sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Tenis
09 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

De dormir debajo de la tribuna a llamar al estadio por su nombre

Maximiliano Acosta
0
Comentarios
Por Maximiliano Acosta


Guillermo Vilas tiene finalmente el reconocimiento a la larga trayectoria en el tenis.

De dormir debajo de la tribuna a llamar al estadio por su nombre
Crédito: José Luis Domínguez
Foto:

El Buenos Aires Lawn Tennis Club finalmente comenzó a llamarse Guillermo Vilas. El court central estuvo repleto de figuras del tenis que homenajearon al gran Willy. Aquel "pibito rubio" que irrumpió desde Mar del Plata y batalló sobre el polvo de ladrillo porteño tuvo un merecido reconocimiento. "Estar acá me recuerda a momentos de mi infancia", rememoró.

Son varias las estrellas que hicieron grande al tenis mundial que tienen su estadio. Pasa en el Abierto de Estados Unidos, cuyo escenario, el más grande del mundo, lleva el nombre de Arthur Ashe; en  Roland Garros está el recuerdo constante de Suzanne Lenglen , o Gustavo Kuerten en Florianópolis. En una ceremonia que contó con  presencias estelares como Gastón Gaudio o Gabriela Sabatini, el escenario porteño fue bautizado Guillermo Vilas. Una catedral porteña que vio el nacimiento y auge de uno de los mejores tenistas argentinos de todos los tiempos.

      Embed

Con un proyecto que se difundió el año pasado, y por iniciativa del propio club, finalmente el escenario tieneun nombre, debido a que hasta el momento solamente las tribunas recordaban Horacio Billoch Caride, presidente de la entidad y de la Asociación Argentina de Tenis entre 1967 y 1973 y del 1979 a  1980.

"Estar acá me recuerda a momentos inolvidables de mi infancia, cuando pasaba horas en este club. Estoy muy feliz por este reconocimiento, y agradezco a los que tuvieron esta iniciativa", resaltó Vilas, que recibió también una maqueta a escala del estadio y bromeó con el personal encargado del mantenimiento de la cancha.


      Embed

La relación con el Lawn Tennis tiene un romanticismo que comenzó en agosto de 1967. Aquél "pibito rubio" que le pegaba fuerte a la pelota tuvo que dormir en las habitaciones que estaban debajo de la tribuna central. Se levantaba y practicaba durante horas ante el asombro de los profesores.

También fue observador de los primeros títulos, como el Campeonato del Río de la Plata en 1972 o el recuerdo del encuentro ante el sueco Björn Borg, una de las tantas estrellas a las que enfrentó Vilas.

"Me parece muy bien este homenaje. Vilas es parte de la historia del deporte argentino y del mundo del tenis; merece este reconocimiento", comentó Rafael Nadal.

Por su lado, David Ferrer, tricampeón en el estadio, destacó: "Es bueno que el Court Central se llame Guillermo Vilas. Él ha hecho mucho por el tenis".

Encima la fiesta fue completa con la victoria de Diego Schwartzman  ante el ucraniano Alexandr Dolgopolov en el primer encuentro que se disputó en el Guillermo Vilas. Fue 5-7, 6-4 y 6-3.


      Embed

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios Facebook