desea que los colibríes se queden un tiempo. Conviene tener en cuenta que el ruido los espanta, por eso debe ser un jardín tranquilo. Viviendo en la ciudad, suele resultar bastante difícil atraerlos. Sin embargo un jardín que les proporcione refugio, ramas para posarse, alimento y lugares para anidar, será más visitado que una casa unifamiliar o un departamento en el bullicio de una ciudad transitada. Para atraerlos, también se pueden plantar en el jardín una gran variedad de flores, incluyendo las plantas propias de la región, porque lo más probable es que los colibríes que viven allí estén adaptados a ellas.

No es necesario comprar soluciones comerciales que contengan vitaminas y minerales, porque la preparación azucarada en casa bastará para que obtengan energía para llenar sus reservas antes de emprender el vuelo nuevamente. Lo que si es necesario es cambiar el líquido azucarado con frecuencia, renovarlo antes de que se vea turbio, y observar que la solución sea transparente. Además hay que cambiarlo para evitar que se formen bacterias, se sature, o se acumulen tantos mosquitos que los colibríes ya no se acerquen al bebedero ni para comérselos.

Lo ideal si se dispone de tiempo, sería una renovación periódica, en climas cálidos el líquido debe cambiarse cada tres horas y por lo menos cada seis en zonas de frío, además debe lavarse el bebedero con agua caliente, pero sin detergente ni jabón porque pueden ser tóxicos para las pequeñas aves, si queda algún resto, además que no se alimentarán de un bebedero que huela a jabón.

Se requiere mucha constancia y también paciencia

Atraer los colibríes al jardín es una tarea para la que se necesita constancia y mucha paciencia, debido a que son aves que se espantan con bastante facilidad si escuchan ruidos fuertes o bullicio de gente. Los bebederos son ideales para que comiencen a llegar al lugar, y habrá que colocarlos estratégicamente.

Se pueden comprar bebederos en algún comercio, los mejores son los que tienen una base con colores llamativos como un rojo intenso, y que se limpia y desarma fácilmente.

Es posible que los colibríes tarden en aprender a usar el bebedero y a reconocerlo como un lugar de parada para recargar reservas, porque no los conocen y además hay modelos diferentes, y algunas aves están más familiarizadas con un tipo que con otro.

El mejor lugar para poner el bebedero es cerca de algunas ramas que puedan utilizarlas como percha y que no estén ubicadas demasiado cerca de una ventana porque pueden chocar y lastimarse.

Si se desea que esté cerca de una ventana, convendrá poner señales para que la identifiquen como una barrera sólida que no pueden atravesar.

Hay autoadhesivos para ventanas, o una cortina será suficiente. Si el lugar les gusta y no se asustan por movimientos bruscos, ruido o presencia de muchas personas será muy posible tener la suerte de que lleguen a anidar en algunas ramas que consideren más apropiadas.

      Embed


Tags

Comentarios Facebook