domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
17 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Policía mató a un compañero en la comisaría

0
Comentarios


Los compañeros de Albornoz y Carrizo creen que fue una broma la causante del desenlace fatal.

Policía mató a un compañero en la comisaría
Foto:

Un oficial de la Policía de Santiago del Estero quedó imputado por el delito de "homicidio agravado", en el marco de la investigación por el crimen de otro efectivo y compañero del acusado, registrado en el interior de una comisaría.

Ese hecho de sangre había tenido otro detalle singular: el homicida intentó tras ese hecho quitarse la vida dos veces, ambas sin éxito: la primera ni bien consumó el crimen y la segunda vez cuando era al Departamento de Policía de Santiago del estero,

El agravamiento de la imputación al oficial subinspector Franco Albornoz, de 26 años, acusado de matar al oficial inspector Christian Ezequiel Carrizo, de 28, de un disparo de pistola calibre 9 milímetros, fue adoptado por el juez Ramón Tarchini a instancias de la fiscal Erika Leguizamón.

El incidente en el que murió Carrizo ocurrió el último 3 de febrero, en la comisaría 2ª de Santiago del Estero, cuando ambos policías intercambiaron bromas.

En esa circunstancia, el resto de los uniformados que prestaban servicios en esa jornada, escucharon el estampido del arma de fuego y al ingresar a un sector cercano a una cocina observaron a Carrizo tendido en el piso, con un impacto de bala en el tórax y orificio de salida en la espalda.

¿Qué pasó?

El proyectil, que provocó mortales heridas a la víctima y su posterior fallecimiento en la sala de urgencias del Hospital Regional Ramón Carrillo, también atravesó la puerta de una heladera ubicada en la cocina.

Tras conocer la muerte de su colega, Albornoz extrajo su arma reglamentaria e intentó efectuarse un tiro, que fue advertido por sus compañeros que lo arrojaron al piso para quitarle la pistola 9 milímetros, con la que instantes antes le había disparado a Carrizo.

El segundo intento de suicidio ocurrió cuando el policía era conducido en calidad de detenido a la Unidad de Situaciones de Alto Riesgo, ubicada en el acceso norte a la ciudad de Santiago del Estero y pretendió arrojarse del patrullero en movimiento.

Tras permanecer algunas horas alojado en la dependencia policial, el magistrado que investiga el caso, ordenó que el autor del crimen de su compañero sea internado en una clínica psiquiátrica "por su estado emocional y para preservar su integridad física".

      Embed


Comentarios Facebook