jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Turismo
10 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Crece el flujo de turistas argentinos al sur de Chile y Uruguay

0
Comentarios


En enero aumentó un 15% respecto al mismo mes del año pasado, informaron desde Migraciones de Bariloche. La mayor parte va por turismo, pero una gran cantidad de compatriotas también lo hace por compras.

Crece el flujo de turistas argentinos al sur de  Chile y Uruguay
El Paso Internacional "Cardenal Samore" (Chile)
Foto:

El tránsito veraniego por el Paso Cardenal Samoré, en el Sur de Neuquén, en viaje de compras o turismo a Chile, creció un 15% en enero último respecto del mismo mes del año pasado, informaron en la Delegación San Carlos de Bariloche de la Dirección Nacional de Migraciones (DNM).

Desde 2002, el tránsito de personas por el Paso Samoré tenía un incremento similar, pero en los últimos días de 2015 y los primeros de 2016 fue extraordinario: cruzaron hasta 12.000 personas por día, con filas de autos de más de cinco kilómetros, lo que generó colapsos en ambas aduanas y demoras de hasta cinco horas en los trámites.

'En Migraciones hubo por eso un refuerzo importante y duplicamos los puestos, llevándolos a 19 en Samoré y a seis en Mamuil Malal, lo que sumado a la supresión de la Tarjeta Única de Migraciones (TUM) y la realización del trámite completo en el sistema, agilizó mucho el movimiento', señaló Ignacio Santos, segundo jefe de la Delegación Bariloche de la DNM.

Una medida que tomaron para agilizar aún más la salida del país fue habilitar en internet la realización de los trámites migratorios (en www.migraciones.gov.ar) y aduaneros (en www.afip.gov.ar, solapa Viajeros).

Los habitantes de la región norpatagónica viajaron históricamente a Chile por turismo, en la misma medida también que lo hacían por el sur argentino, ya que de ambos lados de la Cordillera de los Andes podía disfrutar de las diferencias culturales y gastronómicas y paisajísticas.

El Paso Samoré es el segundo en importancia con Chile, luego del Libertadores, a través de un túnel en la montaña, en Mendoza, y está muy bien equipado en las oficinas de ambos países, por lo que resulta el más transitado.

Hay otros más pequeños en la zona patagónica, que son muy pintorescos, como el fluvial entre Río Puelo y Río Encuentro (en Chubut), y el Pérez Rosales (Río Negro) y Hua Hum (Neuquén), entre los parques nacionales Nahuel Huapi y el chileno Vicente Pérez Rosales, que obliga al trasbordo en lanchas o barcos.

También hay pasos fronterizos netamente terrestres como el Futalaufquen, en Chubut; Río Manso, en Río Negro, y Mamuil Malal y Cari Riñe, en Neuquén, aunque de mucho menor tránsito que el Samoré.

El mar chileno se encuentra a unos 350 kilómetros de la frontera, contra los por lo menos 700 kilómetros que deben recorrer los habitantes de la patagonia andina para llegar al Atlántico.

Además de recorrer la mitad de la distancia que implica ir a la costa argentina, el cruce cordillerano ofrece paisajes muy distintos aunque igual de atractivos y pintorescos a ambos lados de la frontera, en tanto los destinos del Pacífico, como Puerto Montt, Valdivia o la Isla de Chiloé tienen un encanto también distinto a los del mar argentino.

De igual manera, son diferentes las zonas lacustres chilenas y las argentinas, por lo que allende la cordillera pueblos como Pucón, Villarrica, Frutillar o Puerto Varas, por citar sólo unos pocos, reciben turistas argentinos desde sus fundaciones.

También es histórico el viaje de compras a Chile, aunque el flujo en este aspecto es muy variable conforme los equilibrios y desequilibrios fiscales en uno u otro país, aunque en el último lustro fueron siempre en aumento los compradores argentinos en comercios chilenos.


      Embed

Comentarios Facebook