domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
General
16 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

San Martín: vecinos y médicos, con un padecimiento diario

0
Comentarios


“Los pacientes que se atienden no tienen dónde esperar dignamente”, indicó una empleada de un centro de salud, detallando una escena que se vive en cada hospital de la Provincia de Buenos Aires.

San Martín: vecinos y médicos, con un padecimiento diario
Foto:

La crisis en los hospitales se hace extensiva en toda la provincia y existen otros casos emblemáticos como el Hospital Eva Perón de General San Martín, un edificio en total deterioro, donde la falta de correcta atención es moneda corriente y los familiares de los pacientes deben llevar desde medicamentos hasta pañales y productos de aseo.

Así lo confirmó Silvana Pereyra, cuya madre, Nilda Lapadula, llegó con un ACV al nosocomio y estuvo dos meses en terapia intensiva, en los que recibió una atención deficiente a la que su hija calificó como un combo de "negligencia, falta de médicos y de insumos".

Incluso, desde la Unidad de Terapia Intensiva emitieron un comunicado en el que reconocen graves fallas edilicias como que "sólo funcionan 4 camas adecuadamente y el resto tiene cajas para elevación de las cabeceras" y que "el tomógrafo no funciona, por lo que no se aceptan pacientes que requieran ese diagnóstico y los ya internados deben ser trasladados al Bocalandro, con el riesgo que implica el traslado de pacientes críticos".

También admitieron falta de insumos y de aparatología ya que "hay monitoreo completo y respiradores para 8 de las 10 camas", además de que "no funciona el aparato de rayos".

Todos estos motivos no son nuevos para Pereyra, quien agregó que "tampoco hay colchones antiescaras ni aire acondicionado".

"En dos meses sólo rescato a un médico: Félix Barbone, que le salvó la vida a mi mamá. El resto, escudándose en la falta de insumos y con destrato o falta de voluntad, no ayudó", contó.

La mujer reclamó, además, una auditoría: "Quiero que una comisión de vecinos fiscalice los avances y retrocesos de los directores durante su gestión y si están capacitados para continuar".

En Escobar

El pedido de mejoras también es constante en el Hospital Erill de Escobar. Allí, a la escasez de insumos y personal se agregan severas fallas edilicias y así lo explicó Marta Márquez, trabajadora social del lugar: "Los pacientes que se atienden no tienen donde esperar dignamente. Están tirados en la escalera que utilizamos para subir a los pisos, porque los ascensores se rompen periódicamente".

Otro de los males hospitalarios es el de la violencia, tema del que pocos lugares se salvan y hay dos ejemplos claros: el Diego Paroissien de La Matanza y el San Martín de La Plata.

Los profesionales del Paroissien realizaron un paro días atrás luego de un salvaje robo a una técnica del laboratorio que salía de trabajar a las 20.30, sumado a otro asalto similar a una enfermera.

"Se solicitó un patrullero las 24 horas, pero no tuvimos respuestas. Hay 4 policías en todo el hospital y no alcanza", señaló la pediatra Valeria Bonetto sobre la situación que afecta a trabajadores y pacientes.

Por su parte, en el San Martín golpearon a un residente de traumatología, al tiempo que se produjeron robos en Cirugía, Urología y Clínica Médica.

"Estas cosas vienen sucediendo por la falta de atención a tiempo a los pacientes. La exigencia que le hacemos a la Dirección y al Ministerio es tener mínimas condiciones de seguridad, aunque el reclamo de fondo es la cobertura real de las guardias", precisó Carolina Pérez Duhalde, médica clínica.

Bocalandro

En cuanto al Bocalandro de Tres de Febrero, en los últimos días recibió una solución parcial al cierre de Pediatría. Tras una propuesta de CICOP, el servicio reabrió con atención limitada, de lunes a viernes entre las 8 y las 20.

"Igualmente queda un hueco de 12 horas sin cubrir en un lugar que tiene una base en lo Materno-Infantil y, si no funciona lo infantil, estamos en graves problemas", dijo Fernando Corsiglia, titular de CICOP.

 

      Embed

Comentarios Facebook