sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
03 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Nazarena: “Volví a la Villa a sanarme y a transpirar la camiseta”

Karim González
0
Comentarios
Por Karim González


Tras curar los fantasmas de lo que fue el último escenario que habitó con su malogrado marido Fabián Rodríguez, Vélez aceptó volver a su querida localidad serrana para trabajar en una comedia con Claribel Medina.

Nazarena: “Volví a la Villa a sanarme y a transpirar la camiseta”
Foto:

CARLOS PAZ.- Definitivamente mucho más recompuesta de sus dolores, entera a la hora de repensar su momento, de apostar al trabajo de manera distinta y de evitar quebrar en llanto con cada palabra, Nazarena Vélez volvió a emprender una temporada en Villa Carlos Paz tras lo que significó la ciudad como último escenario que habitó con su marido Fabián Rodríguez, quien pusiera fin a su vida en marzo de 2014.

Con la emoción más contenida y una sanación que dice experimentar de a poco, esta vez eligió dejar de lado la comedia pasatista con elenco numeroso para arriesgarse a una propuesta más minimalista en Eramos tan Amigas, la pieza que recrea junto a Claribel Medina. "Voy llevando la temporada. Como puedo, como se puede. Acompañada por amor, por mucho amor de parte de mis 3 hijos que es lo más importante que tengo en la vida y que me ha dado Dios. Soy una bendecida en ese sentido. Para mí era sanador venir acá. Yo conozco Córdoba de chica. Mi papá es cordobés de Salsipuedes y yo vengo a Córdoba desde que estoy en la panza de mamá. Hay mucha nostalgia, mucho amor, muchos recuerdos de todo tipo y relacionado con las personas más amadas de mi vida. Yo aquí vine embarazada de Thiago, quedé embarazada del Chino", cuenta la rubia más mediática decidida a cerrar heridas y a mirar para adelante.

"Estoy viviendo con nostalgia pero con mucha fuerza y la verdad es que esta comedia a mí me hace mucho bien. La elección de no estar en un elenco multitudinario peleando el primer puesto de la taquilla en boca de todo el mundo y qué sé yo, es parte de la sanación. El año pasado no la había pasado del todo bien. No es culpa de nadie, es la propia elección y uno tiene que hacerse cargo. Por eso cuando me hicieron esta propuesta no lo dudé. Era el momento", asegura. "Es la primera vez que hago este tipo de género que es difícil para cualquier actor: pasar de mucha risa, de mucha complicidad entre los actores, al drama. Gracias a Dios me ha tocado una compañera impresionante como Clari, con un oficio muy pocas veces visto, que tiene la generosidad de dejarme la comedia servida en bandeja como para hacerme mucho más fácil el laburo", sostiene de la trama que cuenta la historia de dos amigas de toda la vida que, en medio de una mudanza por el divorcio de una de ellas, recordarán anécdotas, revelaciones disparatadas y un agrio secreto.

"Esta es una obra muy intensa, inclusive desde el humor es muy intensa. Hablada desde las entrañas de dos mujeres, la verdad de lo que les pasa a dos mujeres y las mujeres se sienten identificadas en varios momentos", describe Naza de la novedosa experiencia de Eramos tan Amigas, que se presenta en la Sala La Escondida del Teatro Coral lunes y martes y el resto de los días en gira por Santa Rosa de Calamuchita, Alta Gracia, La Falda, La Calera, Mina Clavero y Río Ceballos. "Nosotros vamos a buscar a la gente. No esperamos que vengan a tal lugar", puntualiza Vélez sobre su periplo junto a Claribel Medina. "Transpiramos la camiseta, le ponemos el alma. Acá hay en el escenario unos canastos del final de una mudanza y nosotras dos poniéndole el alma a la comedia. Es mucho trabajo, es un ping pong permanente entre nosotras dos", dice la chica que ya viene de una temporada similar con Atilio Veronelli en Los Cuentos de Fontanarrosa pero con otro tenor. La pieza que reúne a estas dos actrices tan disímiles en suelo cordobés, antes montada con Adriana Salgueiro, retrata los pormenores de dos amigas con sus bondades y también sus temibles puntos oscuros. La madre de la hoy en ascenso Barbie Vélez dice hacer un culto a la amistad, pero a su manera.

"Yo creo que la amistad es fundamental. En mi caso son mis hermanas, por elección. No es algo impuesto. Por elección yo elegí a mis hermanas como mis mejores amigas. Acá se juega algo oculto, un secreto y una sensación de traición. Destaco mucho el trabajo de Ernesto Medela como director porque en este caso la que traiciona soy yo. Y aunque Ernesto nos decía que no utilicemos la memoria emotiva a mí se me venía en la cabeza la figura de mis hermanas. Y yo decía: '¿Cómo le voy a hacer esto a mi hermana?'", se ríe con fuerza. "La verdad es que pudimos hacer un laburo muy lindo durante todo el tiempo de ensayos. Después de la obra nos vamos a comer con Clari o nos quedamos hablando en el camarín sobre la obra y vamos descubriendo todos los días cosas nuevas con los personajes. Yo estoy subyugada con el laburo de Claribel. Ella hace ahora el personaje que hacía antes Adriana así que toda la comedia es nueva para las dos. Y me parece que lo más interesante incluso para una mujer tan experimentada como Claribel es que tenemos que hacer un cambio radical. De estar riéndonos durante 55 minutos a cambiar de clima y pasar por todas la emociones en un desenlace dramático", cuenta con gracia Nazarena


      Embed




Comentarios Facebook