domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
07 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La balanza táctica se volcó a favor del Muñeco Gallardo

0
Comentarios


El primer tiempo se jugó como lo planificó el técnico millonario y en ese período se marcaron las diferencias de un Superclásico deslucido. El control del medio y la explotación de las bandas fue lo mejor que mostró el local.

La balanza táctica se volcó a favor del Muñeco Gallardo
Foto:

No les alcanzó para ganar. La planificación semanal, las tácticas y los retoques sobre la marcha, apenas les sirvió para cerrar el domingo Superclásicos con un empate que retrasa. Aunque la balanza táctica marcó una diferencia a favor del Muñeco Gallardo por sobre un Guillermo que llegó con apenas tres días de trabajo.

Es que la estrategia del entrenador local quedó muy clara a partir de los primeros movimientos. Predominar en el centro del mediocampo, no dejar que se arme el juego rival, controlar y explotar las bandas y, ejercer una presión asfixiante.

Y durante casi todo el primer tiempo, la excepción fue un breve lapso de pocos minutos que fue entre los treinta y los treinta y siete, consiguió sus objetivos.

      Embed
banner

Claro que para que las premisas tácticas se vuelquen en el escenario, algo que para el local se dio en el primer tiempo, hay que contar con protagonistas enchufados y lúcidos. Y el Millonario tuvo, de atrás para adelante, a Lionel Vangioni y Gabriel Mercado que se sumaron permanentemente al sistema ofensivo, a Nicolás Domingo que siempre anticipó los movimientos y se convirtió en patrón del partido, y a Sebastián Driussi quien, bien volcado sobre la banda izquierda del ataque, complicó.

Boca tuvo algunas dificultades en el centro del campo y un notorio déficit en los costados defensivos. Con Fernando Gago sin la posibilidad de tener mucho contacto con el balón, con Rodrigo Bentancur perdido e impreciso y con Pablo Pérez ya en su versión más repetitiva, esa que lo deja tan expuesto a cometer infracción y recibir amarilla, el mediocampo del Mellizo no le encontró la vuelta al Superclásico.

Además el visitante también sufrió mucho con Leonardo Jara, cada vez que lo encararon lo pasaron, y también, aunque en una menor medida con Jonathan Silva. Así, con Juan Insaurralde presionado por una amarilla prematura, fue el Cata Díaz quien tenía que acomodar todos los papeles defensivos de Boca.

      Embed
banner

Con las energías en baja y el cansancio físico y mental tomando posesión de la tarde, se armó un segundo tiempo que ya no marcó diferencias.

El Muñeco cambió el dibujo con el ingreso del grandote Iván Alonso y Gonzalo Martínez, sacó a los dos extremos, y del otro lado el Mellizo fortaleció el medio con César Meli. Pero ya nada cambió en función del resultado.

      Embed


Comentarios Facebook