sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
05 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Milito-Bou y la pelea menos pensada en la Academia

Mariano Burgarel
0
Comentarios
Por Mariano Burgarel


En un año y medio, fueron socios del gol, para un momento exitoso en Racing. Pero en México, hubo insultos y se invitaron a pelear: “Nos puteamos un ratito, pero al final lo pudimos arreglar”, dijo la Pantera. ¿Terminó ahí?

Milito-Bou y la pelea menos pensada en la Academia
Foto:

Fue la pelea menos pensada. Porque Milito retó a Bou, por su egoísmo para desarrollar un contraataque, cuando tenía compañeros libres para descargar el balón. Y la Pantera no bajó la cabeza y contestó con un "andá..." que desató la ira del Príncipe, a tal punto que en el terreno de juego intercambiaron insultos y se invitaron a seguirla, peleando en el vestuario, algo que finalmente no sucedió, por la intervención de sus compañeros y porque los delanteros referentes de la Academia tuvieron tiempo para contar hasta diez, para no llenar de dramatismo una típica discusión futbolera.¿Habrá quedado ahí?

Desde siempre, Milito destacó hasta el cansancio la humildad de Bou, y desde el otro lado, el gran goleador que descubrió Racing en el último año y medio, valoró estar "al lado de un ejemplo, que me ayuda a crecer". Pero las flores, un día quedaron de lado, y en medio del estadio del Puebla, se tiraron con todo, porque hubo insultos, amenazas y casi se van a las manos.

"La verdad es que nos puteamos un ratito. Lo bueno es que fue sólo una discusión de fútbol y lo pudimos terminar arreglando bien", relató Bou, aunque las imágenes que dejaron en el final del primer tiempo con Puebla, no se pueden disimular, porque de un reto de Milito, se pasó a un cruce de insultos, y el Príncipe le dijo "vamos al vestuario", con ánimo de arreglar la disputa lejos de la palabra.

El cortocircuito fue evidente, para propios y extraños, Milito salió disparado al camarín y cuando Bou iba detrás suyo, aparecieron en escena Camacho y Voboril, para frenarlo, para intentar enfriar la situación, totalmente inesperada, porque Racing estaba empatando, en la altura, y no hay motivos para grandes reproches, y menos para Bou, que era la gran figura de la noche, más allá de que en esa acción puntual, el capitán de Racing tenía razón. Ahora, a Sava le quedará la misión y la muñeca para hacer que esto quede apenas en una anécdota y no deje heridas para el futuro.

      Embed

Comentarios Facebook

Anterior Siguiente