sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Política
09 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El gobierno asegura que el asado debe costar 90 pesos

0
Comentarios


El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, aseguró ayer que el precio de la carne "ha bajado sustancialmente", aunque aclaró que sigue "caro" ya que el kilo debería costar 90 pesos.

El gobierno asegura que el asado debe costar 90 pesos
Foto:

Según el ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile, el asado "llegó a estar a 140, 150 y 160 pesos", pero "el precio ha bajado respecto de eso, en alrededor de un 20% y se vende entre 110 y 105 pesos". "A nuestro entender, ese valor todavía sigue siendo alto porque el precio de salida de industria de la costilla es de 65 pesos por kilo", señaló Buryaile, en declaraciones radiales. Para el ministro, el precio bajó porque "no se consume costilla" y puntualizó: "La lógica es que si la gente se comporta y analiza los precios, no consume".

A su criterio, el kilo de asado debería costar "90 pesos, que es un margen lógico para los 65 pesos que tiene la salida de fábrica".

Buryaile, además, destacó el rol de Comisión Nacional de Defensa de la Competencia para evitar abusos, el cual, según sostuvo, "debió haberse constituido antes". "Yo creo que lo que hay que hacer es transparentar la comercialización, transparentar los precios, pero no a lo patotero. Cuando una sociedad está informada, es una sociedad que puede tomar decisiones", resaltó.

      Buryaile.JPG

En este marco, Buryaile alertó que "la política ganadera durante los últimos 10 años generó un exterminio del rodeo argentino".

"De 60 millones de cabezas bajamos a 48 y ahora estamos alrededor de 50. Materialmente no tenemos animales para exportar", alertó. Por ese motivo, estimó que "va a llevar un tiempo volver a exportar", pero calculó que en 2017 el país venderá al exterior "alrededor de 300 mil toneladas de carne, cuando en realidad se exportaba normalmente alrededor de 500, 600 y se llegó a exportar 750 mil toneladas".

"Va a ser un proceso lento, pero de recuperación de los mercados internacionales", enfatizó.

El precio de la carne en los últimos doce meses superó los incrementos registrados en la hacienda, en el índice general de precios y los costos salariales de los sectores vinculados con la actividad, según un análisis de la cadena cárnica que realizó la Fundación Mediterránea, que estimó que la suba de tarifas de servicios públicos y la mayor inflación de los últimos meses generará más presión para el reacomodamiento de los precios.

Durante enero, la hacienda representó el 50 por ciento del valor final de la carne, participación que se ubicó 3 puntos porcentuales por debajo de la media observada durante los últimos 8 años, según al estudio del Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), que destaca que el restante porcentaje es por los servicios de faena, transporte y comercialización e impuestos.

El aumento de precios de la carne observado entre enero 2015 y enero 2016, estimado por el Ieral en un 50,3 por ciento, superó al aumento del precio de la hacienda (46,7%), al aumento del nivel general de precios (31% a 34% según las fuentes) y al aumento de los salarios de actividades vinculadas con la industria frigorífica y al comercio minorista de carnes (30% a 32%).

"En otros términos, el aumento observado en los precios minoristas de la carne, y por ende de participación de los servicios de faena, transporte y comercialización, luce excesivo considerando lo sucedido tanto con el precio de la hacienda como con los otros precios de la economía", aseveró el estudio del Instituto de la Fundación Mediterránea. A partir de la premisa que toma el estudio de que "el propio mercado, con sus tiempos, realice una corrección al respecto", se advierte que "la suba de tarifas de servicios públicos y la mayor inflación de los últimos meses tendrá seguramente impacto sobre el poder de compra"

"Lo que dicen está fuera de la realidad"

El vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Capital Federal, Alberto Williams, replicó ayer declaraciones del ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, al considerar que sus argumentos en relación a los precios de la carne que ofrecen los frigoríficos y el comercio minorista 'están muy lejos de la realidad'.

'Me llama la atención que un secretario de Agricultura y Ganadería no esté informado de lo que es una media res, trabajada en una carnicería', expresó Williams al cuestionar la apreciación de Buryaile sobre los márgenes de rentabilidad que obtienen las carnicerías.

En relación a la afirmación de Buryaile respecto a que el asado debería exhibir un valor promedio de $ 90 por kilo, Williams manifestó que 'el kilo de asado de vaca está entre $40 y $45; el de novillo pesado, de $80 a $90; y el de carne chica, un animal de feedlot, está entre $100 o $110 pesos: la carne no es toda igual, depende de cada categoría'.

El dirigente explicó que "los carniceros, por cada 100 kilos comprados, tenemos 80 de carne, y el 25 por ciento lo perdemos en grasa y desperdicios. Cuando se hace el promedio, con 24 cortes, se llega a eso'.

'Hay carnes más baratas pero muy gorda y el carnicero no la quiere. En el conurbano bonaerense, la carne grande, de 400 kilos, se consigue a 75 a 80 pesos, pero el asado tiene dos o tres dedos de grasa arriba, y si quiere un ternero chico, sin grasa, tiene que pagarlo a 100 a 110 pesos', señaló.

Dijo también que 'con el precio de antes de la devaluación, con la media res a 42 a 45 pesos, estaríamos bien, con el asado a menos de cien pesos. Los productores tampoco tienen que olvidar que también les pasó Papá Noel por el 'campo': retenciones, cepo. ¿Quieren ayudar? Ayuden con el precio'.

Por su parte, la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas advirtió ayer que el consumo de carne "muestra preocupantes señales de debilidad" por los elevados precios de los distintos cortes.

Según la entidad, "el consumo, que todavía es el 93% de la demanda, ha mostrado sus límites, mientras la exportación, pese a la drástica mejora en sus ingresos, todavía no arranca". "Los valores de la carne al mostrador han quedado en niveles que no guardan relación con el precio de la hacienda", subrayó.



      Embed


Comentarios Facebook