viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
13 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Un pedido de Justicia por un crimen que aún no tuvo eco

Néstor Llido
0
Comentarios
Por Néstor Llido


Sebastián Nicora fue asesinado de un balazo hace tres años, en una playa de Punta Indio. Su familia inculpa a la policía y critica la inacción de la fiscalía. Piden que la causa pase a la Justicia Federal.

Un pedido de Justicia por un crimen que aún no tuvo eco
Foto:

Al cumplirse tres años del crimen del chico Sebastián Nicora, en una playa de la localidad bonaerense de Punta Indio y que pese a las irregularidades en la investigación del caso se atribuye a un hecho de gatillo fácil, se intentará que el expediente sea girado a la Justicia Federal, a partir de la inacción de la fiscalía de La Plata que tiene a cargo la causa y a pesar del tiempo transcurrido, nunca indagó a los policías sospechados de haber participado o encubierto el homicidio.

Para sostener el reclamo por el esclarecimiento de lo sucedido, esta tarde, a partir de las 17, se desarrollará un acto en el balneario El Pericón de Punta Indio, en el que amigos, vecinos, dirigentes de organizaciones sociales y defensoras de los derechos humanos, acompañarán a Fernanda Nicora, madre del adolescente de entonces 16 años, en su pedido de "Justicia por Sebastián".

"A mi hijo lo encuentran muerto, a las cuatro de la madrugada del 15 de febrero de 2013 en la playa más concurrida de Punta Indio. La Policía que debía perimetrar el lugar y seguir las actuaciones de la fiscal Ana Medina, lejos de eso, manipuló y borró toda evidencia. Se desvió la investigación y plantaron una versión falsa, imputando a un amigo de Sebas y en la Unidad Funcional de Instrucción Nº 1 de La Plata 'compraron' esa versión. Todo esto, siempre sin darme aviso de lo sucedido, a mi, como mamá, hasta pasadas las 13.30 de ese día", precisó la mujer, en diálogo con DIARIO POPULAR.

Además, recordó, entre el cúmulo de irregularidades en torno a la causa, que "el entonces médico forense José Daraio falsificó los resultados de su intervención, señalando que murió de un golpe en la cabeza. Cuando iban casi dos años, pudimos probar con una reautopsia que Sebastián falleció producto de un proyectil de arma de fuego con entrada y salida, con restos de pólvora en su frente y fragmentos de plomo en su cráneo".

En consecuencia, la investigación debía direccionarse hacia un grupo de policías, tras haber desprocesado al chico al que culpaban del asesinato en medio de una pelea. Al respecto, Fernanda Nicora precisó que "se empezaron a profundizar las irregularidades. Por ejemplo, los registros de los recorridos de los patrulleros desaparecieron y a pesar de anexarse una causa por el encubrimiento, en la que están involucrados ocho policías y el médico Daraio que ahora trabaja en el hospital del pueblo, la fiscal Medina nunca los indagó. Todo es impunidad y el expediente se encuentra estancado, sin ningún avance. Por eso, estamos pidiendo que el caso pase al fuero federal y lo hemos planteado ante la Procuración de Violencia Institucional (Procuvin), que depende de la Procuración General de la Nación".

"Con total impunidad, pretendieron hacer pasar todo como una pelea, pero yo nunca les creí. Durante casi un año y medio tuve que luchar para poder avanzar algo en el esclarecimiento del hecho, hasta que al chico que tuvieron procesado, no les quedó otra que dictarle el sobreseimiento por falta de pruebas. Y con el resultado de la segunda autopsia, que se hizo en la Asesoría Pericial de la Suprema Corte de Justicia bonaerense, se les cayó la coartada", enfatizó la madre del chico, quien fue reforzando sus sospechas por la actuación policial.

A partir de allí, carga contra un grupo de efectivos de la Policía Comunal de Verónica. "A mi hijo lo tenían como marcado, sin ningún motivo. Todavía no sé quien fue el autor material del crimen, pero estoy convencida que toda la trama de encubrimiento que vino después, la armaron para tapar todo. Me avisaron varias horas después y ya tenían la certeza de que lo había matado su amigo de un golpe en la cabeza y el médico policial había firmado la autopsia, con un diagnóstico de traumatismo de cráneo, producto de un golpe en la frente. En realidad, la causa de su muerte fue un traumatismo craneoencefálico con destrucción de masa encefálica, producido por proyectil de arma de fuego que ingresando por región frontal izquierda, realizó una trayectoria de adelante hacia atrás, levemente hacia de izquierda a derecha. Además, no existen signos de defensa, demostrando que fue una ejecución", concluyó.

      Embed



Comentarios Facebook