jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
06 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Una chica que no aparece y un clamor que no se acalla

Néstor Llido
0
Comentarios
Por Néstor Llido


Desde hace cuatro años nada se sabe de Nataly Gonzalo. Familiares y amigos de la joven -que es hipoacúsica- marcharon a la fiscalía para renovar el pedido de reactivación del expediente.

Una chica que no aparece y un clamor que no se acalla
Foto:

Al cumplirse cuatro años de la desaparición de Nataly Gonzalo, la adolescente hipoacúsica que fue vista por última vez cuando había ido a pasar un día a la ribera de Hudson, familiares, vecinos, amigos y dirigentes de organizaciones sociales se movilizaron hacia la sede la fiscalía, a cargo de la investigación del caso, para denunciar que el expediente está virtualmente paralizado y que se ha profundizado en ciertas pistas, como la posibilidad de que la chica haya sido víctima de una red de trata de personas.

"Aparición con vida de Nataly. Que el sistema judicial no paralice la investigación", fue la consigna principal de la jornada de lucha y difusión, en la que exigieron que la fiscal Silvia Borrone, titular de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 4 Descentralizada de Berazategui, adopte ciertas medidas que permitan avanzar en el esclarecimiento de lo sucedido, con la esperanza de encontrarla.

Acompañados por familiares de víctimas y representantes de la secretaría de Derechos Humanos de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) de Florencio Varela, los padres de la adolescente (hoy de 18 años) vienen denunciando que "la investigación no avanza y mientras no haya ninguna pista sobre un asesinato, pues el cuerpo no fue hallado, seguiremos insistiendo en que alguien se la llevó y podría estar siendo explotada por una red de trata".

En horas de la tarde del domingo 2 de marzo de 2012, Nataly Gonzalo estaba con su hermano mayor y su padre disfrutando de un día de paseo y pesca en el Río de la Plata, en la costa de Hudson, hasta que desapareció de manera misteriosa. Los rastrillajes por tierra, la búsqueda en el agua, los posteriores procedimientos en aquellos lugares que solía frecuentar, no arrojaron resultados sobre su paradero. Tal como suele ocurrir, frente a la desesperada denuncia de su familia ante la Policía se perdió ese valioso tiempo, en el que se investiga más a la víctima y su entorno, más que ocuparse en ahondar en la hipotéticas situaciones de riesgo.

Desde entonces, nada se sabe de la chica, pese a que su fotografía fue difundida en los medios de comunicación, aún hoy forma parte de campañas de búsqueda de personas perdidas y/o desaparecidas y tampoco hubo respuestas ante el ofrecimiento de una recompensa de entre 20 y 70 mil pesos que ofreció, en su momento, el Ministerio de Seguridad bonaerense.

En su casa del barrio San Rudecindo de Florencio Varela, sus padres aún siguen esperando, tanto que los investigadores acerquen algún dato, como que ella aparezca. "No bajamos los brazos", repiten, aferrándose a ese esperanza, que nunca han perdido, pese a todo lo padecido y el tiempo que ha pasado sin novedades.

Entre la incertidumbre permanente, también surge la decepción de la familia de Nataly Gonzalo por la inacción judicial. "La fiscal Borrone nos atendió unas pocas veces en estos cuatro años y siempre nos dice lo mismo, que están trabajando, que están investigando. Ella no aparece, tampoco su cuerpo o restos óseos y por eso, seguimos insistiendo en la posibilidad de que esté secuestrada por una red de trata. Nuestra sensación siempre ha sido que se la llevaron por la fuerza, que alguien la agarró y la tiene encerrada", concluyeron.

Comentarios Facebook