viernes 2.12.2016 - Actualizado hace
Opinión
08 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

¿Renacimiento o armagedón?

Gustavo Nigrelli
0
Comentarios
Por Gustavo Nigrelli


Parecía que no iba a llegar nunca, pero llegó. La AIBA aprobará definitivamente la inclusión de todos los profesionales en los JJOO, acabando por completo con la división entre los dos campos, en el proyecto más revolucionario del último siglo. ¿Cómo influirá en el boxeo mundial? ¿Cómo en el olimpismo? ¿Y cómo en nuestro boxeo en particular?

¿Renacimiento o armagedón?
Foto:

La noticia aún no repercutió como debiera. ¿Será porque costará asimilarla? ¿O costará creerla?

Pero ya es un hecho: en mayo la AIBA se reunirá en Comité Ejecutivo para aprobar definitivamente el ingreso de profesionales a los JJOO.

¿Los de menos de 20 peleas? ¿Los de la APB?

No, esos ya estaban. Hablamos de los otros. De los Pacquiao, los Mayweather, los Khan, los "Canelo" Álvarez, los Golovkin, todos.

¿Para los JJOO del 2020?

No, para éstos. Para Río 2016.

Una columna de este medio titulada "Imagine", había advertido sobre ese tema como una posibilidad a futuro, pero se hará realidad antes de lo previsto.

Desde esta columna quitamos el potencial y afirmamos que será un hecho. Algo que no tiene vuelta atrás y si bien aún no se aprobó, es cosa juzgada para la reunión de mayo.

Se pondrá en práctica en el último clasificatorio que se hará en junio, supuestamente en Bakú, Azerbaiján.

Allí entonces no habrá barreras de ningún tipo y los países que quieran llevar a sus púgiles profesionales con miras a clasificarlos podrán hacerlo, siempre y cuando arreglen sus condiciones comerciales/empresariales y económicas directamente con sus boxeadores.

¿Quiere decir que Argentina podrá llevar a Omar Narvaes, por ejemplo?

Con 40 años cumplidos, AIBA hoy en día no permite que los boxeadores que tengan esa edad o más compitan en sus torneos, pero esto es algo a rever también en el Congreso de mayo, y es otra de las reglas que pueden caer, ya sea por desaparecer directamente, o por extenderse su tope. Pero a cómo viene la mano revolucionaria, lo más probable es que desaparezca esa también.

¿Esto significa que si un país -por ejemplo el nuestro-, clasificó a alguien en 52 kg y quiere de todos modos llevar a un profesional –por ejemplo, Narvaes- en esa categoría, puede hacerlo?

Sí.

¿Y si se clasifica puede reemplazar al otro que lo hizo anteriormente?

También.

Sin palabras.

Era imaginable que esto alguna vez sucediera, pero jamás se pensó que sería tan pronto y repentino el cambio. No es propio de la AIBA, ni de las organizaciones en general, tan lentas y conservadoras en sus estructuras.

Será cuestión de aquí en más analizar si el cambio es para bien o para mal, y de alinearse los que están de acuerdo o en desacuerdo, pero lo cierto es que desde el vamos podrá pelear alguien de 40 años contra uno de 19.

Sin embargo, no menos cierto es que los rusos y los de los países del Este, hombres hechos y derechos de más de 300 peleas, ya no se medirán más en el 80 % de sus combates contra tiernos jovencitos de apenas una decena de peleas internacionales.

Y los cubanos, con su sistema 100 % amateur -que es un profesionalismo encubierto-, podrán comparar su ultrapotencia boxística con el profesionalismo yanqui o japonés, algo que jamás pudieron hacer los máximos referentes de la categoría completa como Muhammad Alí y Teófilo Stevenson.

Pero analicemos ahora nuestro caso particular.

¿Qué hará la FAB? ¿Qué política implementará para con sus boxeadores si llega el caso de tener a dos clasificados en la misma división, uno profesional y uno amateur?

Si bien su ex presidente y ahora responsable por AIBA de toda el área americana, Osvaldo Bisbal, reflexiona que "lo que nos interesa son las medallas", el sistema clasificatorio de 4 años que va de un Juego a otro (llamado olimpíadas), con todos sus Mundiales, preolímpicos y Continentales, se vería por demás resentido.

Se desacreditaría su seriedad y desmantelarían sus planteles de no respetarse más el orden clasificatorio, y querrán convertirse todos los púgiles en profesionales lo antes posible, para desde

allí poder acceder sin tanto sacrificio a los Juegos, cuando llegue la última instancia, a sabiendas de no tener asegurada su plaza pese a haberla obtenido legítimamente como púgil olímpico.

Una figura prometedora como Brian Castaño, ahora profesional pero hasta hace poco afectado a esta etapa olímpica, declaró días atrás que su cuenta pendiente es representar al país en un JJOO. Éste sería el momento, si realmente es cierto lo que dijo.

Y algo similar declaró nada menos que Manny Pacquiao

¿Habrá dinero para pagarles? Hay quienes piensan que algunos púgiles por demás patriotas, que están más allá de lo económico, como el propio Pac Man, Mayweather, Golovkin, Klitschko, etc, lo harían por el orgullo, o mejor dicho, sin las pretensiones económicas que tenían como rentados, al menos por ahora, en estas primeras experiencias, quizás patrocinados por sus sponsors solamente.

¿Será así? ¿Y en nuestro país también será así, o aparecerá al fin algún sponsor interesado en alguien en especial?

Lo que a simple vista parece cierto es que toda esta movida redundará en un beneficio económico extra incalculable para el COI y la AIBA, ya sea de rating, de interés y empresarial, que a la vez quizás impacte favorablemente en el boxeo. ¿O será al revés?

¿Y si un Pacquiao, o un Mayweather pierde contra un desconocido veinteañero?

Retirados el Chino Maidana, Maravilla Martínez, casi Lucas Matthysse –está por anunciarlo, y de hecho abandonó su entrenamiento en Junín-, y con un Narvaes de 40 años, ¿quiénes serían hoy en día nuestros representantes profesionales más aptos?

Todo está por verse dentro de este revolucionario proyecto, sin dudas el más profundo de este deporte en el último siglo.

Mientras tanto, se preparan para competir a partir de este viernes en La Rural –y hasta el 19 del corriente- en el pre-olímpico continental americano que se realizará en triple turno aquí, nuestros mejores exponentes, ya que aún no hay un solo clasificado a Río. Ellos son:

VARONES:

49 kg: Leandro Blanc

52 kg: Fernando Martínez

56 kg: Alberto Melián

60 kg: Ignacio Perrín

64 kg: Ronan Sánchez

69 kG: Alberto Palmetta

75 kg: Joaquín Lingua

81 kg: Marcos Escudero

91 kg: Yamil Peralta

+91 kg: Kevin Espíndola

MUJERES:

51 KG: Clara Lescurat

60 kg: Dayana Sánchez

75 lg: Lucía Pérez.

      Embed



Tags

Te puede interesar

Comentarios Facebook