sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
22 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

A Racing el clásico le dio un envión para enfocarse en la Copa

0
Comentarios


El empate en el último minuto ante el Rojo le dio a Racing una inyección anímica extra para arrancar mañana la Libertadores frente a Bolívar. Ya pasó el primer examen, que fue el Repechaje con Puebla, y ahora va por más.

A Racing el clásico le dio un envión para enfocarse en la Copa
Foto:

El agónico grito de Lisandro López, después de una chilena espectacular, en el clásico de Avellaneda, le dio a Racing una inyección anímica extra de cara al arranque del camino del conjunto de Sava en la fase de grupos de la Copa Libertadores, aunque los propios protagonistas de la Academia saben que tendrán que levantar la puntería en el nivel futbolístico si desean mantener intacto el sueño de llegar lejos en la competencia, que el club de Avellaneda ganó una sola vez, en 1967, gracias al mítico Equipo de José.

Para llegar a la fase de grupos, Racing tuvo que pasar un primer examen, que pintaba con cierto riesgo o preocupación, por el viaje o el rival, pero al final la tibieza de Puebla de México no pudo con la potencia y la eficacia de Gustavo Bou, porque a la Academia le alcanzó con la jerarquía de su goleador (que se repone de una distensión muscular) para empatar en tierra azteca y festejar en casa, para ganarse el boleto hacia la zona que compartirá con Bolívar (su rival inicial, mañana, a las 19.30, en Avellaneda), Boca y Deportivo Cali.

Pero más allá del plantel competitivo que conformó la Academia, con la continuidad de la base titular del último año y medio, más el desembarco de más de media docena de refuerzos, el técnico Facundo Sava no puede ocultar la realidad que expone que en los seis partidos oficiales que disputó Racing, nunca pudo encontrar un funcionamiento consistente, porque en el Repechaje, dependió exclusivamente de Bou, y en el clásico con el Rojo, lo salvó la chilena de Lisandro López, sin que ello pudiera maquillar las dudas futbolísticas de la Academia, que por los pobres resultados cosechados en el arranque del campeonato, con dos derrotas (Atlético Tucumán y Newell's) y dos empates (San Martín e Independiente).

Para Racing, esta edición de la Copa Libertadores tiene sabor a revancha, por la inesperada caída el año pasado en cuartos de final, ante el modesto Guaraní de Paraguay. "Hemos aprendido de lo que nos pasó en la Copa anterior, hay un plantel con más experiencia para afrontar este desafío", dijo el capitán y referente, Diego Milito, para el que el certamen también tendrá un sabor especial, porque ya anunció que en julio está colgando los botines y sueña con una vuelta olímpica más.

      Embed




Comentarios Facebook