jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
04 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

A 20 años de una muerte sin culpables ni justicia

0
Comentarios


A dos décadas de aquel febrero de 1996, los padres de la nena sostienen que la Corte Interamericana de Derechos Humanos es "la única esperanza" para que se haga justicia. La causa quedó impune por prescripción.

A 20 años de una muerte sin culpables ni justicia
Foto:

Al cumplirse el vigésimo aniversario de la muerte de la niña Marcela Brenda Iglesias, quien falleciera al ser aplastada por una escultura en el Paseo de la Infanta de los bosques de Palermo, sus padres sostienen que la Corte Interamericana de Derechos Humanos es "la única esperanza! que mantienen para que se haga justicia, ya que la causa quedó impune por prescripción de la misma.

"Veinte años no es nada si lo vemos desde el punto de vista de la Justicia, que no la hubo y no hizo nada por la muerte de nuestra hija. Pero es mucho si pensamos en esta lucha que llevamos día tras día, año tras año', señaló Nora Ribaudo, madre de la pequeña, de entonces seis años e hija única en el matrimonio que conforma con Eduardo Iglesias.

En tal sentido, denunció que su reclamo "no es escuchado, ni a nivel nacional, ya que la Corte cerró el caso, ni todavía a nivel internacional, debido a que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos no se expide, ni lo eleva a la Corte Interamericana".

Cabe recordar que en horas de la tarde del 5 de febrero de 1996, Marcelita Iglesias aguardaba con dos compañeritas de la colonia de vacaciones del Banco Hipotecario para poder subir a un pelotero instalado en el Paseo de la Infanta (en la zona de El Rosedal de los Bosques de Palermo), cuando una escultura de dos metros y medio de alto y 250 kilos de peso se desprendió de su base provocándole la muerte instantánea y lesiones graves a otras dos nenas. El expediente por "homicidio culposo y lesiones culposas" llegó a tener 6 procesados: el escultor Danilo Danzinger; la dueña de la galería que tenía esta obra en exhibición, Diana Lowerstein; y los funcionarios municipales Héctor Torea, Antonio Mazzitelli, Juan Carlos Fabale y Marco Pasinato. Las pericias demostraron que la estatua estaba en evidente estado de oxidación y corrosión; y que se encontraba soldado a la base sólo uno de sus cuatro extremos.

'Nadie se explica cómo teniendo a todos los responsables identificados nunca se llegó al debate oral y cómo la jueza les permitió que presentaran 117 recusaciones y apelaciones para demorar todo', apuntó la mamá de la víctima, agregando que "por fin, cuando ya no encontraban más recursos, se cambió la ley de prescripción y la aplicaron retroactivamente, dejándonos sin juicio. Ahí sí que actuaron con urgencia y a toda esta injusticia y corrupción la cubrieron con un manto de impunidad". En consecuencia, la causa prescribió en 2005, en virtud de una ley sancionada ese mismo año -la 25.990- que modificó el Código Penal achicando los plazos de prescripción. Si bien, posteriormente, la querella apeló ante la Cámara Nacional de Casación Penal y la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que confirmaron el fallo de primera instancia. Por eso, en 2008 los padres presentaron una demanda contra el Estado argentino en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. "Tenemos derecho a que haya un juicio, a saber quiénes fueron los responsables", afirmó Nora Ribaudo, al mismo tiempo que el abogado Daniel Stragá, que representa a la familia Iglesias ante el tribunal internacional, detalló que "consideramos que se violaron los artículos 8 y 25 del Pacto de San José de Costa Rica, que establecen el derecho a un juicio que sea rápido, eficiente y adecuado, como no sucedió". "La demanda ya fue admitida por la Comisión Interamericana y hace dos años (los representantes del Estado) tratan de llegar a una solución amistosa, pero nosotros rechazamos cualquier conciliación y ahora estamos esperando una resolución que abra el juicio ante la CIDH', precisó el legro.

Los padres de la niña, en su larga lucha, están decididos "a nunca bajar los brazos. Por Marcela y para que en el futuro no pueda ocurrir, porque al no haber condena, siguen sucediendo muertes evitables". 'Desgraciadamente, hasta ahora no cambió nada. Hace un par de años, en día del aniversario de Marcelita, estaba mirando la televisión y veo que había caído una pared que mató a 10 bomberos que estaban apagando un incendio en el depósito de la firma Iron Mountain en Barracas. Me agarró una angustia terrible y no podía parar de llorar", apuntó Nora Ribaudo.


      Embed


Comentarios Facebook