domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Salud
06 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Las Chicas Sixties construyen un nuevo modelo de vejez

Natalia Muñiz
0
Comentarios
Por Natalia Muñiz


En la década del '60 derrumbaron los estereotipos que las sometían al ámbito doméstico. Hoy tienen más de 60 años y arrasan con los prejuicios sociales contra las mujeres mayores.

Las Chicas Sixties construyen un nuevo modelo de vejez
Foto:

Corrían los revolucionarios años 60. Ellas, las Chicas Sixties, fueron la primera generación de mujeres en pisar fuerte en la escena pública, ser protagonistas en las universidades, acceder masivamente al mundo laboral. Hoy tienen 60, 70 años y siguen luchando contra el sistema patriarcal, derrumbando imágenes negativas y construyendo nuevos modelos de mujeres mayores, defendiendo sus derechos y decisiones.

"Las mujeres de mi generación, las Chicas Sixties, estamos armando nuevos modelos de adultas mayores, rompiendo con los estereotipos de la mujer eternamente joven que se somete a cuanta cirugía hay para tratar de disimular la edad; el de la 'abuelita' que no puede hacer nada y necesita ayuda; o por el contrario, el de la mujer que está para cuidar a todos los integrantes de la familia y deja de trabajar, o asistir a cursos, o viajar", destaca la directora del Centro de Envejecimiento de la Universidad ISALUD y Embajadora Global de Help Age International, Silvia Gascón.

Consultada por este diario, en el marco de conmemorarse el próximo martes el Día Internacional de la Mujer, Gascón explica: "Las Chicas Sixties es un concepto que por primera vez lo escuché de la psicóloga Ana María Fernández. Eramos las jóvenes de la década del '60 y ahora tenemos más de 60 años. Mujeres que nos caracterizamos por irrumpir en la escena pública de manera diferente".

Al respecto, la profesional recuerda que fueron "las primeras que decidieron que había que estudiar y trabajar para ser independientes, rompiendo la 'ilusión' de la mujer que debía conseguir un buen marido y casarse".

"Construimos nuevos modelos de mujeres con mayor grado de independencia, autonomía y realización personal", manifiesta con orgullo.

Asimismo remarca que "no fue fácil. En el camino no faltaron dificultades ni duras negociaciones con los padres y las parejas".

Hoy, la lucha continúa. Las Chicas Sixties siguen aprendiendo y enseñando, cuestionando, probando, moldeando.

"Ahora estamos construyendo los nuevos modelos de mujeres mayores -afirma-, rompiendo con:

* "El estereotipo de la mujer eternamente joven, aquella que se somete a cuanta cirugía y dieta hay para tratar de disimular la edad en un mundo patriarcal que lo que valora es la belleza de la juventud y con las mujeres es más duro que con los varones. Un hombre maduro, con canas, puede ser interesante, atractivo; en cambio, la mujer tiene que disimular todo el tiempo. Y hay que reconocer que una mujer puede ser bella con arrugas, con canas, estando un poco más gordita, porque además, cada una de esas cosas, implica el paso del tiempo.

* "El estereotipo compasivo, el de la mujer mayor como una persona dependiente, el de la 'abuelita' que no puede hacer nada y necesita ayuda, asistencia.

* "Y el estereotipo de mujer mayor que está para cuidar a padres/madres longevos, pareja, hermanos/as, hijos/as, nietos/as. Es el caso de la abuela que no asiste a cursos para cuidar a los nietos, o deja de hacer un viaje porque tiene que ayudar al hijo a terminar de remodelar la casa".

Nuevas oportunidades

Gascón destaca que "hay que derrumbar estos modelos y decir 'yo también tengo derecho a seguir haciendo lo que me gusta o descubrir nuevas oportunidades'".

Reconoce que "es una lucha que tiene sus costos porque no siempre el resto la entiende, no siempre es bien vista" y que uno de los mayores inconvenientes "es la culpa, la mirada de los varones y de otras mujeres".

En este sentido señala que "las mujeres somos quienes tenemos que reconocer en nosotras mismas y en otras la valentía de las elecciones que hacemos o de la belleza de otras adultas mayores".

Y sostiene que "'la mujer' no existe, existimos las mujeres diversas: amas de casa, madres, trabajadoras, militantes políticas. Las mujeres somos diversas y cada una elige su propio camino. Tener 60, 70 años no es el final del camino sino una parte más del ciclo de vida. Así como revolucionamos el modelo de mujer; de nuevo hay que animarse".

 "También tiene que ser útil para las jóvenes"

La directora del Centro de Envejecimiento de la Universidad ISALUD, Silvia Gascón, afirma que "este nuevo modelo de mujer mayor tiene que ser útil también para las jóvenes".

Las siguientes generaciones, afirma, "tienen que ver cómo están envejeciendo hoy las mujeres", qué se puede tomar de ejemplo e imitar, y que no, "para no cometer los mismos errores".

Entre uno de los problemas, advierte: "La estadística manifiesta que a igual profesión las mujeres siguen ganando menos y tienen poca participación en los cargos de poder". Por lo que insta a continuar la lucha contra las desigualdades en el mercado laboral, por erradicar la brecha salarial, dado que "es lo que corresponde", además que repercutirá en el monto de la futura jubilación.

En este punto destaca que "es muy importante para las mujeres tener en cuenta el tema económico, de qué manera organizamos nuestra propia economía".

 "Lo difícil es compatibilizar roles"

 "Lo más importante es tener la decisión de tomar el control de la propia vida", señala Silvia Gascón, Magister en Dirección y Gestión de Bienestar Social y Servicios Sociales.

Asimismo destaca que "lo difícil es compatibilizar roles porque a una le puede gustar trabajar, o hacer un curso, pasear con amigas, armar una nueva pareja, pero al mismo tiempo quiere estar con los nietos/as, ayudar a los hijos/as y también quiere recibir ayuda".

"Si bien esta multiplicidad de vínculos y redes que tenemos las mujeres son una fuente de sostén importante, asimismo generan muchas responsabilidades, y compatibilizar todo esto es un desafío que a veces agota", advierte la profesional.

En este sentido remarca que "el tema de tener muchas redes no siempre produce mayor bienestar y las mujeres tenemos que estar alerta de no ser 'la mujer maravilla'". Y agrega: "Sobre todo, a esta edad, hay que escuchar al cuerpo cuando una necesita descansar, reposar, reflexionar, o seguir activa pero desde otro lugar, y reconocer que es una etapa de cambios".

Gascón remarca que "el contexto también influye y si una tiene capacidad de adaptarse, va cambiando todo el tiempo, viendo la realidad de otra manera porque la realidad cambia y nos cambia".


Por: Natalia Muñiz


      Embed


Comentarios Facebook