martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
29 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El Vasco volvió a sufrir el karma de los clásicos

0
Comentarios


Otro paso en falso del técnico xeneize en un partido decisivo, ante uno de los grandes. Toda una preocupación pensando que el jueves juega otra vez con la Academia, por la Copa, y el domingo con River, de visita

El Vasco volvió a sufrir el karma de los clásicos
Foto:

No hay caso, no puede encontrarle la vuelta. Cada partido decisivo y ante un equipo grande es un "karma" para el Vasco Arruabarrena, que sigue soportando un cachetazo tras otro casi con naturalidad, como si fuese una circunstancia lógica y sin la rebeldía necesaria como salir de una situación que ya aburre de tan repetida.

Cinco clásicos jugados ante Racing e igual cantidad de derrotas. Tres choques ante San Lorenzo y todas caídas, con goleada incluida en la Supercopa Argentina. Más tristezas que alegrías frente a River, con el agregado de dos eliminaciones dolorosas, por Copa Sudamericana y Libertadores. Y apenas un saldo favorable ante Independiente, en sólo dos partidos, con un triunfo y un empate.

Una carga muy pesada, que puede serlo aún más, viendo el futuro inmediato, que le marca un nuevo choque con la Academia, el próximo jueves, por Libertadores, en La Bombonera, sin público por la sanción aplicada por la CONMEBOL. Y un partido clave el próximo domingo ante River, en el Monumental, por la sexta fecha del torneo local.

      Embed

El regreso de algunos jugadores titulares que esta vez no estuvieron supone que puede haber una mejoría, pero no asegura que la racha pueda cambiar. Para el jueves se estima que vuelvan Daniel Osvaldo (es increíble que Boca no tenga otro delantero de área), Nicolás Lodeiro y Andrés Cubas, entre otros, lo que potenciará al equipo en una parada donde ni siquiera puede ayudar un empate.

Boca debe vencer a Racing, por más que no tenga el respaldo de su gente en las tribunas, y no sólo por el valor de los tres puntos para afirmarse en el Grupo 3 de la Copa Libertadores, sino porque debe dar esa prueba de carácter que se le reclama desde hace tiempo.

Un empate o una derrota ante la Academia pondrá al Vasco nuevamente bajo la lupa, llenándolo de dudas en cuanto a su continuidad en el cargo, justo cuando el domingo llega nada menos que River, en el Monumental.

Más obligado que nunca, Arruabarrena no puede dar más pasos en falso. La victoria es una demanda ineludible en la Copa y no se admite una derrota en el Superclásico. Necesita sacarse ese peso de encima rápidamente o quedará condenado otra vez a la posibilidad de que su salida del club sea inminente.

      Embed

Comentarios Facebook