martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Quilmeño
03 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Ladrones controlan los movimientos de la Policía para atacar

Walter Leguizamón
0
Comentarios
Por Walter Leguizamón


El intento de robo a una fábrica de pinturas de Quilmes puso en evidencia que las bandas delictivas están un paso adelante. Las fuerzas de seguridad, llamativamente, no toman cartas en el asunto y continúan en desventaja.

Ladrones controlan los movimientos de la Policía para atacar
Foto:

El intento de robo a una fábrica de pinturas en Quilmes puso en evidencia que los delincuentes están un paso adelante de la Policía, ya que los integrantes de la banda contaban con un equipo de comunicación que captaba la frecuencia radial de los patrulleros, lo que les permitió huir del lugar antes de la llegada de los efectivos.

Un grupo comando, integrado por al menos cinco sujetos, protagonizó un frustrado robo en la planta de Pinturas Quilmes S.A, ubicada sobre avenida Centenario al 3000. Según el dueño de la empresa, los malvivientes portaban un handie que interceptaba la frecuencia radial de la fuerzas de seguridad.

No es la primera vez que se denuncia este tipo de situación, pero no deja de sorprender que las autoridades policiales no hayan tomado cartas en el asunto, para evitar que las bandas logren escapar.

El intento de asalto a la pinturería se produjo en la mañana del lunes, cuando los malvivientes observaron que un empleado había dejado el portón de entrada abierto. 

En diálogo con El Quilmeño, el propietario, Norberto Llamas, ex candidato a intendente por la Unión Cívica Radical en 1991, relató cómo fue el ataque. "Eran cinco delincuentes, pero cuatro fueron los que entraron con pasamontañas y armados con pistolas 9 milímetros. El restante se quedó como 'campana' y en su mano tenía un handie que detectaba la frecuencia radial de la policía", detalló.

"Una vez en el interior -continuó- obligaron a todo el personal a dirigirse hacia la parte de atrás y golpearon al químico, que había llegado tarde. Al él le pegaron una piña y una patada y luego lo mandaron con nosotros. Éramos 12 lo que estábamos viviendo ese momento de terror", añadió. 

Asimismo, el empresario señaló que los atacantes "empezaron a revolver todos los cajones preguntando "dónde estaba el dinero de los sueldos". "Parece que alguien le pasó un dato equivocado, porque los salarios están bancarizados", reveló.

"Según las cámaras de seguridad que tenemos -agregó- los ladrones estuvieron 4 minutos, hasta que 'la campana' empezó a gritar que estaba cerca la Policía".

      Embed


Comentarios Facebook