sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
02 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Soledad Silveyra: “Pude superar el miedo al Bailando por un Sueño”

Karim González
0
Comentarios
Por Karim González


Se reencontró con el público cordobés después de 30 años de no hacer temporada gracias a la exitosa comedia Marcianos en la Casa, que brilló en Villa Carlos Paz. Un balance positivo antes de volver a ShowMatch, ciclo al que había llegado temerosa.

Soledad Silveyra: “Pude superar el miedo al Bailando por un Sueño”
Foto:

A fuerza de asimilación, de comprensión de un ámbito que, con 50 años de carrera, le era desconocido, y de la habilidad para encontrar qué ofrecer adaptándose a las reglas de un juego que devora, Soledad Silveyra el pasado año se destacó claramente como figura del jurado de Bailando por un sueño.

Sus devoluciones cargadas de minucioso estudio de cada participante, sus distracciones y el infaltable latiguillo de "Venga" cada vez que marca un puntaje, ya son el sello de esta actriz que hoy recorre los últimos peldaños de la temporada veraniega en Carlos Paz con la arrasadora comedia Marcianos en la casa.

"Terminé un lunes el Bailando y el martes ya estaba acá para los ensayos. Fue muy movido, pero tengo tan metido en mi memoria Carlos Paz, tanto, que tenia muchas ganas de volver. Después de tanto tiempo busqué hasta la misma casa que hace 30 años", recalca Solita en exclusiva desde su amplio camarín del Teatro Holiday dispuesta a expresar su sentimiento sobre todos los temas que la ocupan.

"Hacía 30 años que no venía. Vinimos con La China (Zorrilla) con una amenaza para que nos volvamos. Nos quedamos y gracias a Dios no pasó nada, pero fue muy difícil porque vinimos en el 76. Luego vine con Solá, con Francella, con Arnaldo. Esa fue la última temporada. Baltazar tenía 15 años y hoy tiene 44", se ríe mientras rememora y se enorgullece de la evolución de la villa cordobesa en tres décadas.

"Me encontré con una ciudad que creció enormemente, con 30.000 pobladores de Carlos Paz muy comprometidos. Hay mucha gente que viene de todas partes de la provincia y me encanta saludar a uno por uno en agradecimiento al apoyo que nos dan", cuenta Silveyra que comparte escenario con Pedro Alfonso, Emilio Disi, Freddy Villarreal, Ergün Demir, Candela Ruggeri, Luciano El Tirri, Lourdes Sánchez y Gladys Florimonte, como parte central del elenco surgido en su mayoría bajo el ala de Marcelo Tinelli. La apuesta de Marcianos en la casa con los personajes más populares de ShowMatch, es por estos días, garantía de éxito. "Les ha ido muy bien los otros años a los chicos como ahora. Yo vine también para ganar unos mangos", se sincera. "Es un espectáculo que queda claro que la gente viene a ver a los integrantes del Bailando y así es".

Cuando el certamen de ShowMatch este año abra nuevamente sus puertas y la encuentre otra vez en el rol de jurado, esta mujer de aspecto endeble y fortaleza de león, tendrá claro de qué se trata el ruedo. Tras el desconcierto y hasta largas sesiones de terapia compendió que había que adaptarse o perderse.

"Yo digo que tal vez no tengo cultura mediática y entonces el primer año fue muy duro para mí. Es duro que te digan borracha si bien luego yo lo pude usar y hacer un personaje de eso como lo hago en la obra también con los chistes", deja en claro Soledad quién, de alguna manera, supo reinventarse y hasta tomarse con humor las referencias a su borrachera.

"Eso me afecta cuando lo dicen y no es verdad. Si es verdad uno lo acepta y se manda a guardar. Pero uno no puede estar así si fuera una borracha, más yo que soy una persona que se cuida mucho", dice tajante.

"Después lo fui superando y entendiendo qué es un reality. Si bien yo estuve en Gran Hermano lo hice como conductora, era desde otro lugar entonces era otra historia. Pero entendiendo un poco la dinámica, divirtiéndome con Marcelo entonces ahí pude levantar un poco el perfil", asegura. Quién quedará en la memoria colectiva del público que pinta canas con sus legendarios personajes en los teleteatros Rolando Rivas, taxista y Pobre Diabla, sintió un cimbronazo emocional cuando en el primer año de su participación se vio inmersa en el show que propone Marcelo Tinelli.

"El miedo no estaba cuando arranqué sino cuando empecé a darme cuenta. Ahí fue el asunto; cuando me di cuenta de donde me metí", sonríe. "Me vi en una situación difícil, en una situación que no conocía y la tuve que superar. Me gusta un poco esto de las transformaciones. Esto de cada 10 años salir a buscar nuevas generaciones. Lo hice en el 2000 con Gran Hermano, en el 2014, 15 años después lo hago en el Bailando. Son productos masivos donde uno tiene la posibilidad de que la gente joven que no va al teatro te conozca, te vea, más allá de las novelas. Me gustó porque crecí y siempre que uno crece está bueno", concuerda Soledad. En el 2015, ya más repuesta y con mayor cintura mediática, pudo relajarse un poco y divertirse incluso de su continua confrontación con Nacha Guevara.

"Lo pude disfrutar pero siempre hay algo que me cuesta", reconoce Silveyra. "Tenía que buscar por donde ir y entonces surgió lo de Wikipedia, lo del Google y las redes sociales, un poco para poder ir por otro lado. Tengo previamente dos mujeres que la saben y para no caer en las repeticiones traté de ir más por el lugar de mi intuición, de la historia, de las letras".


Me extraña las tiras y prefiere el show

Abocada a Bailando por un sueño, Soledad le dio un descanso a la actuación. Por el momento se prepara para montar una obra teatral en la que se encuentra en plena adquisición de derechos, pero no se impacienta por regresar a las telenovelas.

"No extraño la tira. Son muchas horas de grabación. Tengo 50 años de laburo. Tendría que ser algo muy especial como para poder agarrarlo. No tengo esa cosa de que quiero hacer una novela", confiesa dispuesta a dar el sí otro año más al reality de Ideas del Sur.

"Con Tinelli no me doy mucha cuenta porque siempre fui una actriz popular desde Rolando Rivas hasta acá. Obviamente Tinelli tiene otro segmento de gente que es más joven. Se abarcan 30 años de historia y me gusta ver a la abuela, a la madre y a la nieta que me reconocen por distintas labores. Eso es vivir la vida", remata contenta.


      Embed


Comentarios Facebook