domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
25 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Terror en La Plata: hombre, a los tiros en un hospital

0
Comentarios


Sucedió en el hospital Gutiérrez de La Plata. El agresor amenazó a los médicos que asistían a su hijo con convulsiones, causando pánico entre los pacientes y el personal

Terror en La Plata: hombre, a los tiros en un hospital
Foto:

Un hombre sacó una pistola y disparó tres veces en el estacionamiento del hospital Gutiérrez de La Plata luego de amenazar a los médicos que asistían a su hijo con convulsiones, causando pánico entre los pacientes y el personal.

La tensión empezó a generarse alrededor de las 21.30 cuando llegó a la guardia pediátrica un nene de un año y medio que tenía convulsiones.  "Su cuadro era urgente y por eso se lo atendió de inmediato, ni siquiera tuvieron que esperar los padres porque no había otros pacientes", contó un médicos residente.

 El niño estaba siendo asistido con su mamá al lado. Afuera del consultorio esperaban otros familiares. Su padre empezó primero a golpear la puerta con fuerza, hasta que la rompió a patadas.

 "Empezó a amenazar de muerte a todos, a la pareja y a los médicos: había cuatro residentes y dos de planta", dijeron.

 "Estábamos dedicados al nene y nunca le sacamos la atención, al padre ni lo mirábamos. Se ve que estaba borracho o drogado", especularon.

 En un momento el agresor fue hasta el consultorio de Ginecología, donde estaban atendiendo a una embarazada. El hombre sacó un cuchillo y empezó a increpar a la doctora y a la paciente sin ningún motivo. Fue ahí cuando intervinieron los otros familiares del nene que había entrado a la guardia. Al padre lo sacaron y lo alejaron unos metros de los consultorios.

 Lo peor quedó para el final, cuando el sujeto, de poco más de 30 años, ya en la playa de estacionamiento del hospital, sacó un arma y disparó tres tiros, aparentemente al aire.  Luego el agresor se perdió de vista y la Policía llegó unos minutos después.

 Hasta ese momento "los únicos que estaban eran los cuidadores hospitalarios, que no llevan armas, y que son solamente dos por noche", protestaron los residentes.

En el repaso por los otros episodios de violencia que los afectaron, apareció el de Francisco Guerrero, un ex compañero de la residencia, asesinado el año pasado en un asalto callejero.  "La inseguridad es constante. En Pediatría la mayoría somos mujeres, de 26 a 30 años, y quedamos más expuestas al maltrato", explicaron.

 En la rutina de los médicos parece incorporado tener que tolerar pacientes nerviosos, empujones, insultos y golpes. A ese contexto se le agregan problemas endémicos que la salud pública arrastra hace décadas: jornadas extensas y sueldos bajos.

 A pesar de todo, los médicos ratifican su voluntad de seguir. Pero piden las garantías para poder hacerlo como corresponde. Sin ir más lejos, el nene que ingresó el martes a la noche sigue internado y su padre "puede aparecer en cualquier momento. ¿Y si nos pega un tiro a nosotros?", cerraron.

      Embed

Comentarios Facebook