lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
09 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El domador de Animales Sueltos volvió recargado

Karim González
0
Comentarios
Por Karim González


“En este oficio vas aprendiendo al aire en la medida en que hacés”, dice Fantino, que cada noche dirige la batuta en América con un elenco renovado en el que habla de política y economía pero también de temas cotidianos.

El domador de Animales Sueltos volvió recargado
Foto:

El lunes pasado cuando dieron las 23.30, Alejandro Fantino regresó a la pantalla de América con su ya clásica temporada de Animales Sueltos haciendo foco, más que nunca, en la actualidad y el eje político. Luego de haberse instalado dos meses en Colombia grabando el reality Escuela para maridos (Fox Life), el conductor de todas las medianoches, siente que creció y evolucionó a medida que su marcha y el ruedo mundano iba aconteciendo.

"El desafío para mí era éste. No existe un caso como en el de este canal América donde los periodistas evolucionamos al aire", sostiene el hombre bien plantado. Acompañado por su inseparable coequiper Coco Sily, quien tal como ocurrió en 2015 estará sólo algunas noches, en su 8º año el programa de Fantino reúne a un equipo conformado por Eduardo Feinmann que, tras su polémica salida de C5N, tendrá un rol como panelista, el escritor Jorge Asís, uno de los más entrevistados por este conductor durante el pasado año, el economista Juan Carlos de Pablo y el analista político Sergio Berenztein.

"Yo empecé con Coquito haciendo Animales con Guido Süller y la Hiena Barrios que se peleaba con Acero Cali. Y hoy tengo al lado al Turco Asís, a de Pablo y a Feinmann. Es como que no tenés que ir a hacer el cambio a otro lado y volver. Es un desafío y un reconocimiento para la pantalla que me contiene", enfatiza.

 "Cada uno de los que están acompañándome son invitados de todo un programa o de una hora y cuarto de programa. En el último año yo hacía una hora o 30 minutos de entrevistados. Esta mesa es parte de lo que veníamos haciendo", recuerda el marido de la actriz Miriam Lanzoni con la que superó una crisis de verano.

"Ahora tendré a estas "bestias" al lado mío opinando de todo lo que va pasando, pero yo no tengo dudas de que terminaremos hablando de la separación de Matías Alé", se ríe.

"Está bueno tratar los temas pero con otro tono. Si Intratables por ahí va más arriba nosotros es como que bajamos un poco la pelota". aclara. Conocedor como poco del medio y sus tiempos, Alejandro Fantino, se hizo camino al andar. Y en cada peldaño dejó su impronta y un sello que lo marca de cuerpo entero como ese profesional que dice haber evolucionado. Ciertamente, de eso, no caben dudas.

"Esa evolución me la dieron los años que tengo en la tele. En Mar de fondo entrevistaba a jugadores de fútbol que muchos me contestaban con monosílabos. Esa era la verdad: tenía que hacer una hora de notas con sí y no. En ESPN estudiaba la historia de cada uno de los entrevistados y también me fogueaba. La tele te entrena, tenés todos los días un problema diferente", explica "Fanta" con gesto de complicidad.

 "Vas aprendiendo al aire. Esto es un oficio, te vas haciendo en la medida que hacés. Yo tengo 44 años y también considero que tiene que ver con la edad. Para mí un periodista de 55 años está en su punto caramelo y uno se va aproximando", comenta quién como periodista deportivo y como conductor alimenta la idea de volver a estar al frente del ciclo El show del Fútbol.

"Me gustaría volver algunos meses", ansía. Este año, en el Animales Sueltos que hace dos días inauguró su flamante ciclo, no habrá bellas mujeres entre el equipo, tales como Nicole Neumann, Sofía Zámolo, Luciana Salazar o la propia Pamela David que supieron pertenecer en su momento. El programa de entrevistas y entretenimiento que ve la luz de la tevé desde 2009, en esta temporada pondrá el acento en el análisis político. Con flamante panel y una temática de otro tenor quizá, como tantas veces, logre responder a las expectativas del dichoso rating. Algo que suele desvelar al mismísimo Fantino.

"El minuto a minuto es un arma desestabilizadora para el conductor porque cuando lo ves que estás muy mal te querés matar", dice con gracia. "Yo compito contra Tinelli y en las épocas de Ricardo Fort hacían picos de 42. Cuando tenés 42 puntos de rating del otro lado te queda un punto y medio para repartir. Contra eso no tenés más que aceptarlo", indica con resignación. Para luego confesar su gran preocupación por la medición.

 "Lo vivo con una angustia enorme. Se que son los goles del partido", expresa sincero este animador que sabe a ciencia cierta que, a lo largo de tantos años de trabajo, pase lo que pase, posee un público cautivo. "Siento que tengo una generación de gente que me acompaña desde la época de Mar de Fondo. Esa banda de gente no me deja solo. Puede ver un poco de Tinelli pero vuelve".

      Embed


Comentarios Facebook