miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
General
07 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Los 5 conflictos que atentan la buena convivencia en un edificio

0
Comentarios


Son varios los problemas a los que se enfrentan los vecinos de un consorcio de la Ciudad de Buenos Aires, como los ruidos molestos, el aumento de las expensas y hasta los incovenientes que acarrea vivir en una planta baja

Los 5 conflictos que atentan la buena convivencia en un edificio
Foto:

Los habitantes de un edificio de la Ciudad de Buenos Aires tienen que lidiar con varios problemas mientras ocupen un departamento. Los ruidos molestos, vivir en la planta baja, los espacios compartidos, el aumento de las expensas y la falta de atención de los administradores son algunas de las quejas comunes que recorren los pisos del consorcio.

En el libro "Anécdotas de un Administrador de Consorcios", Mariel Kernes, enumera una serie de problemas con los que lidian diariamente los inquilinos, que recurren a la administración con el fin de que éste participe como mediadora.

Kernes asegura que en Buenos Aires existen más de 5.400 administraciones que se encargan de contratar al personal que trabaja en un edificio para su limpieza y mantenimiento, pero también intervienen en los problemas personales que se generan entre los habitantes de los distintos departamentos.

"Administrar es mucho más complejo que solucionar problemas edilicios, tratar con gremios, organizar los trabajos de los encargados, administrar los gastos, pagos, preparar las expensas. Administrar también es mediar y solucionar los conflictos vecinales", comenta Kernes.

El primer lugar en el listado de quejas es para los ruidos molestos, como el volumen excesivo de la TV, la música e incluso conversaciones privadas, fiestas en días de semana hasta altas horas de la madrugada y mudanza de muebles.

Le continúa el problema de vivir en la planta baja, ya que a los habitantes de ese espacio le llegan las cosas o basura que otros vecinos de más arriba tiran por las ventanas.

En tercer lugar se encuentra el conflicto que generan los espacios compartidos, como por ejemplo la falta de limpieza de lugares comunes como el salón de usos múltiples (SUM), la pileta, o dejar elementos personales en dichos espacios, como las bicicletas en el palier.

El aumento de expensas es el cuarto y la falta de atención de los administradores se ubica en el quinto.


      Embed


Comentarios Facebook