domingo 11.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
13 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Racing lo tenía, pero se durmió al final y San Martín lo amargó

0
Comentarios


En el Cilindro, la Academia estuvo dos veces en ventaja merced a los tantos de Bou y Romero, ambos con la complicidad del arquero Ardente. Sin embargo, Daniel González, con la ayuda de Saja, y Javier Toledo, a dos minutos del cierre, alcanzaron el 2 a 2.

Racing lo tenía, pero se durmió al final y San Martín lo amargó
Una postal, una costumbre. Bou, que la volvió a meter, pelea contra toda la defensa rival.
Foto:

La falta de juego, a Racing esta vez le costó caro, y no lo pudo disimular ni con la eficacia de Bou o la magia de Romero, sus goleadores. Porque San Martín desnudó sus falencias colectivas y se llevó un empate de oro merced a las conquistas de Daniel González y Toledo.

Luego de lograr un trascendental paso en la Copa Libertadores, al dejar en el camino a Puebla de México, para avanzar a la fase de grupos, Facundo Sava volvió a apostar por la base titular para recuperar terreno en el torneo local ante los sanjuaninos. Hubo apenas un cambio en la defensa, por el ingreso de Vittor en lugar de Lollo, con un cuadro febril, y la presencia de Oscar Romero en la mitad de la cancha, por el uruguayo Camacho. Desde lo estratégico, Racing mantuvo el 4-4-2, aunque el paraguayo Romero tenía la facultad de flexibilizar el sistema, con apariciones profundas, para asociarse con Bou y Milito, mientras que del otro lado, el elenco de Pablo Lavallén exhibió una clara vocación por no reventar el balón, e intentó salir jugando desde el fondo, aunque ello le generara algunos riesgos innecesarios a sus defensores.

La primera situación de peligro llegó desde un tiro de esquina, por un centro de Acuña y un cabezazo desviado de Vittor, mientras que un rato después se armó una sociedad a todo ritmo, en un contraataque, entre Milito, Bou y Oscar Romero, y el remate del paraguayo encontró la presencia de Mattia, cuando la pelota tenía destino del arco defendido por Ardente.

Con el control del terreno y la pelota, Racing amenazaba constantemente que iba a ponerse cara a cara con el arquero visitante, pero la potencia de Bou y la claridad de Romero no lograban contagiar al resto, que estaba en otra sintonía.

Hasta que el partido, en el final del primer tiempo, se abrió de la manera más insólita, con un regalito de Ardente, que quiso salir con un pelotazo y la dejó corta, servida, para Bou, que no podía perdonar semejante situación y puso el 1-0 para Racing.

En el complemento, San Martín de San Juan se animó y se adelantó unos metros en el terreno, lo que desnudó ciertas desprolijidades en la defensa de la Academia, porque sin el control de pelota, los del mediocampo no cortaban ni podían tocar a la puerta del contraataque. La visita encendió la luz de alarma con alguna corrida de Toledo y un remate de media distancia de Salas: Y a los 23 minutos, Daniel González no falló con un zurdazo desde la puerta del área, para establecer la igualdad que se veía venir.

Esa situación lo despertó a Racing, que volvió a sacar una luz de ventaja con un golazo de 30 metros de Oscar Romero, la gran figura. Pero en el epílogo Salas armó una jugada de novela y Toledo, oportunista, marcó el empate que castigó los errores de la Academia.

      Embed


      Embed

      Embed





Comentarios Facebook