sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
22 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Madre pide por su hijo preso con un retraso madurativo

Néstor Llido
0
Comentarios
Por Néstor Llido


Carlos Galeano, de 26 años, tiene un marcado retraso madurativo y su salud está muy delicada desde que fue condenado a prisión por un asalto. Su madre dice que es inocente y pide que le den una "domiciliaria".

Madre pide por su hijo preso con un retraso madurativo
Foto:

Carlos Galeano, un joven de 26 años y con un marcado retardo madurativo, se encuentra privado de su libertad en una celda de la cárcel de Florencio Varela, cumpliendo una condena a 12 años de prisión por haber participado de un asalto, ocurrido en julio de 2013 en un hipermercado de la localidad de Ciudadela, en el que las víctimas del robo fueron heridas a balazos, cuando iban de rehén en su propio auto, en medio de la persecución policial.

Al margen de clamar por su inocencia, a partir de haber sido "utilizado" en el hecho, la madre del recluso viene denunciado que su hijo, que padece distintos problemas físicos (algunos de ellos, congénitos), sufre "un progresivo deterioro de su salud, que pone en riesgo su vida".

Esta historia se asemeja a tantas otras que se registran en el interior de las unidades penales del Servicio Penitenciario Bonaerense. La de internos que necesitan una atención especializada, pero apenas reciben lo básico en el área de Sanidad o aún menos, en medio de un ambiente siempre hóstil, donde la convivencia no suele ser fácil.

En este caso, según contó María Galeano, madre del joven, "la situación es gravísima, en la última visita, lo noté muy desmejorado, flaco y esto repercute en todos los problemas que él tiene desde su nacimiento. Es un chico, ya que su estado madurativo es la de un nene y no la de un muchacho de 26 años, que debe tomar tres medicamentos diarios y si bien yo los llevó, dudó en que los den. Tiene una enfermedad crónica que es la disminución de su masa muscular y por eso tiene que seguir una dieta especial. He pedido varias veces que le den el arresto domiciliario, pero nunca tuve respuestas y tampoco hubo novedades sobre la apelación a la condena que presentamos en Casación, ya que Carlos fue usado, quedó claro en el juicio e igual, le dieron 12 años".

Los antecedentes clínicos avalan esta solicitud de la mujer, pues desde lo neurológico el diagnóstico sostiene que "no tiene capacidad de discernir" y antes de ser detenido, se le había recomendado llevar adelante un tratamiento en un hospital de día.

No obstante, una investigación, que inicialmente fuera objetado por el accionar de la Policía bonaerense, lo halló culpable, en condición de copartícipe y de inmediato quedó privado de su libertad.

"Lo procesaron con prisión preventiva, lo mandaron a la cárcel de Magdalena, hasta que llegó el juicio, donde yo confiaba que todo se iba a aclarar, pero el Tribunal Oral Criminal Nro. 1 de San Martín, a pedido de la fiscal Noemí Carreira, lo condenó a 12 años de prisión", manifestó la mujer.

En ese fallo, también fue sentenciado Diego Kinas (de 34 años) por los delitos de "tentativa de robo calificado, portación ilegal de armas, atentado y resistencia a la autoridad".

Sin antecedentes

"Mi hijo no tenía antecedentes policiales, jamás tocó un arma y nunca se le hicieron las pericias en las manos para saber si disparo, en este tiroteo en el que el matrimonio asaltado iba en su auto y resultaron heridos a tiros. Se armó toda una causa para encubrir a la Policía y todos en el juicio decían que Carlos no había hecho nada, que ni siquiera lo iban a acusar, pero lo terminaron condenando", precisó María Galeano. Si bien la defensora oficial Roxana Oviedo recurrió el fallo, presentando la apelación que desde hace más de un año espera la resolución de la Cámara de Casación Penal. "Ni él, ni nosotros como familia podemos seguir aguantando esta situación. Es un chico inocente y sin maldad, los mismos informes penitenciarios dicen que se comporta como un nene, con lenguaje aniñado, pese a todas las cosas que pasan ahí adentro. Por ejemplo, estaba en un pabellón de evangelistas en la Unidad Penal 23 de Florencio Varela, pero lo cambiaron del E-1 donde lo trataban bien al D-1, en el que está teniendo problemas", concluyó la madre de Carlos Galeano.

      Embed


Comentarios Facebook