domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Viva la pesca
03 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El Hinojal: ¡hola pejerreyes y chau grandes tarariras!

Wilmar Merino
0
Comentarios
Por Wilmar Merino


Sólo cuatro lanchas tracker entran en este espejo, que por su baja presión de pesca hace que lograr la cuota de flechas de plata sea fácil y luego podemos dedicarnos a batallar con sus “cocodrilos” entre los juncos.

El Hinojal: ¡hola pejerreyes y chau grandes tarariras!
Foto:

En Viva la Pesca tratamos de cubrir todo el abanico de opciones para el pescador, desde los pesqueros gratuitos de acceso público (como en nuestra última nota de lisas en Villanueva) a los pesqueros exclusivos para quienes quieran salir menos pero pescar mejor. En esta última línea se puede contar una laguna que a menos de 150 km de Buenos Aires nos permite pescar pejerreyes de buena calidad y tarariras de excelente tamaño, en un ámbito donde solo entran cuatro lanchas: hablamos de El Hinojal.

El Hinojal queda en el partido de Chascomús, transitando 129 km por Ruta 2 y tomando camino de tierra sobre mano a Buenos Aires para realizar por allí 24 km hasta el espejo. Se accede sólo con los guías autorizados de El Repollo, puesto de venta de mojarras ubicado en el Km 113 de la Ruta 2. Allí el cliente es transportado en camioneta 4x4 hasta el espejo, donde pescará en cómodas lanchas trackers de 8 metros de largo. Sólo entran 4 lanchas a la media laguna habilitada para la pesca deportiva.

En este contexto de poca presión de pescadores, la laguna ofrece un inmejorable panorama para pescar pejerreyes, a los que obtuvimos en las primeras horas de la mañana gareteando por el centro de la laguna. Tras renegar un rato con los dientudos, encontramos la clave en lograr sólo flechas de plata acortando brazoladas a sólo 10 a 15 cm. Allí, pudimos dar con buenos pejerreyes, hasta en triplete por momentos.

      Embed

Al mediodía ya decidimos cortar esta pesca y abocarnos a la tararira, que en esta laguna alcanza tamaños descomunales. El guía Esteban Toffani nos puso la lancha de tolete contra una pared de juncos sobre la cual tiramos aparejos armados con boyas Doble T con rattlin en su interior. Estos eficaces aparejos rindieron de maravillas pescando tarariras de hasta 3 kilos en aguas de 1 metro de profundidad.

Un dato: si bien el dientudo -muy presente en la laguna- resulta una carnada sumamente eficaz, lo que nos rindió muy bien fue el filet de carpa coloreado de rojo que conseguimos precisamente en El Repollo. Este cebo es de gran atractivo para las taruchas y el cuero duro de la carpa hace que no se desprenda fácilmente, por lo que si erramos el primer pique, tendremos revancha.

Así las cosas, en El Hinojal abrimos la temporada de pejerreyes y cerramos la de tarariras con ejemplares de verdadera calidad. Lo dicho: la exclusividad tiene beneficios.

      Embed

Te puede interesar

Comentarios Facebook

Viva la Pesca: Wilmar merino haciendo doblete en El Hinojal
Anterior Siguiente