martes 6.12.2016 - Actualizado hace
General
05 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Dengue: en medio del brote, vuelven a faltar repelentes

0
Comentarios


Farmacéuticos denuncian que siguen sin poder conseguirse, no sólo en la ciudad de Buenos Aires sino también en varias provincias del interior, siendo más evidente los que se utilizan en bebés y niños pequeños.

Dengue: en medio del brote, vuelven a faltar repelentes
Foto:

Ante el brote epidémico de dengue en nuestro país, que incluye casos en la Ciudad de Buenos Aires, siguen sin conseguirse repelentes en las farmacias y tampoco hay disponibilidad de estos productos para uso en niños.

Así lo aseguró la Confederación Farmacéutica Argentina, que ante consultas sobre la falta de repelentes en esta contingencia sanitaria, informó ayer que el Observatorio de la Confederación Farmacéutica Argentina hizo un relevamiento de la existencia de repelentes en las droguerías que distribuyen a las farmacias de las zonas afectadas: Chaco, Salta, Jujuy, Buenos Aires, Córdoba, Corrientes y también en la Capital Federal.

"El resultado fue que la mayoría de las droguerías y farmacias no tienen existencia de repelentes o sólo poseen algunas de sus presentaciones, siendo el problema más evidente en aquellos productos en base a aceite de citronella, utilizado en bebés y niños pequeños, que hoy prácticamente no están disponibles", indicaron.

Si bien el Ministerio de Producción de la Nación informó semanas atrás que se habría llegado a un acuerdo para que una empresa productora quintuplique la producción y rebaje un 25% los precios de los repelentes, la entrega de los mismos es hoy "irregular".

"Al día de la fecha no se encuentran disponibles los repelentes en las droguerías para su provisión a las farmacias, a los precios rebajados", indicaron, y denunciaron que "hay marcas de repelentes para uso pediátrico que han aumentado sus precios en casi un 50%".

Ante esta situación de emergencia, los farmacéuticos han ofrecido la posibilidad de elaborar estos productos en las farmacias, en una nota formal dirigida al Ministerio de Salud de la Nación.

Los casos autóctonos se multiplican, y la proyección hace pensar que la cantidad de contagios superará los de 2009. Por esto, las autoridades multiplican los esfuerzos para frenar al mosquito. Las farmacias insisten que pese a las promesas oficiales, los repelentes brillan por su ausencia en las provincias más complicadas.

"Pasamos de una situación de alerta a la de alarma". Con estas palabras, la ministra de Salud bonaerense Zulma Ortiz sintetizó la situación que se vive en la Provincia y todo el país respecto al dengue, que por las proyecciones actuales está en camino de ser el peor brote de la historia de la Argentina.

En este momento, hay unos 15 mil casos en todo el país, pero incluso las cifras están en discusión, ya que esta semana circularon versiones sobre una cantidad de contagios superior a las admitidas oficialmente. La lucha contra el mosquito trasmisor se da casa por casa, y las autoridades refuerzan los operativos territoriales. En este contexto, las farmacias alertan por la falta de repelentes, una situación que preocupa.

La proyección de casos de dengue hace suponer que el país se enfrenta a la peor epidemia de su historia. Los 15 mil casos confirmados por el Ministerio de Salud nacional en los primeros dos meses del año son una muestra de esto, y se espera que en Semana Santa haya un pico de casos, se podría superar los más de 15 mil que se registraron en 2009.

Además, las cifras generan desconfianza: en la Ciudad de Buenos Aires los casos admitidos por las autoridades son unos 200, mientras que fuentes hospitalarias hablan de 1200, seis veces más que los oficiales. Con este antecedente, muchos creen que los casos pueden ser muchos más.

"En la tercera semana de enero vimos un incremento del número de casos respecto del año pasado para la misma época: habían reportado siete casos y teníamos treinta. Empezamos a investigar e inmediatamente compartimos la información con todos los municipios y también con la población", dijo Ortiz.

Además, la ministra explicó que "en ese momento fue una señal de alerta. Seguimos monitoreando y hoy estamos en 338 casos. De 30 a 338, la situación de alerta pasa a ser de alarma. Todavía no estamos en condiciones de declarar una epidemia".

      Embed


Comentarios Facebook